SEXO DE “TIRO” LARGO

1
1250

columnista2

 

 

 

 

 

 

 DAISSY CAÑÓN B.

Comunicadora, periodista y politóloga, egresada de la Pontificia Universidad Javeriana, especializada en Dirección de Televisión Visión Mixer en Televisión Trainning Center en Berlín Alemania, experta en comunicaciones estratégicas y asesora en ese campo, tanto en el sector privado como público, con énfasis  en temas sociales, empresariales, políticos y manejo de situaciones de crisis. Amplia experiencia como periodista, reportera, editora y directora de noticias en prensa y televisión, profesora de cátedra en  universidades como la Javeriana, Externado de Colombia, la Sabana y el Rosario.

Cuando eres joven debes tener un amante viejo para aprender, cuando eres maduro, uno maduro para practicar y cuando eres viejo uno joven para enseñarle”, este consejo atribuido a la sabiduría China hace pensar que a quien lo aplique le espera una larga y placentera vida sexual. Paralelo está la extendida creencia de que el apetito sexual comienza a decrecer a partir de los cincuenta años. El consejo entonces no cuadra, porque si a un viejo o a una vieja ya no le apetece el sexo, mucho menos le va a provocar enseñarle tácticas amatorias a una fogosa pareja que le pida lo que ya no le puede dar.

Hoy cuando he pasado la barrera de los cincuenta y aún me sigue pareciendo que
la práctica sexual es una de las buenas cosas que tiene la vida, encuentro que la
mayoría de los topes que le han impuesto al deseo por el sexo, provienen en buena medida del pensamiento occidental, que le da al tema, aún hoy, un trato prohibido y oculto. Creo más en la sabiduría del Taoismo chino, que considera que el sexo forma parte del desarrollo integral del ser humano y contribuye a lograr un equilibrio perfecto entre la mente y el cuerpo.

Se puede tener mal sexo a cualquier edad, a los 20 a los 30 o a los cuarenta, la juventud no garantiza nada en la cama, y también

sé que hay muchas personas que habiendo logrado un buen equilibrio en su ser más íntimo a lo largo de la vida, a los 80 años, son capaces de sentir y producir placer en su pareja sexual. De Wallis Simpson la norteamericana,  poco agraciada, con un aspecto más andrógino que femenino y divorciada, que enamoró al Rey de Inglaterra Eduardo  VIII y por quien abdicó al trono, dicen lo enloquecía
en la cama, porque lograba que él -aparentemente con dificultades para lograr
una erección- disfrutara del sexo, gracias a los conocimientos y el arte de  provocar un largo placer, que había aprendido, durante los años que vivió en China con su primer esposo.

No resulta fácil poner en práctica el consejo chino, pero lo que si sé, es que un joven en manos de una experta en la cama o una joven entre los brazos de un buen amante viejo, no va a encontrar carnes firmes, pero eso sí, mucho más placer que con un tonto churro de 25 o una reinita intocable y sosa de 20.
A quienes lean estas líneas les aseguro que el sexo es bueno a cualquier edad y
que el que es mal amante no deja de serlo. Tengan presente siempre la experiencia, la práctica frecuente, pero sobre todo tener ganas, es lo que cuenta!

1 COMENTARIO

  1. Daiisy tiene toda la razón, mi pareja desde hace doce años es mucho mayor que yo y el mejor amante, compañero y amigo.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here