MARCELA CARVAJAL POLÍTICAMENTE INCORRECTA

0
1026

“¡Méndez!, hay que vender, esto es una empresa, no beneficencia”, cómo olvidar esos diálogos que hicieron tan célebre al personaje de Alejandra Maldonado en ‘Hasta que la plata nos separe’. Los mismos que debieron ser la pesadilla de los vendedores de autos de la época. Han pasado casi 10 años y por las vueltas del destino, Marcela Carvajal volverá a interpretar el personaje, pero en teatro.

Por:Cristy Jiménez/ Fotos: Andrés Reina andresreinafotografo@gmail.com Instagram: @andresreinafoto
Makeup: John Jairo Rangel Instagram @rangeljohnjairo
Cabello y estilismo. Marcela Suárez by Franz Instagram @marcelasuarezmakeup
Vestuario:Franz Serrano @Franzserranoe Facebook Franzfashionstyle – Cra. 11 No. 93A- 30

Pelo desordenado ojos verdes y una agradable sonrisa, así llega Marcela Carvajal a nuestra cita. En la calle los transeúntes reconocen a la “profe Esther”, su más reciente personaje en la serie ‘La Nocturna’ y del cual recibe constantes reconocimientos a través de sus redes sociales.

¿Cómo fue participar en esta serie (que aunque no estaba en horario prime), arrasó con el rating?
Solo tengo gratitud a quienes le apostaron a este proyecto. Aquellos que saben apreciar una buena historia y un buen elenco. Fue una serie bien hecha. ‘La Nocturna – Los sueños nunca duermen’ reunió a la Colombia de verdad, no importaba el estrato o la ciudad. No tenía estructura de telenovela, sino de serie, era muy divertida y sus personajes eran muy reales. No había ni villanos, ni héroes, simplemente personas.

La serie demostró que si seguimos haciendo proyectos así, la televisión colombiana tiene mucha vida. Nuestras historias pueden volverse universales, ¡lo hemos comprobado! Lo único que puede hacer que nuestra televisión sobreviva frente a las nuevas plataformas de internet y los youtubers, es que tenga algo especial.

¿Cómo una sicóloga termina siendo actriz?
Siempre quise ser actriz, pero en mi casa no me dejaron (cosa que agradezco), porque eso me dio la oportunidad de pasar por la academia (hacer tesis, etc). Estando en la Javeriana, la actuación se volvió mi hobbie, hacía teatro.

Un día Jorge Enrique Abello, que estudiaba Comunicación, me dijo: “hay un casting para una serie. ¿Por qué no lo hace?”. Se trataba de ‘Espérame al final’ y la dirigía Pepe Sánchez, eso me llamó la atención y fue mi primer papel en televisión. Después, Darío Vargas me vio y me dio un personaje en ‘En cuerpo ajeno’, la novela que estaba en furor.

Posteriormente un amigo me dijo que estaban buscando reemplazo para encarnar la presentadora de una serie que se llamaba ‘La Alternativa del Escorpión’, (luego hicieron una saga basada en esa serie, se llamó OK TV). Era un noticiero y lo que pasaba alrededor de los personajes.

Conocer a Mauricio Navas y a Mauricio Miranda me abrió una nueva ventana de la televisión, no era novela, ni melodrama. Era la posibilidad de hacer televisión con contenido social, que era mi primer impulso cuando decidí ser actriz. Me parecía que a través de conmover a la gente, ponerla a pensar y a sentir, podía cambiar el mundo.

¿Y lo ha logrado?
Creo que sí. Cuando las personas se conmueven frente a una actuación (y no es solo llorar, es odiar, o reflexionar), se logra hacer un cambio. Por ejemplo, el personaje de Esther fue profundamente crítico. Ella representaba el “deber ser” y en Colombia eso es “antipático”, porque aquí nos gusta transgredir las reglas (y me incluyo). Somos un país de madres solteras; lastimosamente quien ejerce la figura paterna y representa la ley, es corrupto.

Esther era un personaje correcto en todo sentido. Venía de una universidad “estrato 6” y llega a un mundo de un instituto popular, donde convergen personas de todo el país. La gente respondió positivamente con su sintonía.

¿Qué piensa de las plataformas digitales que están en furor?
Siempre va a haber necesidad de contenido, porque se diversificaron los canales, lo que se traduce en más posibilidades. Me gustaría que se creara un formato similar a Netflix, con contenido para Hispanoamérica y hecho por nosotros, que compitiera con los grandes. Hay muchas empresas que vendrán a producir porque aquí hay talento. Es importante regular precios y pago a los extranjeros, para que también se valore la experiencia y el talento nacional.

¿Cómo va ‘Hay un complot’, su obra de teatro?
Tenemos giras en Yopal, Ibagué y Cali. Es una obra de teatro muy divertida, con un tinte político.

¿Cómo será el regreso de ‘Hasta que la plata nos separe’?
Vamos a hacer la obra de teatro en enero. Estará gran parte del elenco. ¡Ya verán ese reencuentro! Han pasado 10 años y es impresionante la recordación que genera la novela. La gente sigue pidiendo productos, es interesante devolverle ese cariño.

Natalia Ramírez es la productora y después del éxito rotundo de ‘Betty La Fea (en teatro)’, se arriesgó con este proyecto. No era fácil reunirnos. Eso también permite valorar a nuestras producciones y es chévere. Los televidentes quieren ver a los personajes de los que se enamoraron. Están Méndez y Alejandra Maldonado, con todos los empleados de ColombiAutos.

RCN es el patrocinador y Fernando Gaitán escribirá la obra. Estará en el teatro Colsubsidio.

