16 niños de Barú viajarán por primera vez en avión para integrarse en Bogotá con hijos de los colaboradores, a través del proyecto de convivencia “Conozcámonos”

Los niños viajarán entre el 22 y 25 de octubre para integrarse a través de la cultura y el deporte.  Al igual que en las anteriores versiones, el objetivo de este proyecto de Responsabilidad Social de la Fundación Aviatur es congregar jóvenes de diferentes condiciones socioeconómicas en un escenario de convivencia y paz muy particular: una cancha de fútbol.

Los participantes son estudiantes entre los 12 y 15 años, quienes se integran de manera aleatoria para conformar dos equipos.

Aunque en las anteriores versiones el proyecto promovió la integración de 4 instituciones (2 públicas y 2 privadas) para desarrollar el proyecto, en esta oportunidad la Fundación integrará a hijos de sus colaboradores con estudiantes de la Institución educativa Luis Felipe Cabrera, del corregimiento de Barú, Cartagena.

Para la mayoría de estos niños será la primera vez que tendrán la oportunidad no solo de salir de la isla, sino de viajar en avión para conocer en Bogotá a otros niños de su misma edad, pero con una realidad social distinta.

Durante su estadía, los jóvenes participantes tendrán la oportunidad de compartir experiencias mientras realizan recorridos por lugares de interés turístico como el Salto de Tequendama, la Catedral de Sal y Monserrate, entre otros. También habrá espacio para la recreación en Maloca y Salitre Mágico. Finalmente, una vez se hayan conocido, los niños se encontrarán en la cancha para jugar un partido amistoso de fútbol.

Más que el triunfo, Conozcámonos tiene como objetivo la integración de sus participantes en medio del respeto y la tolerancia, pero bajo los estándares del principio de igualdad.

Aquí se juega unos con otros ¡No unos contra otros! Aquí no hay rivalidad, ni afán de ganar. Tampoco protagonismo, ni desigualdad. Aquí además del juego limpio, prevalece el toque-toque de amistad. De tolerancia y aceptación.

Por eso en el reglamento del proyecto RSE Conozcámonos, la envidia, el individualismo, la discordia y la soberbia son amonestados con tarjeta roja y hasta con expulsión. Y a la hora del cobro de tiros libres, la única barrera permitida es la que conformen los jugadores para evitar que el balón ingrese al arco. Las culturales, simplemente no tienen cabida.

Cabe recordar que desde que inició el proyecto Conozcámonos en 2010, se han impactado un total de 25 instituciones educativas y 364 estudiantes.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here