JUAN CARLOS MARTÍNEZ PUENTES
Médico y Cirujano de la Universidad Militar Nueva Granada. Recibió su formación en la especialidad de  Dermatología en la Universidad de Buenos Aires (Argentina); y realizó estudios en la sub-especialidad de Criocirugía en el Hospital Alejandro Posadas de la misma ciudad. Es médico adscrito a la conocida Clínica del Country de Bogotá. Además es miembro de la Sociedad Colombiana de Dermatología y Cirugía Dermatológica y el Colegio Ibero-latinoamericano de Dermatología CILAD. Tiene más de 25 años de experiencia en su especialidad y es considerado un líder en servicios de Dermatología y Medicina Estética en la Capital.

la piel es el órgano más grande y extenso del cuerpo humano, así mismo el más expuesto y vulnerable. Por lo tanto debemos prepararla para recibir la gran cantidad de agresiones a las que va a ser sometida en estas vacaciones de Navidad y año nuevo.

Primero, debemos empezar a hidratarla comiendo saludable y tomando mucho líquido, también debemos aplicar la crema indicada y adecuada para cada tipo, es decir para piel grasa, normal y seca. Hay una gran variedad de productos que el dermatólogo en su buen criterio indicará en el consultorio.

El protector solar se convierte en el mejor amigo y aliado en todo momento, aparte de tener que usarlo diariamente, en vacaciones se hace obligatoria la reaplicación cada 3 horas, o después de sudar o tener algún tipo de contacto con el agua. Pero en estas condiciones climáticas de sol todo el día, también es prudente usar algún gorro o sombrero y en algunos casos ropa con factor de protección solar, especialmente en la práctica de deportes acuáticos.

El tronco y las extremidades también deben ser hidratadas adecuadamente. Prefiera los jabones sin detergente, en baños cortos y con agua tibia, nunca con agua hirviendo. Los baños prolongados secuestran agua y aumentan la deshidratación de la piel.

Si definitivamente decide tomar sol hágalo con protector solar de alta graduación y en cortos periodos de tiempo, aumentando la exposición lentamente, es decir, 5 minutos más por día. El uso de protectores con bajo FPS dará como resultado en poco tiempo, una piel desprotegida donde la radiación ultravioleta entrará plena en todo el espesor de la piel causando daños acumulativos e irreparables, que se traducen en manchas, envejecimiento precoz y al final cáncer de piel.

Viene después lo más difícil: tratar las complicaciones cuando no se cumplen las indicaciones acerca del cuidado previo. Tenemos quemaduras de todos los grados, manchas y deshidratación. Entonces como siempre, mejor prevenir antes que lamentar.

También es de vital importancia evitar las infecciones bacterianas, virales y por hongos.

 Las primeras se dan por picaduras de insectos, cortaduras y demás. Entonces se hace obligatorio el uso de un repelente de óptima calidad y evitar caminar descalzos.

Las virales son especialmente las verrugas, que son ocasionadas por pequeños traumatismos con o sin cortes por caminar sin zapatos.

Por último, las infecciones por hongos se producen por permanecer mucho tiempo con la ropa de baño mojada o húmeda, especialmente en las zonas inguinales.

Es bueno cambiar de forma continua los trajes de baño si se va a estar fuera de la piscina o el mar por mucho tiempo. No sobra un buen secado de la zona después del baño.

Finalmente, cumplir con estas fáciles recomendaciones los llevará a unas muy felices, tranquilas y sanas  vacaciones.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here