TRES EMPRENDEDORAS CON ESPÍRITU DE SERVICIO

0
242

Qué puede hacer una niña de un sector vulnerable en cualquier ciudad de América Latina, con una ficha de lego o con un sencillo y básico circuito electrónico para encender una luz de Navidad. Para muchos, nada.

Pero afortunadamente hay un grupo de mujeres que pertenecen a Geek Girl Latinoamérica, un emprendimiento que busca que las mujeres hagan parte de las primeras líneas de producción y de innovación de las empresas de tecnología, que ven en este tipo de ideas, un soporte para iniciar la formación de niñas en este tema. Geek Girl, es dirigida por Joanna Prieto.

Es así como, Joanna, Camila Cooper y Carolina Isaza forman un grupo de empresarias colombianas que dirigen emprendimientos enfocados en ayudar a los demás y cuya vocación social las pone en el top de las empresas, que tienen como objetivo prestar un servicio de manera integral y sobre todo permitir, que todas las personas tengan acceso a este tipo de productos.

Camila Cooper, una joven empresaria bogotana y una de las fundadoras de Fruto Bendito (un emprendimiento social que además de recurrir al reciclaje de cartón corrugado para elaborar cunas para bebés, que son entregadas a madres pertenecientes a sectores vulnerables de la población y que carecen de recursos para atender a sus hijos recién nacidos), acompaña a la madre y al bebé, durante los primeros 1.000 días de vida.

“En el acompañamiento a los recién nacidos y a las madres durante los primeros 1.000 días, hemos descubierto, que les permite a los bebés crecer con la suficiente seguridad para que en el futuro, puedan convertirse en líderes y hacer parte de la sociedad de manera destacada”, dice Cooper.

En el caso de Joanna Prieto, directora de Geek Girls Latinoamérica, su emprendimiento busca ante todo, “empoderar a las mujeres en el conocimiento y puesta en práctica de los conocimientos en tecnología, para hacer que las empresas lleven a sus primeras líneas de producción y dirección a miles de niñas y adolescentes que buscan una oportunidad. Podemos cambiar la forma de ver el mundo y cambiar su realidad”, afirma.

Por su parte, Carolina Isaza, cocreadora de Kanguritos, una empresa de carácter social, que desde una aplicación permite contratar niñeras profesionales y responsables que no se limitan a cuidar el niño simplemente, sino que ellas también elaboran un plan de trabajo personalizado para aportar al conocimiento del niño que cuidan.

“Aquí, cuando uno habla de niñera se pensaba en una empleada doméstica que cuida niños por cuestiones económicas y eso no debe ser así, los niños deben tener compañía de una persona profesional, que les pueda aportar en su conocimiento”, dice Isaza, que maneja este emprendimiento que brinda trabajo a más de 130 mujeres cabeza de hogar y que ya cumple siete años de funcionamiento.

Su trabajo, que ha sido apoyado por BBVA, fue catalogado caso de éxito por esta entidad financiera, por tal razón, estuvieron en Madrid (España), durante el cierre del programa BBVA Momentum, una iniciativa que busca apoyar a emprendedores sociales con formación en diferentes temas dirigidos a sostenibilidad y desarrollo del negocio.

Estas mujeres compartieron con un grupo de emprendedoras sociales de América Latina, EE.UU., España y Turquía, sus impresiones en torno a este encuentro, que por primera vez se llevó a cabo en Colombia.

Al final y luego de hacer parte de esta iniciativa y tras 24 semanas de formación, Joanna Prieto a modo de conclusión dice: “la principal arma que hoy en día tiene una mujer es poder alzar la mano y decir, aquí estoy, cuenten conmigo, yo también puedo ayudar”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here