Por. María Claudia Spataro
Fotos: Santiago Castro

Identidad, vocación, disciplina y respeto acompañan el trabajo de Michèle Rothfuss la bella y talentosa joven bogotana invitada por Femme, quien nos habla sobre su trabajo, la transformación de los materiales y de cómo se mueve perfectamente entre sus dos pasiones la Arquitectura y el Arte.

Esta artista bogotana, bachiller del Colegio Andino, desde pequeña sintió una fascinación especial por el Arte, siempre se tomó muy en serio el mundo de la composición, las texturas, el equilibrio y el color.

Tan pronto se graduó y con el respaldo del curador Eduardo Serrano, quien buscaba apoyar jóvenes artistas, hizo su primera exposición privada con la cual dio comienzo a su producción artística que sigue en ascenso. Esta fue la primera de quince que lleva hasta hoy.

Con el gusto de haber tenido esta experiencia al lado de un ‘gran ojo’ del arte, viaja a Milán (Italia), a estudiar Arquitectura de interiores, le apasiona aprender sobre “la madre de las artes” y los temas concernientes al entorno
del ser humano.

Paralelo a sus estudios, sigue pintando y vuelve a exponer. Esta vez en Italia, pues es la ganadora de una convocatoria para representar a Colombia en la conmemoración del Bicentenario, con su exposición “Sombra” – “Ombra” en Italiano. Sin desligarse de Colombia, continúa su producción artística, exponiendo aquí y allá. Es así, a través de este trabajo constante como logra adentrárse en el ser humano y expresar en sus obras abstractas los vínculos, sus emociones y sentimientos.

FSC_9615

Su obra
Ya en nuestro país, trabaja con el diseño y construcción de espacios y esta experiencia aunque satisfactoria, le ratifica que su pasión por el Arte sobrepasa lo que siente por la Arquitectura, nos cuenta convencida. Redescubre en la investigación y transformación de los materiales utilizados para construcción, las herramientas para expresar sus ideas.

Conceptos como cuerpo, alma, vida o muerte están presentes en su obra y reflejan las inquietudes que sobre el ser humano tiene la artista. Jugar con la luz, las texturas, los reflejos y las sombras son puntos importantes en la obra de Michèle, con los cuales logra que el espectador perciba e interprete la situación que transmite en cada creación…

Los materiales como el concreto, el yeso, el hierro y otros, le permiten expresar en su obra la parte física y fuerte del ser humano, los colores en los lienzos, son manejados con mesura,como en su más reciente exposición “Entre cuerpo y alma”. El alma en sus obras, la manifiesta trabajando el vidrio, en esculturas que suspende sobre los lienzos y que se llenan de color con los destellos de luz o con trozos de vidrio que a su vez se reflejan en él o la pared. En sus obras “pinta” sobre tela con las esculturas, creando efectos y movimientos que imprimen dinamismo a su obra.

Michèle es una persona analítica y sensible, esto se percibe en sus obras: ‘Sombras y transparencias’ (que expuso con éxito en la galería ‘Sextante’), y en ‘Entre cuerpo y alma’ (abierta al público desde el 25 de mayo en el Museo Casa Negret.

La obra de Michèle está llena del alma y sus reflejos, de la trascendencia y movimiento de la misma. De todos los estados del ser humano, por los cuales nos movemos a diario, hasta llegar a la muerte.

¡Suerte Michèle!

Fondos unicolor, composiciones con texturas y estructuras escultóricas que reflejan el alma del ser, son las características del trabajo artístico de Michèle.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here