Por: Magda Egas Fotos: Santiago Castro
Locación: HOTEL GHL COLLECTION HAMILTON
Cra. 14 No. 81 – 20 Bogotá, Colombia

Hacer reír y divertir es su talento, una tarea nada fácil. Cada tarde en el programa de radio ‘La Luciérnaga’, nos deleita con sus imitaciones y su crítica política. Los fines de semana nos contagia con su carisma en ‘Sábados Felices’.

Polilla’ ha incursionado en el cine, la televisión y la radio, en todos los campos con éxito. Ha sido padre y esposo ejemplar. Siempre está sonriente, habla con claridad y velocidad. Es un cinéfilo empedernido, licenciado en Español, Inglés y Literatura, recordado por sus estudiantes por su paciencia y creatividad. ¿Cómo un profesor llegó al mundo del humor y la televisión?

¿Dónde nació ‘Polilla’?
Nací en Bogotá hace 44 años, soy de familia huilense. Viví mucho tiempo en el sur de la ciudad.

¿Desde niño se inclinaba hacia el humor?
Uno siempre tiene esa vena artística para hacer reír, desde niño me gustaba disfrazarme de diferentes personajes. A veces no contaba con el dinero para comprarlos, eso me obligaba a ser muy ingenioso. Entonces si encontraba una bayetilla roja, me la amarraba y decía que era Supermán; a veces buscaba una cartulina negra, hacía un antifaz, me ponía una tela negra de capa y decía que era El Zorro.

¿Fue un niño feliz?
Sí, mucho. A pesar de que en mi infancia no tuve las comodidades que hubiera querido, lo fui. Nunca nos faltó el amor y la buena alimentación. Jamás cambiaría mi infancia, la repetiría exacta.

¿Cuántos hermanos?
Somos 3 hermanos, tengo una hermana mayor y una menor. Soy el único hombre. Siempre he sido el polo a tierra dentro de la familia. Soy muy hogareño.

¿Qué estudió?
Soy del Colegio Saleciano Juan del Rizzo, en el  barrio 20 de Julio de Bogotá, al lado de la iglesia del Divino Niño; en donde hice mi formación del bachillerato, de ahí salí para la Universidad Pedagógica en donde estudié Licenciatura en Español, Inglés y Literatura.

¿Cómo fue su primer trabajo como humorista?
Estaba en el colegio y las editoriales llevaban a los humoristas de Sábados Felices a las empresas para venderles enciclopedias. A veces había tanto trabajo para ellos, que necesitaban una especie de telonero. Un amigo me dijo: “ahí puede trabajar” y empecé al lado de esos monstruos del programa, les abría el show. Conocí a Óscar Meléndez, a Mandíbula y al ‘Mocho Sánchez’, pero nunca me atrevía a ir al programa. Me pagaban como 5.000 pesos por un show, eso era el equivalente a 100.000 pesos de hoy. ¡Para un muchacho era una fortuna! Y lo mejor eran los contratos por varios días seguidos.

Después me fui a un programa que tenía Alfonso Lizarazo que era, ‘¿Cuál es su cuento?’ y gané 5 veces. El ganador se llevaba 50 mil pesos y eso era un premio grande.

¿Cómo llega oficialmente a ‘Sábados Felices’?
Conocía al grupo, pero a mí me daba pavor presentarme a las audiciones. Era raro porque en un evento para un día de la madre yo podía pararme frente a un público de 800 personas sin problema. En el año 96, concursé, quedé campeón y me gané el carro. Era un profesor universitario en esa época.

A los dos años volví con unos libretos (porque yo también escribo) y le llevé unas propuestas de personajes a Alfonso Lizarazo para hacer a Antanas Mockus y a Jaime Bayly en el programa. Le gustó la idea, me citaron para un ensayo y me contrataron como libretista y actor. Fui la última persona que él vinculó al show business del humor.

FSC_2306¿Cómo era en su rol de docente?
Mis estudiantes me recuerdan porque era muy lúdico. Así se aprende más fácil. Para los niños en Español, me inventaba centros literarios, los ponía a actuar. En Inglés haciamos desfiles de modas, siempre estaba creando. Enseñaba jugando.

