NI UNA GOTA MÁS

0
574

Durante una reciente visita a su negocio en el barrio Lindaraja de la bella ciudad de Armenia, capital de uno de los departamentos cafeteros de Colombia, Luz Alma nos contó su historia de mujer cabeza de familia, trabajadora y con muchas ganas de hacer crecer su restaurante donde vende diariamente desayunos, almuerzos y entremeses.

IMG_6046

IMG-20130816-WA0008

 

Por: MARTHA MUÑOZ
Especialista de FOMIN
mmunoz@iadb.org

Representación del BID en Colombia
Teléfono: 3257000 – Bogotá
BIDColombia@iadb.org

LogoBID_eslogan_esp_color_baja72dpi_RGB_jpg

Hace más de 10 años, ella soñó en crear su propio negocio. Acudió al sistema financiero formal, pero no le otorgaron un crédito porque no tenía historial crediticio. Sin otra alternativa, recibió un pequeño crédito informal, que le otorgaban sin fiadores, sin trámites, rápidamente, justo cuando lo necesitaba y además, con la facilidad de un pago diario. No intuía lo que estos créditos (llamados ‘gota a gota’) iban a significar en su vida.
Pensó que esta era la gran oportunidad para lograr todos sus sueños. Sin embargo, nos manifiesta tristemente que este fue el peor negocio que ha hecho, que le costó casi la vida y que al mirar atrás solo sabe que estuvo trabajando por mucho tiempo para otros y no para ella y sus hijos. “Todos los días desfilaban en mi negocio desde muy temprano más de 15 personas, no a comprarme un almuerzo, o un desayuno, sino a que les pagara pequeñas sumas de dinero”, nos comenta.
Llegó a tener 24 créditos ‘gota a gota’ simultáneamente. “Era un estrés tremendo. Uno tras otro yo les pagaba diferentes sumas, $10,000, $20,000, $15.000 o hasta $40.000 a cada uno de ellos diariamente. Era una locura, no había plata que rindiera, me quedaba sin dinero para trabajar, corría para que me fiaran en el supermercado los alimentos para cocinar y poder pagarles cada día. Si no vendía y no tenía para pagarles, volvían en el mismo día varias veces hasta que les pagara”, nos cuenta.
Luz Alma vivió así muchos años, sin lograr un progreso para ella y su familia y además con deudas cada vez más crecientes, sin poder acudir a los bancos o entidades porque estaba reportada por ser una fiadora que no había podido responder. De tanto estrés llegó a enfermarse y estuvo hospitalizada bastante tiempo con la probabilidad de morir. Su hermana, por ayudarla, se endeudó a su vez con otros ‘gota a gota’ para responder por las deudas de Luz Alma mientras estaba enferma y esto se convirtió en una bola de nieve. Al recuperar su salud, empezó de nuevo a trabajar sólo para poder pagar deudas.
Hoy las cosas han cambiado para esta mujer emprendedora. Con el apoyo de

Actuar Famiempresas, ella obtuvo uno de los primeros créditos “Mujer Acuerdo Pago”, que le permitió cancelar, en primer lugar, todos los créditos informales y empezar a fortalecer su negocio y “ya no viví al debe”, afirma. Este nuevo producto de crédito empresarial exclusivo para mujeres es el que precisamente ha apoyado un proyecto del Programa de Empresariado Social (PES) del BID y FOMIN, llamado Inclusión Financiera para Mujeres Microempresarias, que busca reducir su vulnerabilidad al financiamiento informal. La idea del proyecto es contribuir al mejoramiento de la calidad de vida de las mujeres microempresarias, a través del incremento en la disponibilidad de productos de crédito y de capacitación empresarial y financiera. La falta de productos adaptados a las necesidades de la mujer microempresaria, explica por qué muchas mujeres acuden a mecanismos financieros no formales de altísimos costos. Los gastos financieros en estos créditos representan aproximadamente el 40% de los ingresos diarios, lo que les reduce su capacidad para cubrir necesidades básicas, generar un ahorro y crecer.
Desde principios del año 2015, “Mujer Acuerdo Pago” les ofrece a las mujeres de los departamentos del Quindío, norte del Valle y sur de Risaralda (Pereira y Dosquebradas), créditos con facilidad de pago diario, semanal, quincenal y mensual; una amplia red para el pago de las cuotas; capacitación financiera y empresarial y un sistema tecnológico que les permite a los asesores comerciales, contactar a las mujeres directamente en sus negocios, capturar la información a través de tabletas y teléfonos inteligentes articulados a los sistemas de la entidad, procesar y analizar la solicitud de crédito, aprobarla y desembolsar

el microcrédito de un día para otro. A la fecha ya se han colocado más de 300 microcréditos, aproximadamente US300.000 con una calidad de cartera sana.
Luz Alma se enteró de esta oportunidad a través de la Radio Ciudad Milagro de Armenia, obtuvo una asesoría y visita personalizada de una asesora comercial que le explicó los beneficios de acceder a un crédito formal y con tasas de interés sustancialmente menores a las que estaba pagando diariamente de 4%. Ella pudo hacer el balance de los pagos que juiciosamente registraba en su cuaderno con cada uno de los ‘gota a gota’ y comparar con la cuota que tendría que pagar por un solo crédito con Actuar, se dio cuenta de cuántas veces había pagado cada crédito individualmente y de lo que se ahorraría con el nuevo. Se prometió a sí misma, “ni un gota a gota más” y ahora es una fuerte promotora con sus clientes y amigos de la importancia de evitar caer en los créditos informales. Actualmente, Luz Alma paga la cuota de su microcrédito al frente de su negocio, en un local de la red de apuestas donde le reciben sus cuotas sin tener que abandonar por mucho tiempo su lugar de trabajo y el cuidado de su casa. Ya está empezando a ampliar su negocio, y asegura: “a futuro quiero crear otro”.
Al final de la visita, nos dice: “le agradezco a Dios y a Actuar porque me mandó un angelito (el asesor comercial) que me abrió los ojos sobre la importancia de aprender a gestionar el dinero, de tomar buenas decisiones y de contar con un presupuesto para mi negocio que incluya el pago del crédito”.

Principios del año 2015, ‘Mujer Acuerdo Pago’ ofrece a las mujeres de los departamentos del Quindío, norte del Valle y sur de Risaralda (Pereira y Dosquebradas), créditos con facilidad de pago diario, semanal, quincenal y mensual.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here