Una vista inigualable de los cerros orientales bogotanos y un invitado que con su sencillez atrae

(como imán) las miradas de quienes lo encuentran a su paso: Marlon Moreno, el Capo es nuestro invitado para la edición del Segundo Aniversario.

HOMBRES Y MUJERES pedían autó    grafos, fotos y un espacio para compartir con la estrella del momento, él con la mayor disposición acudía sin pensarlo al llamado, siempre con una sonrisa en el rostro y una tranquilidad única, conservando el espíritu de aquel joven que recorría las calles caleñas disfrutando de lo elemental…

¿Qué añora más de su Cali bella?

La comida y la gente, el calor humano que se respira en cada rincón de Cali. Añoro esa forma de caminar, de mirar, ese calor con el que uno se siente identificado en el otro y mis amigos. Esa energía que irradia el lugar a donde uno pertenece. Con mi esposa estuvimos hace  un mes allí y siempre es un placer regresar.

¿Qué lo marcó en su infancia?

Los cuentos que realizaba mi mamá de las películas que veía. Ella contaba la película de principio a fin y se demoraba el mismo tiempo que la película, lo actuaba y yo la veía haciendo eso. Mis amigos iban más a la casa por ella, que por mí.  A escuchar sus historias, su visión de las películas.

¿Cómo se dio cuenta que lo que quería hacer en su vida era actuar?

Después de una función de teatro.  Ingresé al grupo por petición del maestro Duque, que ya tenía toda la obra montada, pero necesitaba al actor principal. No lo había encontrado y lo acepté por él.  Ese día después de la primera función sentí toda esa energía, al terminar me prometí que eso era lo que quería hacer el resto de mi vida.

Cuando dice el maestro Duque ¿se refiere a Lisandro Duque?

No, Jesús Duque profesor del colegio.  Aún sigue enseñando Teatro en un colegio de Cali. Todavía nos hablamos y se siente muy orgulloso de mí.

web-DSC_7974Fue taxista, mensajero, cajero de banco… Demasiados trabajos para poderse costear su carrera, su especialización ¿Qué estudió y dónde? Y ¿Cómo se siente ahora cuando mira hacia atrás y ve ese sacrificio?

Yo realicé estudios en la Universidad de las Américas en México, de Psicología.  Eso es lo primero que  hago al terminar el bachillerato porque estaba convencido que por medio de esa ciencia iba a poder entender mejor al ser humano y que eso me iba a facilitar la interpretación.

Luego me fui para Francia, estuve estudiando en Paris voz, círculo neutro y expresión corporal.  Al regreso en Colombia entré  a la Escuela de Artes y Ciencias Escénicas, dirigida por Jorge Emilio Salazar. También he tenido la oportunidad de compartir con maestros que todavía nos acompañan: Edgardo Román, Ester Farfán (la primera mujer que se desnudó para Cine en el país), incluso tuve la oportunidad de hablar hace poco con ella; Epifanio Arévalo, Fernando Arévalo, Edgar Sandino, en general una cantidad de artistas maravillosos.

Por cuestiones familiares debo regresar a Cali y termino estudiando Arte Dramático en la Universidad del Valle, es decir que hice las cosas al revés (Risas). Primero todo mundo estudia en su ciudad  y luego se va. Yo le dí la vuelta al mundo y regresé a estudiar a Cali. Eso fue maravilloso porque conocí a un grupo de estudiantes de Comunicación Social con los que realicé una serie de cortometrajes, a la postre estaríamos haciendo uno de los productos de los cuales me siento más orgulloso que es Perro come Perro, una película que llegó a ganarse 21 premios internacionales (5 míos).

¿Cuántos idiomas habla?

Hablé francés pero se me ha olvidado un poco, ahora estoy con el inglés y el español.

web-DSC_8022

¿Háblenos de ‘Gente Fresca’?

Gente Fresca fue una comedia que se  hizo en Cali, y tuvo mucho éxito. Duró un año y medio al aire.  Eso me dio mi primer premio en el Festival de Cartagena. A raíz de eso conocí a Jhon Bolívar que era el jefe de casting de Cenpro y me llamó para un largometraje para televisión con Lumen 2000,  que era protagonizado por Robinson Díaz y Flora Martínez.