En la vida hay evoluciones y cambios. ¿Cómo era el ‘Sábados Felices’ que dejó Lizarazo y el que es  actualmente?
El programa ha cambiado mucho, el primero tenía un elenco muy reducido, eran 8 personas y a veces iba llegando uno que otro a apoyar temas, siempre bajo la batuta de Lizarazo, que manejaba todo (libretos, edición, etc). Ahora el elenco es mucho más grande porque el horario se extendió de 1 a 3 horas, entonces el contenido no es tan específico.

El programa dejó las cápsulas de un lado, solo se hacen algunos chistes actuados de 30 segundos y todo se basa en las rutinas unipersonales que se hacen en el escenario. Me encantaba la parte política que se hacía antes.

Esto es un ‘Quiz’, yo menciono un tipo de humor y usted me dice un personaje que encaje ahí.

Humor sarcástico: Jaime Garzón, la política trata mucho el sarcasmo. Los Reencauchados también es un ejemplo de esto.

Humor político: indiscutiblemente Jaime Garzón. En el show en vivo de La Luciérnaga también lo hacemos, los personajes que se crean son increíbles.

Humor blanco: El Chavo para mí es lo máximo. Él no sabía lo que estaba pasando y su tragedia era humor.

El de cuenta chistes: Enrique Colavizza fue el último gran cuentachistes de Colombia. Un tipo que  representaba el chiste y te hacía reír por 4 o 5 minutos.

El humor de comedias: en Colombia el humor de situación está representado por ‘Don Chinche’ y ‘Romeo y buseta’, éstas han sido lo más cercano a este tipo de humor. Trató la idiosincrasia, el humor es cultura. Por eso es tan difícil adaptar las comedias gringas acá.

Los sketchs: creo que Sábados Felices hacía unos muy buenos. Tengo una colección de videos de hace 30 años, son como 150 DVD’s con parte de la historia del programa.

¿Hay un humor fácil?: sí, el que entiende desde un niño, hasta un viejito. El más popular.

Humor inteligente: es elaborado. Freddy Beltrán me parece que hace una comedia muy buena, lleva la parte política a lo popular y lo entendible. También Carlos Mario Aguirre (del Águila Descalza). Él hace unos monólogos con una profundidad increíble.

Humor picante: Don Jediondo. La persona que hace este tipo de humor gusta o no. No hay puntos intermedios.

FSC_2355¿Los programas de humor se están acabando?
En Colombia sí. Las comedias en nuestra televisión se acabaron, se han hecho programas más cercanos al Stand up Comedy, pero esas comedias de antes como ‘La Posada’, ‘El Hijo de Nadia’ y ‘Vuelo Secreto’, se acabaron. La gente joven está viendo solo material digital, en Youtube hay unas propuestas buenas, hay un canal que se llama ‘Enchufe TV’ y trabaja el humor profesionalmente.

¿Su humor abarca qué edades?
En general mayores de edad. Cuando actuamos con la ‘Gorda’ (Fabiola Posada, su esposa), hablamos de parejas, de política, a veces hacemos rutinas para niños.

¿Colombia es un país bueno para el humor?
Sí, el público nacional es uno de los mejores. Donde colombianos hay buen humor, además que gusta reírnos de lo nuestro, somos un poquito masoquistas.

¿En Colombia se podría hacer humor como el de Mr. Bean?
La producción y preproducción que tiene ese programa es espectacular, los guiones, los movimientos de cámaras, en nuestro país por ahora no.

En el mundo hay humoristas millonarios, ¿los hay en Colombia?
Pues las tarifas son muy diferentes, yo no me quejo, mi oficio me ha permitido vivir cómodamente, pero tampoco llegar a ser millonario. Es gratificante salir a la calle y que la gente te diga: me gustó lo que hiciste para el programa, etc. Las redes sociales también son un termómetro importante.

¿Cómo funciona el cine y cuántas películas ha hecho?
Siempre he sido una persona muy cinéfila. Ahí es donde uno puede explotar lo que no se puede en televisión. Hace 3 años me llamaron unos amigos y me mostraron un guión de ‘Nos vamos pa´l mundial’, me gustó. Ese día me lo devoré y les propuse aportar. Le había hecho unas anotaciones y me dijeron que listo.

