YOGA LIBERADOR – UN DIÁLOGO CON SU CUERPO

0
283

Niños, jóvenes, ancianos, obesos, delgados, todos pueden practicar esta técnica milenaria, que no solo busca una evolución física, sino espiritual.

Por: Cristy Jiménez
Fotos: pexels.com
Agradecimiento: Yhancy Burgos

“‘Cómo me siento mientras estoy haciendo yoga?’, es una de las preguntas que uno debería hacerse cada vez que realice esta disciplina. Se trata de ser consciente de la respiración, de sentir cada parte del cuerpo, de escuchar los latidos del corazón y ‘oír’ al espíritu”, nos cuenta Yhancy Burgos, estudiante de la técnica hace 6 años.

Estar en el presente, y no mirando al pasado o al futuro, es una de las premisas de esta práctica ancestral que tiene sus orígenes en la India. Busca a partir de la relajación de la mente y de ejercicios físicos, una evolución espiritual. De alguna manera quien elige practicarlo, también decide qué profundidad le da.

“Cada persona define su técnica, en muchos casos algunos practican asanas (posturas), que les ayudan a superar enfermedades o hacer ‘estiramientos’. En otros casos, se busca aquietar la mente en medio de una vida agitada. Autodominarse es uno de los grandes retos que tiene el ser humano”, asegura Burgos.

Orígenes
La palabra yoga viene del sánscrito (una de las lenguas más antiguas de Asia) y quiere decir unión. De acuerdo con los yoguis actuales es una forma de conectarse con uno mismo, el universo, la naturaleza y con la divinidad.

“En el yoga hay que entender que no se trata de una competencia, cada persona avanza a su propio ritmo y cada uno lo percibe y experimenta a su modo. No hay crítica, no hay juicios, si no se pudo hacer determinada postura, hay que agradecerle al cuerpo hasta donde te permitió llegar. Se trata de procesos de auto observación del cuerpo y la mente”, continúa Yhancy.

Mitos y verdades
1. Contrario a lo que muchos piensan, el yoga no es una religión, ni una secta, es una filosofía de vida. Por años ha existido confusión, algunas personas creen que por profesar determinada religión, no se puede practicar esta disciplina. Se trata de empezar a ejercer autocontrol sobre nuestra mente, cuerpo y espíritu.

2. Para practicarlo hay que ser ‘flexible’: ¡falso!, hay diferentes tipos de yoga, que corresponden a las necesidades de cada persona. No se juzgue, escuche su cuerpo y deje que el sentido común lo guíe. Si no se siente preparado físicamente, use posturas livianas, no se exija demasiado. Respire profundamente. Antes de iniciar con la práctica es recomendable consultar con el médico, así mismo, deje que su instructor conozca sus padecimientos, para que le programe una rutina apropiada.

3. ‘Solo puede practicar yoga, si es vegetariano’, esta premisa resulta estar errada, la verdad es que muchos practicantes sí lo son, por razones de salud o por el principio de no violencia. Sin embargo, no es pre-requisito serlo.

4. El yoga genera equilibrio y lo vuelve fuerte. ¡Verdadero! Justamente se hace yoga, para mejorar la flexibilidad física, también lo fortalece en otros espacios de la vida. Por ejemplo, al tener autodominio físico y mental se pueden aclarar las ideas. Entender propósitos en la vida
y una estrategia para lograrlos.

A LA HORA DE PRACTICAR YOGA TENGA EN CUENTA:

– Use ropa cómoda que sea apropiada para la temperatura.
-Esté atento a su respiración, eso lo mantendrá en tiempo presente.
– No use joyas en la clase, algunos creen que restringen el flujo apropiado de la energía vital.
– No se aplique perfumes.
– No consuma alimentos al menos tres horas antes de su sesión.
– No fuerce el cuerpo a hacer posturas con las que no se sienta cómodo, puede causar lesiones.
– No combine el yoga, con técnicas de otras disciplinas.

Otros espacios de aplicación del yoga
En algunos colegios se viene practicando yoga, para que los jóvenes sean más conscientes de su cuerpo y de sus pensamientos. También es una forma de crear autodisciplina, autoconfianza y equilibrio emocional.

Alexander Rubio, es un docente del Distrito que ha decidido llevar el yoga a las aulas con resultados maravillosos, mérito que le valió una nominación al World Teacher Prize 2017 (que lo seleccionó entre más de 20.000 maestros de 178 países). Para los profesores se transforma en un espacio para retomar energías, reducir el estrés y alimentar la creatividad. “Un taller completo empieza con una reflexión, enseñanza de las asanas, en ese caso si hablamos de mantener una posición de árbol en equilibrio, significa que éste no es solo físico, sino emocional; ejercicios de respiración y conciencia. Hay que recordar que el yoga es una acción dinámica que implica un esfuerzo corporal. Esto se convierte, para los muchachos, en una postura frente a la vida, porque cuando soy dueño de mí y soy capaz de respetar al otro, elimino las barreras y el conflicto. Es un camino para desarmarlos”, asegura el maestro.

Otra buena herramienta aplicada a la pedagogía son los cuentos con yoga, donde diferentes historias se van realizando con posturas, siendo una actividad muy entretenida, que conecta el yoga con la lectura, especialmente para la primera infancia.

En fin, el yoga nos ofrece un sinnúmero de posibilidades para hallar el equilibrio. ¿Se anima?

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here