Por esos días Robinson estaba a punto de empezar La Mujer del Presidente y él me recomendó para presentar la audición como el personaje del mejor amigo. Me lo dieron y ese fue el primer papel con el que la gente me reconoció.

Sin Límites…

Sin límites viene después de La mujer del Presidente. Fue mi primer protagónico, con Marcela Mar…ella era una niña que se enamora del profesor, que era yo.

[pull_quote_left]“La felicidad  para mí se basa en la aceptación que tenga uno de sí mismo, de la tranquilidad que tenga con su existencia, de darse cuenta que lo único que importa es el aquí y ahora. ¡Que estamos vivos! Eso es todo”[/pull_quote_left]

La Dama del Pantano…

Uy… esa era una historia protagonizada por Juan Carlos Vargas y Juanita Acosta. La  historia no tuvo éxito pero siento que estaba muy bien realizada. Era futurista, a veces siento que al televidente colombiano no le gusta ver el futuro porque además se trataba de escasez de agua potable y siempre causa un temor. Ahora lo estamos viviendo de cerca.

La reina de Queens…

Esa fue una experiencia muy bonita, ahí interpreté al antagonista de la historia Bruno Berrocal y compartí set con actores a los que admiro profundamente: Edgardo Román, Juan Pablo Raba, Juanita Acosta, José Luis Paniagua.

En el Último Matrimonio Feliz usted ya es figura…

¡Uy esa historia es de lo más divino que he hecho!  (Su voz se emociona) eran 6 historias paralelas, el arquitecto que se enamora de la niña de los tintos.

¿Cómo comienza el Capo? ¿Con Pandillas Guerra y Paz?

web-DSC_8034

Creo que el ‘jab de izquierda’ se dio con un personaje de Sin tetas no hay paraíso, que se llamaba el Tití que cautivó al público. En ese momento Caracol quiso hacer la historia del Capo, Gustavo Bolívar ya me había hablado de ese capo, pero no se concretó.  Años después viene la de RCN.

¿El Capo existió o es el personaje que simboliza el narcotráfico y la maldad?

Yo siento que el Capo simboliza otras cosas. Es el símbolo de un país que ha sufrido el maltrato por  parte de sus gobernantes. En donde muchas personas tuvieron que tomar las vías de hecho, porque  las de derecho no daban para solucionar sus problemas más básicos, como la comida.  Entonces hay gente que se mete unas cápsulas en el cuerpo para sobrevivir y si corona traer un dinero a la casa.

El capo para mí significa lealtad, defender la palabra. Ha sido un poco díscolo con las relaciones, tiene un corazón muy grande.  Ha amado a las mujeres con las que ha estado, eso hay que reconocerlo.

¿Cuándo y en qué año viene para usted la fama, la consagración y el dinero?

Yo no creo que haya llegado el momento de la consagración. Te doy el ejemplo con Marlon Brando en 5 pasos: El primer paso del actor: ¿quién es Marlon Brando? El segundo: llamen a Marlon Brando. Tercero: necesito a Marlon Brando; cuarto: Yo quisiera un Marlon Brando pero más joven y quinto: ¿Quién es Marlon Brando?

Quien tiene clara esa premisa sabe que en este oficio no hay consagración, el dinero es un espejismo.  Nosotros no tenemos la ventaja de otras industrias que recibimos dinero por regalías aquí recibes ese dinero y tienes que pensar cómo vas a vivir hasta que te vuelvan a contratar.

Siendo este tema del Capo, un tema especial que hace hinchar el alma de muchos colombianos que han sufrido por el flagelo del narcotráfico, los secuestros etc. ¿Alguna vez pensó no interpretarlo?

Si, desde el principio pensé en no interpretarlo. Pero hay un afecto muy especial por la familia Duque, los realizadores de Fox Telecolombia. Hubo insistencia para que yo hiciera el personaje, tenía pánico de hacerlo porque el personaje era realmente malo, soberbio y prepotente.  Pensaba que si me iba mal hasta ahí llegaba mi carrera. Las cosas se dieron de otra forma. Yo respeto mucho a las personas que han sufrido de este flagelo, pero es necesario contarlo.

