CELIA CRUZ & PEDRO KNIGHT
Los cantantes… con su música han enamorado a más de una pareja que encuentra en ella la mejor de las formas para expresar sus sentimientos, pero… ¿Cómo se enamoran ellos? En esta edición la historia de amor de este par de cubanos.

Por: Cristy Jiménez

Fue en la mañana del 3 de agosto de 1950 cuando Pedro Knight y Celia Cruz se conocerían, ella era una jovencita de 25 años en busca de una oportunidad laboral: ocupar la vacante que había dejado Myrta Silva y convertirse en la nueva voz de la Sonora Matancera. Allí estaba Pedro, trompetista de la orquesta, quien sin saberlo acababa de conocer a la mujer que cambiaría su vida.

El destino se había empeñado en unirlos y Celia alcanzó su objetivo, iniciarían las giras y con ellas la exitosa carrera de la artista que con su voz sedujo no solo al público cubano, sino al extranjero. Pasaron 10 años y se consolidó una bonita amistad, que posteriormente se convertiría en amor. Muchas veces la cantante se negó a aceptarlo, pues el trompetista tenía fama de mujeriego, había estado casado 2 veces y era el padre de 7 niños. Sin embargo, en 1960, cuando la Revolución Cubana apenas empezaba, se trasladaron a México y en medio del exilio al que fueron sometidos los dos integrantes de la orquesta, su historia de amor se afianzó. Dos años después, el 14 de julio de 1962, decidieron casarse por lo civil.

fiery_color_001_page_4_3

Tres años más tarde, Celia se convirtió en solista y su éxito llegó al mundo entero, su esposo decidió abandonar la Sonora Matancera y dedicarse a acompañar la carrera de ella. La relación con su “cabecita de algodón”, como la ‘guarachera de Cuba’ llamaba cariñosamente a Knigth, duró 41 años, tiempo en el cual se separaron en tres breves periodos, por cuestiones de salud o compromisos laborales.

Su relación fue considerada una de las más sólidas del mundo del espectáculo… quienes los conocieron aseguran que fueron muy felices, hasta que en 2001 en medio de una presentación, Celia tuvo percances de salud,  posteriormente se descubriría que se trataba de un tumor cancerígeno en la cabeza. El 16 de julio de 2003, acabando de cumplir su aniversario de bodas número 41, la ‘Reina de la Salsa’ se despidió de su amado y de sus seguidores.

La muerte de su esposa devastó a Knigth, quien entró en continuas depresiones al no tener a su lado el amor de su vida, en varias oportunidades manifestó que la vida no tenía sentido sin Celia. Pedro también tuvo que luchar con el cáncer, un infarto y la diabetes, que finalmente lo mató. Murió en 2007 y fue enterrado en New York junto a su esposa, como lo habían acordado en vida. Así, esta pareja que siempre aparecía con una sonrisa en sus rostros se unió en el más allá… dejándonos una gran lección: la vida es un carnaval.…

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here