Según la práctica, el licor ayuda a desinhibirse un poco para tener un mejor encuentro sexual. Sin embargo,  los resultados no siempre son positivos ya que algunas veces se cae en excesos. Femme se asesoró de  expertos en el tema para brindarles una información confiable. Beber entre dos y tres copas puede llevarlos a tener un final feliz, aunque, la cantidad y el efecto varía en las personas.

Por. Ángela Cruz
Asesoría: Ezequiel López Peralta – Psicólogo y Sexólogo Clínico
Fotos: Bodegas Collado – Diario Extra – Infobae

Ezequiel López Peralta, Psicólogo y Sexólogo Clínico explica que el licor puede ser afrodisíaco en la medida en que puede bajar las defensas psicológicas, es decir, pensamientos automáticos que a veces actúan como barrera en algunas personas.

“Dependiendo del contexto y del tipo de bebida, es parte del ambiente erótico y favorece el aumento del deseo y de la excitación sexual. Sin embargo, pasado el umbral de tolerancia -que es particular en cada persona-, el licor se convierte en un inhibidor de los reflejos sexuales, es decir, de la excitación y del orgasmo. Además, se puede incurrir en conductas torpes, desagradables, promiscuas o incluso violentas”, afirma Ezequiel.

“En cuanto a qué licor consumir, va de acuerdo al gusto, algunos prefieren cerveza, otros, bebidas blancas como el whisky, el ron, el tequila o el aguardiente. Sin embargo, el vino y el champagne, están más asociados a la sensualidad y al erotismo. El tipo de bebida que compartas habla de qué tipo de estilo es el tuyo, si más sexual o más erótico”, agrega.

Efectos del licor en la sexualidad
Sabemos que el alcohol y la sexualidad se relacionan con frecuencia. En la descripción que harían la mayoría de las parejas de un encuentro íntimo “ideal”, un buen vino, champagne o coctel seguramente formarían parte de él. Algunas bebidas alcohólicas dejan un sabor especial en la boca y producen ciertas desinhibiciones que orientan el camino hacia un encuentro apasionado. Hay personas que encuentran en el licor un instrumento para superar barreras; deben tener cuidado con caer en la dependencia. “Algunos hombres hacen uso de las bebidas alcohólicas para mejorar su rendimiento sexual en lo referente al retraso de la eyaculación, lo que obviamente no es una solución y puede terminar en una disfunción eréctil”, señala Ezequiel.

Otros efectos de los excesos

• Menos erecciones en hombres.
• Resequedad vaginal.
• Fatiga.
• Dolores de cabeza.

Sin embargo, este polémico tema tiene tintes culturales y sociales, hay seguidores y detractores, estos son  otros conceptos:

Martín Auzmendi, periodista experto en comidas y bebidas, explica que técnicamente no existen las bebidas afrodisíacas, pero que cada uno sabe cuál es la que le genera sensaciones especiales, “creo que tiene que ver con la relación de uno con cierta bebida, puede ser el perfume del gin, la madurez de un scotch o hasta la historia escrita en una etiqueta que te erotice”.

Luciano Sosto, sommelier y wine consulting, asegura que “las bebidas alcohólicas son afrodisíacas porque estimulan los sentidos del gusto y del olfato, son desinhibidoras, actúan directamente sobre el sistema nervioso central provocando un aumento de la libido y la excitación, favoreciendo la aproximación sexual”.

Y entonces… ¿qué tomar?  Los expertos recomiendan:

Primera cita
Champagne por su elegancia, tradición, prestigio y glamour, además las burbujas producen un gran efecto.

Para una ocasión especial
Definitivamente hay bebidas para cada situación, aquí sería ideal solamente un trago de whisky, pues no hay que perder la cordura.

Para todos los días
En este caso se aconseja la cerveza y el vino ya que su grado de alcohol es relativamente bajo.

Para una noche de pasión intensa
Se recomienda el Mezcal, (Tequila), un destilado mexicano del jugo fermentado de varios tipos de agave (cactus).

Por ahora queda en sus manos, la decisión de saber tomar o no, en un encuentro sexual.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here