[pull_quote_right]“De mi niñez me marcaron los cuentos que realizaba mi mamá de las películas que veía. Ella las contaba de principio a fin y se demoraba el mismo tiempo, lo actuaba y yo la veía haciendo eso. Mis amigos iban más a la casa por ella, que por mí.  A escuchar sus historias”[/pull_quote_right]

Veo series norteamericanas que muestran la podredumbre del sistema político y ellos no entran en controversia.  Un producto como estos muestra algo más allá del narcotráfico. Nosotros no podemos negar que hemos tenido una historia bastante dolorosa; cuando la han contado los norteamericanos  nos han hecho quedar mal. Depende del prisma con que se mire.

¿Alguna vez ha sentido que por ese personaje  el público lo haya rechazado? ¿Lo han llegado a amenazar como le pasó a Julián Román (que interpretó a Carlos Castaño)?

Nunca. La gente sabe que es ficción. Lo que recibo siempre es mucho cariño de la gente. El Capo no existe y en ese caso sería diferente. Este hombre va pasando por muchos estados y evoluciona, la gente se ha enamorado de ese ser, de cómo se enfrenta ante las adversidades, cómo es propositivo y proactivo.

Luego llega el Capo 2 con artistas muy similares como Cristina Umaña, Óscar Borda ¿ha tenido alguna injerencia para que los contraten a ellos?

No para nada, ojalá yo tuviera injerencia en algo. Durante mucho tiempo traté que mi hijo estuviera en alguna producción y solo se logró por su propio esfuerzo. Mi mujer es actriz también y si yo tuviera injerencia hace rato estaría protagonizando.

¿El éxito como el poder puede más que nada?

Para mí el éxito es un almacén de cadena y en inglés, su palabra más cercana significa salida, no creo en el llamado éxito de nada. Creo que el poder te hace vil, te amarga la vida, las personas que luchan tanto por él, al final se dan cuenta que lucharon por nada. El poder es andar con miedo, con escoltas, perder la paz. Esas dos palabras realmente no significan lo que muchas veces la gente cree.  Si quiero tener poder, es para “poder” ayudar y “poder” entender.

Hoy el Capo 3 es una producción que se internacionalizó ¿Sabe cuánto costó?

[pull_quote_right]“Es difícil decir como soy, no me preocupo tanto en averiguarlo, eso se lo dejo a las personas que me rodean”[/pull_quote_right]

No manejo las cifras, sé que la primera temporada costo 9 millones de dólares, hasta ahí llega mi información al respecto. En la tercera temporada se invirtió en hacer unas grabaciones en New York, en México DF, y se siente la realización. Los que hemos participado de ella estamos felices porque pocas veces se cuenta con el privilegio de trabajar  en una producción así; además de la gran aceptación por parte del público de Estados Unidos. En Cuba, Venezuela, Puerto Rico y Colombia. Hay una “capomanía” y eso deja mucha satisfacción.

¿Cree que lo puedan encasillar en esos papeles de narcotraficante?

No le tengo miedo a eso, sé que soy actor e interpreto a cada personaje como si fuera el último. Sé que quiero y que no.  Acabo de hacer una película que se llama Corazón de León, que es una comedia romántica, producción colombo- argentina, que se estrenará en diciembre de este año, es un arquitecto maravilloso. También estuve en una película que se llama Cazando Luciérnagas, de Roberto Flórez, que también le ha dado la vuelta al mundo, es una historia muy bella de un padre que se reencuentra con su hija.

Dejando de lado a los personajes ¿Cómo es Marlon Moreno?

No lo sé. Es difícil decir como soy, no me preocupo tanto en averiguarlo, eso se lo dejo a las personas que me rodean. A fin de cuentas ellos lo van a recordar más tiempo que yo, lo único que hago es vivir y tratar de crecer día a día espiritualmente, tratar de entender a la gente que me rodea.

¿Se considera un hombre feliz?

Si (contesta con firmeza). La felicidad  para mí se basa en la aceptación que tenga uno de sí mismo, de la tranquilidad que tenga con su existencia, de darse cuenta que lo único que importa es el aquí y ahora. ¡Que estamos vivos! Eso es todo.

