Las navidades para Rochi suelen traer buenos recuerdos, cómo olvidar aquel 24 de diciembre de 2007 cuando después de un agitado día de trabajo su, entonces novio, Alfredo Varela (quien acababa de llegar de Barranquilla), la sorprendió con una cena romántica y una propuesta: “¿te quieres casar conmigo?”

Para ese momento era considerada como una de las presentadoras con más proyección del país; sin embargo, siempre tuvo claro que su mayor sueño era tener una familia, “¿De qué te sirve tener éxito en la vida profesional, si no lo tienes en la personal?”.
En sus recuerdos de antaño siempre aparece aquel en el que su padre, el fallecido economista Carlos Stevenson, la sentaba en sus piernas para que le contara cómo le había ido en el colegio y siempre le daba consejos para triunfar: Ser sencilla y cultivar la vida interior. Quizás por eso no le costó dejar la fama a un lado, para formar su familia.
En octubre del 2008, María Rocío Stevenson Covo y Alfredo Varela, daban el sí ante el altar y se radicaban oficialmente en Barranquilla. Esta pareja se conoció cuatro años antes, cuando grababan el Desafío 2004: él era uno de los participantes y ella presentaba el detrás de cámaras, con el paso del tiempo la amistad fue creciendo hasta llegar al matrimonio.
En ese momento la gente no creía que esto fuera a durar mucho, resultaba una locura sacrificar

una carrera profesional con tanta proyección para dedicarse a la familia.
Después de seis años, Rochi y Alfredo conforman una de las parejas más estables del medio y tienen dos hijos “Alfredito” y Esteban. Viven en Barranquilla desde donde ella realiza cubrimientos para el programa Día a Día del Canal Caracol, destaca los planes y la belleza de la Costa colombiana, en un trabajo de medio tiempo, mientras que él es Concejal.

La felicidad es contagiosa
Su rol como madre hace que irradie felicidad y cada vez que habla de sus hijos y esposo se siente su amor inagotable. Se considera una mamá moderna que no se complica, le gusta dedicarle tiempo a sus hijos y para ello tiene que organizar su agenda cuidadosamente.
“Tengo el privilegio de hacer parte del equipo del programa Día a Día, puedo trabajar en la mañana y dedicar a mis hijos la tarde. Además, tengo un marido de lujo que me apoya en lo que hago y yo a él”.
“Me siento una persona afortunada. Tengo a Dios en mi corazón, un esposo maravilloso, unos hijos sanos y hermosos. Una mamá adorada, mis hermanos y cuñados son geniales y mis sobrinos son como mis hijos. Mis suegros son como mis segundos padres. Y como si fuera poco, trabajo en lo que me gusta y ¡puedo disfrutarlo al máximo!”

rochi 2

“Esta Navidad la viviré en familia, como siempre, pero será diferente a todas las anteriores, porque (si Dios quiere), conoceré Alemania. Allá vive mi cuñada y la idea es compartir en familia”.

Lo que no sabías 

— Siempre ha querido crear una fundación y cada vez está más cerca de su meta.
— Su pasatiempo favorito: Cantar con amigas, leer y estar cerca al mar.
— Tiene una numerosa familia, por parte de su mamá tiene 12 tíos y un número importante de primos.
— Prefiere poco maquillaje, ropa cómoda y una cola de caballo bien alta para sortear el calor.
— Le encantan los planes en familia.

Orgullosamente embajadora de la Costa Caribe
Aunque Rochi es cartagenera y vive en Barranquilla, la vida la ha llevado a representar a la región en general, su acento y carisma la han convertido en una de las principales representantes costeñas en la televisión. Por eso disfruta de las transmisiones en directo y aunque no lo crean se considera tímida, pero se transforma al estar frente a una cámara.

Recuerdos de infancia
Adora su tierra natal y cada vez que la visita se convierte en la oportunidad perfecta para recordar su años de infancia. “Tenía muchos amiguitos en la cuadra donde vivíamos en el barrio Manga, y en ese entonces aún se jugaba en la calle al ‘escondido’, al ‘llevao’, ‘la peregrina’ y ‘el teléfono roto’. Siempre había plan, aún conservo mis amigas de esa época”.
Pasó sus primeros años en una casa de cuartos grandes donde escapaba del sol cartagenero sentada en las piernas de su papá, a quien

El sueño de ser reina
Mientras esto ocurría su madre fue elegida señora Cartagena y cuando desfilaban en familia, Adalgiza de Raad, esposa del Gobernador de Bolívar de la época, encontró en Rochi una reina innata, pocos meses después la elegirían por decreto como Señorita Bolívar.
Transcurría el año 2000 y los éxitos no se hicieron esperar. Su cuerpo estilizado, un rostro de ensueño y ese “ángel” natural conquistaron al jurado, poco importó su baja estatura: Obtuvo el título de Virreina Nacional y luego fue elegida como Miss Suramérica (2001).
Después de esto, continuó con sus estudios y en el año 2002, ingresó a hacer parte del magazín Así, así del Canal Caracol. Luego bajo la batuta de Amparo Pérez trabajó en el programa del Defensor del televidente, fue presentadora de la sección de entretenimiento del noticiero del canal, y enviada como corresponsal al Desafío.
Actualmente se ha convertido en una ficha clave para los cubrimientos del Reinado Nacional en Cartagena, pues literalmente conoce a ‘Raimundo y todo el mundo’. Un trabajo labrado con mucho esfuerzo.

Rochi es muy espiritual y familiar,
por eso aprovecha cada instante para compartir con los suyos. Su rol como madre y esposa hace que irradie felicidad, cuando habla de ellos se siente su amor inagotable.

amaba profundamente. Es la menor de tres hermanos y al ser la “cuba” es la consentida.

No todo es color de rosa
Cuando Rochi tenía 13 años la vida tranquila de su familia se rompió cuando su padre murió víctima de un atraco; tuvo que “madurar a la fuerza” como producto de las circunstancias.
Con el tiempo, y para ayudar con los gastos de la casa, trabajaba presentando congresos o eventos en los canales regionales.
También decidió estudiar Derecho, pero descubrió que lo suyo era la Comunicación Social. Tomó la decisión de venir a Bogotá a estudiar en la Universidad Sergio Arboleda.

Ahora reina y rey, viven con los dos príncipes, que han alegrado aún más sus vidas. “Alfredo, tiene 4 años y Esteban, 3. ‘Alfre’ es responsable, juicioso, colaborador, siempre se preocupa por hacer las cosas bien. Esteban es un poco más relajado y ‘recochero’. Me tratan como una reina y cada día me dejan una enseñanza diferente con su inocencia y la pureza de sus corazones. Son incondicionales. Me agarran a besos de los pies a la cabeza y todo el día me dicen: ‘Mami, te quiero de aquí hasta el infinito’ y yo, me derrito de amor”.
Rochi es muy espiritual y familiar, por eso aprovecha cada instante para compartir con los suyos y agradecer a Dios por las bendiciones recibidas. En eso resume su secretico para verse bien: “Creo que la gente logra percibir la alegría y la paz que siento en mi interior”.
Definitivamente cuando Rochi mira hacia atrás sabe que tomó la mejor decisión, elegir una hermosa familia… el trabajo y el éxito llegaron por añadidura.

Rochi

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here