¿Vio la versión mexicana?
La verdad la vi una vez, pero no me cautivó. No volví a verla.

¿Cómo maneja los complejos horarios de trabajo, con el tiempo en familia?
Pues creo que como muchas madres colombianas trabajadoras, hay que distribuir bien los horarios. Además Beto (Alberto Gaitán-su esposo-) está muy presente. Hasta hace dos años teníamos una niñera maravillosa, también están las abuelas y el abuelo. Tengo una red familiar de apoyo importante.

Hay unos días en los que estoy mucho con ellas, hay otros en que no puedo. Pero tiene sus ventajas, ¡así no las canso!

¿Es regañona?
Cristal y Luciana, como todas las hijas, dirán que sí (Risas).

¿Cómo son ellas?
Son niñas normales, que han sido muy afortunadas y han tenido muchas oportunidades, hay que enseñarles que no siempre se tiene todo.

Mi tarea es inculcarles compasión, que no es lástima, es ponerse en el lugar del otro. Algo así como, a mí no me gustaría que me mataran, entonces ¿por qué le haría eso a otro ser?

¿Hablemos de la parte espiritual?
Cada vez me convenzo más, que todos somos uno: los pájaros, los animales, los humanos, las plantas. Creo que lo que haga bien para mí, se va a reflejar en los otros. Somos cocreadores del mundo que estamos viviendo; malo, doloroso o maravilloso, todos hacemos parte de esto.

Pienso que si yo quisiera evitar el sufrimiento, debería hacer lo que esté a mi alcance, para evitarlo. Es como la ‘Guerra de las Galaxias’, se trata de jugar del lado de la luz, porque el lado oscuro también es poderoso.

EN BREVES

¿A qué le teme?
A la no
consciencia. Eso
trae tristeza, trae ruina, trae
sufrimiento.
El dolor es algo a lo que
creo, todos le tememos.

¿Malgeniada?
Con Alejandra Maldonado creé
muy mala fama
(Risas). No soy
tan malgeniada como Alejandra
y gracias a ella aprendí a explotar.
Antes de ese
personaje nunca lo había hecho.
Hay que tener
un equilibrio y aprender a
decir las cosas a tiempo.

¿Es embajadora de Unicef?
Sí. Creo que más allá de tener fama o reconocimiento, la gracia de esto es poder “invertirlo” en ayudar. Recientemente corrí la carrera 10K y me fue bien. Me entrené haciendo Step ahead (el negocio de mi esposo), son unos fitness estudios para entrenamiento integral. Se trabaja haciendo cardio, pero también musculatura.

¿Qué piensa de las religiones?
Soy católica, pero las respeto a todas: musulmanes, hinduistas y hasta a los ateos. No obstante creo que éstas han manipulado política y económicamente a la gente, en pro de sus intereses. Creo en promover la compasión, pero no vista como lástima, sino como ponerse en el lugar del otro y eso es supremamente complejo. Cómo mirar con compasión a un violador de niños y entender que es el resultado de todos nosotros. Eso no significa que lo esté justificando, es importante que cada uno asuma las consecuencias de sus actos. Lo ideal es que haya un sistema que haga respetar la sanción y es triste cuando falla.

Desde twitter ha emprendido una campaña para informar sobre nutrición infantil. Háblenos de esto.
Estoy trabajando con RedPaPaz, una organización que se creó hace cerca de 15 años y ayuda con la prevención de la pornografía infantil y el tema de nutrición, entre otros.

La mala alimentación está relacionada con mala información. Hace unos años tuve que viajar a grabar ‘Dónde carajos está Umaña’, en un pueblito (como la mayoría de zonas de Colombia), lleno de árboles frutales. Lo paradójico era que le daban la fruta a los pájaros y los niños desayunaban chitos con gaseosa.

Es muy triste ver en Colombia niños barrigones, llenos de parásitos, mal nutridos, cuando los árboles están al lado. En el desierto del Sahara es complicado, pero… ¡en Colombia!

Hay una gran responsabilidad de dar información correcta si la sabes. Hay muchos temas que desconozco, pero en este caso me gusta publicar en mis redes sociales. Los niños siempre me han interesado mucho, incluso desde antes que tuviera hijas.

Llegó Navidad, ¿tiene un recuerdo que pueda compartir con nosotros?
Siempre me gustó mucho el árbol, el pesebre, las novenas, la pólvora. Mi papá era especialista en globos, y lanzarlos era lo máximo.

¿Cómo la celebra ahora?
A mis hijas les encanta el Halloween y la Navidad, hacemos el árbol después del 8 de diciembre. Tratamos de cantar villancicos, así solo estemos dos personas. Mi esposo tiene la costumbre de hacer la tradicional carta al ‘Niño Dios’.

¿Las niñas creen en Él?
Sí, pero tienen serias sospechas de que hay un híbrido entre Papá Noel y el ‘Niño Dios’. Cuando viajamos lo celebramos antes con los abuelos y con los tíos. Siempre estamos juntos, repartimos regalos y la pasamos muy bien.

¿Cuál es el próximo deseo que le pedirá a Papá Noel?
Me gustaría vivir en otro país. Seguir aprendiendo, ser mejor actriz, tener más retos, conocer libretistas, actores y directores. Tener la sabiduría para criar a mis hijas y que sean seres reproductores de luz. Que mi casa y toda la gente a mi alrededor tenga salud. Ser un instrumento para generar cambios de consciencia para mí y los que me rodean.

¿Qué proyectos vienen para el 2018?
Muy probablemente haga un unitario para Univisión. Los ensayos de ‘Hasta que la plata nos separe’ y tenemos una gira con ‘Hay un complot’ por varias ciudades de Colombia.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here