SELVA NEVADA, HELADOS CON SABOR A PAÍS

0
655

Precaución: antes de leer este artículo, asegúrese de estar cerca de una tienda Selva Nevada, pues la curiosidad y la tentación de probar los deliciosos sabores de sus helados artesanales, sin duda le harán agua la boca. “¡Después, no diga que no le avisamos!”

Por. Cristy Jiménez
Fotos. Cortesía Selva Nevada

¿Helado de camu camu? ¿Batido de Asaí? ¿Pulpa de Copoazú? Muchos de nuestros lectores se estarán preguntando de qué estamos hablando. Pues aunque no lo crea, se trata de frutos que se producen en las selvas colombianas y cuyos sabores exóticos enloquecen a más de un comensal.

Selva Nevada es una empresa que hace más de 10 años decidió rescatar los sabores de nuestra biodiversidad, produciendo helados artesanales, que a muchos les resultan desconocidos, pero deliciosamente atractivos al paladar. Quizás la mejor forma de resumir la misión de esta empresa es dar a conocer la selva colombiana y a su gente a través en un copo de helado.

Las frutas son cosechadas de manera sostenible por comunidades rurales e indígenas del país, que ayudan a conservar y reforestar los bosques, mientras promueven el desarrollo económico local.

De punta a punta
Las frutas provienen de diferentes lugares de la geografía nacional. El corozo, por ejemplo, es extraído por el Resguardo indígena del Cabildo Menor de San Antonio en los departamentos del César y Sucre.

La vainilla es extraída por comunidades de mujeres afrocolombianas en Nuquí y Bahía Solano (Chocó), también en el municipio de Alcalá (Quindío).

La marca también
ofrece helados
convencionales
de coco, fresa,
brownie, guanábana, frutos del
bosque, etc.; sin embargo,
vale la pena dejarse tentar por los sabores de nuestra tierra.

El asaí, de moda en estos días por sus beneficios energizantes, es cultivado por la Asociación de pequeños productores – Asoprocegua en el departamento del Guaviare, en la Amazonía colombiana. Este fruto silvestre es rico en vitamina B y Omega 3, 6 y 9. Se cultiva bajo estrictos planes de manejo que aseguran el aprovechamiento sostenible del bosque natural, promoviendo la conservación y valorización de la Selva Amazónica colombiana.

Por su parte el arazá, también llamada la fruta de los siete sabores, es cosechada por pequeños productores campesinos de los departamentos de Caquetá y del Guaviare. Quienes han tenido el privilegio de probarlo, lo asimilan con lulo, maracuyá, mango y piña, ¡de ahí su ‘apodo’! En esa zona también se cultivan el burití y seje.

El copoazú (una variedad de cacao) es extraído por campesinos de Belén de los Andaquíes. Finalmente, el camu camu (un tipo de guayaba) nace en la Selva Amazónica y es recolectado
por la Asociación de mujeres indígenas – Asmucotar, en el municipio de Tarapacá Amazonas). Cuando el río crece ellas recogen los frutos en canoas.

Delicioso sabor
Los helados artesanales de Selva Nevada no usan colorantes, ni saborizantes. Son elaborados con lo mejor de las técnicas italianas y los insumos naturales de la biodiversidad colombiana.

La marca también ofrece helados convencionales de coco, fresa, brownie, guanábana, frutos del bosque, etc.; sin embargo, vale la pena dejarse tentar por los sabores de nuestra tierra, mientras se apoya a las comunidades rurales del país.

¿A quién no le gusta el helado? ¡Es hora de disfrutar uno!

Selva Nevada
Sede principal (planta) – Carrera 23 No. 63D-25
info@selvanevada.co
Tel: (571) 5400010

Sede Park Way: Avenida carrera 24 No. 39B-56
Centro / U. de los Andes: Calle 18 No. 1A-05
Chapinero / Mini-Mal: Carrera 4A No. 57-52

La empresa tiene 10 sedes en Bogotá. Consulte
el punto más cercano en: www.selvanevada.co – Facebook: Selva Nevada

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here