¿Y cómo se elige entre la inmensa riqueza de la fauna y la flora de un país, aquella o aquellas que nos  representen? ¿Qué se debe tener en cuenta, para que nuestra representante hable por nosotros ante el mundo? ¿Hay o hubo en su momento alguna especie de votación para lograr dicha elección? ¿Se han preguntado alguna de estas cosas? En Femme les tenemos la respuesta.

Por: María Claudia Spataro

En 1936 la Academia Nacional de Historia de Argentina se dio a la tarea de encontrar las flores representativas de los países de América Latina. Esto por encargo del Jardín de Plantas de la ciudad de La Plata, entidad que tenía el deseo de cultivarlas para exponerlas permanentemente al público argentino.

Después de analizar las muchas especies hermosas contenidas en la riqueza floral de nuestro país, se decidió por las orquídeas, originarias de los bosques del sureste asiático, y cultivadas con gran éxito en suelo colombiano. Su principal atractivo son sus abundantes, vistosas y hermosas flores que llaman la atención del más despistado.

Fue el médico y naturalista caldense, Emilio Robledo (quien para ese momento, ya había escrito cuatro libros sobre Botánica, el último de los cuales contenía conferencias dictadas en las escuelas de Medicina y Agronomía); el encargado de hacer esta escogencia, de buscar la flor nacional por excelencia.

Él dijo sí a la Academia Colombiana y a él le debe su fama entre todas las orquídeas, la variedad Cattleya trianae, cuyo nombre está dedicado al importante botánico colombiano, José Jerónimo Triana.

Con la bandera puesta
Si se mira con detenimiento, el pétalo central tiene los colores de nuestra bandera: amarillo, azul y rojo, los cuales contrastan con el lila de sus pétalos. Este fue un punto importante para escoger esta variedad de orquídea.

La Cattleya trianae, o Lirio de Mayo, como se le conoce en Venezuela, es también la flor nacional del país hermano, nombrada por decreto el 23 de mayo de 1951. Aunque es la especie más abundante, tanto en la flora de Colombia, como en la mundial (se conocen más de 35.000 especies), está en peligro de extinción por la destrucción de su hábitat, por lo cual una gran cantidad de instituciones colombianas están tratando de multiplicarla.

Se conocen cerca de cincuenta especies de
Cattleya.

Existe una variedad enorme de formas y colores. Hay ejemplares desde el blanco puro, pasando por una gama de semialbas, rosa claro, hasta colores muy oscuros y con manchas en los pétalos.

Pertenecen a la familia de las orquídeas las plantas epífitas (que crecen sobre otro vegetal usándolo solamente como soporte, sin alimentarse de él); de hojas carnosas en las cuales almacenan agua y nutrientes, originarias principalmente de Colombia, aunque su distribución llega hasta Ecuador.

Se dice que pueden llegar a ser eternas, su supervivencia, está ligada a la vida del árbol sobre el cual crezcan; se conocen colecciones de orquídeas que siguen vivas y fueron sembradas a mediados del siglo XIX.

hot-sale-decorative-artificial-flower-cattleya-orchids

Definitivamente la flor nacional, puede ser muy decorativa en nuestros hogares.

Mantenga bellas sus orquídeas

  • Utilizar un sustrato de corteza vegetal que es el más parecido al de su hábitat natural.
  • Regar abundantemente, dejando que el agua escurra completamente por la base.
  • No dejar que las raíces se encharquen.
  • Entre riego y riego, dejar que el sustrato se seque casi completamente.
  • En lo posible regar con agua de lluvia o de botella de baja mineralización.
  • Pulverizar sus hojas y raíces regularmente para mantener el nivel de humedad necesario.
  • Época de fluorescencia : abril y mayo.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here