Tuvimos cerca de 150.000 espectadores de entrada, una cifra buena para ser cine independiente. Luego  hicimos ‘Se nos armó la gorda 1 y 2’. Recientemente terminamos una película que estrenaremos en Semana Santa, se llama ‘¿Dónde están los ladrones?’ Estamos trabajando en un libreto más elaborado para hacer una película con más presupuesto.

FSC_2319Le encanta el cine, la televisión y ¿la radio?
La radio es una pasión. Ahí me llevó Guillermo Díaz Salamanca cuando dirigía ‘La Luciérnaga’, hace casi 15 años, para ser la voz del presidente Uribe en su primer mandato. Empecé y me quedé con algunos personajes. Es un mundo diferente, es la inmediatez.

¿Es diferente ‘La Luciérnaga’ de Hernán Peláez a la de Gustavo Gómez?
Sí, cada uno le pone su sello personal, hay nuevos oyentes atraídos por el formato. Programas como ‘Sábados Felices’ o ‘La Luciérnaga’ son instituciones.

Hablemos de su vida privada… ¿Cuántos años de casado?
Con mi gorda tenemos 18 años de ‘novios’. Son 15 años de casados, tenemos un hijo que es Nelson David, él tiene dos hermanos del primer matrimonio de Fabiola, aunque ellos ya no viven con nosotros. Nuestro núcleo familiar es Fabiola, Nelson David, Uldarico (que es nuestro hijo peludo) y yo.

¿Cómo conoce a la gordita?
En el programa, cuando Alfonso Lizarazo se retiró también salieron otras 5 personas del elenco, entonces nos pusimos a trabajar juntos y empezamos a montar eventos en teatro, en empresas etc., al estilo café concierto. Había química entre los dos, hasta que un día le di un beso (Risas).

¿Cuál es el secreto para tanto amor?
Primero, tenemos un secreto muy grande que es el humor y el amor, eso es importante dentro de cualquier pareja. Segundo, ponerse en los zapatos del otro, es entender por qué la persona está molesta y evitarse conflictos tontos. Tercero, blindar nuestra relación de las terceras personas, decir: vamos a estar juntos por encima de lo que sea.

¿Ella es celosa?
Sí, mi gorda es un poquito celosita. Pero siempre ha habido respeto.

¿La diferencia de edades cuenta?
Ella es mayor que yo casi 10 años y a veces sí cuenta, esas son las cosas que uno tiene que sopesar y no ponerle mucho cuidado. Si existe amor eso es lo importante.

¿Quién maneja el dinero?
Es conjuntamente, un mes ella maneja los gastos del hogar y el mes siguiente los asumo. Así sucesivamente. Todo lo del niño lo cubro yo, así lo quise. Para el tema de la educación le dije: “Gorda, déjame manejarlo, tú ya tuviste tus dos hijos. Quiero formar a mi hijo como he pensado”. Así fue.

FSC_2359¿Cómo es su hijo? ¿Le gusta el humor?
Es muy inteligente para el tema, lo llevo a ver un show político y lo entiende completo. Ríe mucho, tiene 16 años, se graduó de bachillerato y le gustan mucho las humanidades. Lo voy a enviar a Canadá a perfeccionar su Inglés. A él le gustan mucho los idiomas y quiere estudiar Antropología.

¿Ha habido celos profesionales con Fabiola?
No hemos tenido celos profesionales, además como soy el que escribe nuestros shows, trato de ser muy equitativo en la distribución de los parlamentos.

¿Cocina?
No, no me gusta. ¡Me encantan los domicilios!

¿Cree en Dios?
Sí, soy católico Saleciano. No de misa todos los domingos, pero oro mucho.

¿Qué espera de la vida?
Terminarla tranquilo, en paz. Que sea de una forma bonita.

Cuando llama al gerente de su banco, ¿cómo se identifica, como Nelson Polanía o como ‘Polilla’?
No, en general como ‘Polilla’. Claro que la verdad cuando he llamado a hacer un reclamo la gente siempre es muy amable conmigo. La imagen es un facilitador.

Para mí ha sido todo un gusto compartir con usted y encontrar a un hombre estructurado, culto, consciente y serio para su trabajo, su esposa y su hijo.

Defina
Amor:
El motor de la vida. No solo hacia una pareja, sino hacia los hijos, una profesión, la familia, etc.
Fidelidad:
el respeto hacia la otra persona.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here