LORENA DE LA CRUZ – VEINTE AÑOS DEDICADOS AL ARTE

0
192

“La danza es la más sublime, la más emotiva, la más bella de todas las artes, porque no es una simple traducción o abstracción de la vida. Es la vida misma”, con esta frase, Lorena de La Cruz evidencia la pasión y el amor que la ha conmovido desde sus inicios.

Por. María Claudia Spataro
Fotos y agradecimientos: Zólushka Ballet Studio.

Una disciplina que para Lorena de La Cruz, directora de la academia ‘Zólushka Ballet Studio’, es más que esto, es una forma de vivir, de respirar, de expresarse y de volar.

La danza para Lorena es una vocación, un oficio que le ha dado grandes satisfacciones a todo nivel. A largo de estos veinte años de actividad de su academia, ha tenido la alegría de ver crecer a sus alumnas y de fortalecer el Ballet en el país. “Cada vez hay más niñas que quieren dedicarse a la danza; en nuestra escuela tenemos varias alumnas que comenzaron desde los 3 o 4 años, actualmente tienen hasta 20 y siguen amando este arte como el primer día. Es muy satisfactorio verlas crecer en todo sentido”, nos cuenta Lorena.

De la Cruz inició su aprendizaje a los 4 años y recuerda con humor que casi abandona esta disciplina al tener que interpretar un papel que no le agradó. Por fortuna, su destino era seguir
esta pasión, por lo que retomó sus estudios en Incolballet en Cali (en ese momento, era la ciudad donde la danza clásica estaba teniendo un desarrollo profesional serio, ordenado y efectivo). La experta recuerda: “era un programa piloto en Latinoamérica, dirigido por Gloria Castro con el apoyo del Ministerio de Cultura y el gobierno de la Unión Soviética; lo cual en ese momento era arriesgado”.

“Se trataba de un colegio de primaria y bachillerato orientado a la formación de niños y jóvenes con talento para la danza, donde los niños ingresaban seleccionados y orientados totalmente hacia la formación profesional en Danza Clásica, en la cual los mejores profesores
rusos de la época, enseñaban la técnica de la escuela Vaganova”, nos cuenta. “Se trataba de una formación integral que exigía una dedicación casi del 100% al ballet, con jornadas extenuantes de 7:30 a.m. a 5:00 p.m. (muchas veces, se ensayaba hasta las 8 p.m.). Incolballet se convirtió en mi familia, mi profesión y mi pasión”.

“También desde el punto social fue una gran experiencia, ya que estudié con niños de diferentes estratos, algunos con necesidades básicas, que llegaron muy lejos en sus carreras como bailarines”.

Me hace feliz ver en lo que se
ha convertido Zólushka y saber
que contribuimos a la felicidad y
cultura en esta ciudad.

La beca
“Al graduarme de Incolballet, me gané una beca para estudiar en la escuela Vaganova de San Petersburgo (Rusia), ¡la escuela más famosa y reconocida en formación de bailarines del mundo! No lo podía creer, fue un gran honor y aproveché al máximo el año de experiencia en este santuario para el ballet.

Añade: “Mi formación en Incolballet había sido con maestros rusos con la técnica Vaganova, de tal forma que el impacto al llegar no fue tan grande. También tuve la experiencia de tomar clases con el Seattle Ballet de EE.UU. y en Costa Rica. Hice parte de la asociación de danza de ese país; allí inicié la academia Coppelia con gran acogida”.

La vida es una danza
Lorena fue madre muy joven y tomó la decisión de dejar de bailar profesionalmente. Después de dos años de análisis, entendió que quería transmitir sus conocimientos y enseñar la técnica con la cual fue formada; abriendo las puertas de su academia a todas las personas (incluso aquellas que no tuvieran las características físicas que se requieren para la danza), pero que amaran esta disciplina. “¡Hoy veo los resultados!”, dice.

El Principito
El pasado 10 de junio, fuimos testigos de la madurez que ha alcanzado Lorena como directora y artista. Para celebrar los 20 años de su academia, eligió “El Principito” de Antoine de Saint Exupery y un equipo de trecientos bailarines en escena (desde los 2 años y medio), que transmitieron su evolución. Disfrutamos de principio a fin este montaje impecable, tanto en la escenografía, como en la coreografía y el vestuario.

“No es fácil transmitir los bellos mensajes de Antoine de Saint-Exupery; desde niña me ha encantado este libro. Continuamente busco obras que enriquezcan la formación de los alumnos y sensibilicen a las personas. Fue muy grato ver la escuela entera danzando. Indudablemente la evolución de la academia a lo largo de estos veinte años es evidente”, concluye Lorena.

Zólushka está
a cargo del programa
de ballet del Colegio Nueva Granada.
“Tenemos un programa
desarrollado para que
sea lo más cercano a la
formación de nuestra academia”.

Zólushka Ballet Studio
www.zoluskaballetestudio.com
Teléfonos:
(57+1) 2148713 – 2143827
Cra 13 A No. 108-36, Bogotá -Colombia
info@zolushkaballetestudio.com

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here