¿Cuántos matrimonios?

Matrimonios: uno. Relaciones: cuatro e igual número de hijos.  Muy enamorado en este momento.

¿Quisiera que sus hijos siguieran sus pasos?

De hecho ya van dos, por decisión propia. Bryan escogió ser actor y va muy bien y Gabriela tiene 15 y también decidió ser actriz. Cuando termine el bachillerato va a estudiar Arte Dramático. Cada ser debe buscar su felicidad, en lo que sea que lo haga feliz, nunca he tratado de influir sobre ellos.

Cuando le dije a mi papá que quería ser actor, me respondió: “lo que quiera ser mijo, pero sea feliz”.

¿Suenan campanas de boda?

Eso se hablará en su momento.

¿Qué es lo más importante para usted a la hora de amar?

(Se queda en silencio por unos segundos) Yo creo que el respeto. Muchas veces se acaba “todo”, pero si no acaba el respeto hay posibilidades de hacer algo por los seres que amamos.

¿Es polígamo (como el Capo) o de una sola mujer?

¡Soy monógamo!

¿Está en contra de la infidelidad?

La infidelidad es inherente al ser humano, lo es porque estamos llenos de vacíos y deseamos encontrar una persona que supla esas carencias. Entonces como no tratamos de entender al otro, sino llenar esos espacios, cuando no nos los llenan decimos: esta persona no es “suficiente” y me voy con otra, o de pronto mantengo dos relaciones y cada persona satisface una parte para ver si podemos ser felices. Cuando nos damos cuenta somos más infelices que cuando estábamos solos.  No estoy en contra ni a favor.

¿Cómo percibe en ese sentido a la gente joven? Siendo usted también muy joven

Yo voy para el lado más chévere de la vida, tengo 48. Veo a una persona como mi hijo que es súper leal con su pareja y me da mucha alegría verlo. Sé que hay unas chicas y chicos que se acuestan con uno y otro e insisto, eso lo único que demuestra es una falta de amor propio. Creo que los télefonos móviles, las redes sociales  nos están llevando cada vez más a la soledad, provocan insatisfacción. No estamos contentos con nosotros mismos y tenemos que salir a buscar la “felicidad” a otro lado.

Parece que dieran un bono por cada persona con la que se acuestan, al final del día se deben dar cuenta que están solos. Eso también hace parte del mundo como se está viviendo. La adolescencia se está viviendo de muchas maneras, yo ya desconozco muchas.

¿Se considera buen papá?

No lo sé.  Esa pregunta se la haría a mis hijos.

Defina a Marlon Moreno

(Niega pensativo) ¿Sabes por qué no me gusta definirme? Porque a través de la vida muchas personas lo han hecho y cada vez me encuentro con una definición distinta. A veces me pregunto ¿yo soy así? Pienso: seguramente le tocó esa parte de mí. Entonces por eso no puedo decir si soy o no, buen papá. Trato de dar amor, respeto, complicidad y confianza.

Hay alguna similitud entre Pedro Pablo León Jaramillo y Marlon….

En que lo interpreta la misma persona (risas).

¿Qué viene después del Capo? 

La película Corazón de León, que se estará lanzando en diciembre.

El Capo se las sabe todas, ¿usted también?

El capo se las sabe casi todas, yo al contrario no me sé nada. En una reunión soy el que menos habla, yo parezco un búho, pongo atención a todo lo que dicen. Soy amigo del silencio, uno es dueño de lo que calla y esclavo de lo que habla.

web-DSC_7958

Estoy muy feliz de que hayamos podido compartir este espacio y mejor aún para los dos años de la revista.

Yo te felicito, por este logro. Sé que hacer empresa en este país es difícil y complejo. Me alegra mucho verte tan bien. Ver cómo va evolucionando tu carrera, te siento feliz contigo y eso no lo paga nada.

Un saludo para las miles de mujeres que leen la revista y lo aman…

Debo decir que estoy infinitamente agradecido con la vida, por permitirme recibir tanto cariño  de ellas. Las mujeres son las verdaderas heroínas de la raza humana y contar con esa benevolencia de parte de ustedes es una bendición.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here