“LIBERANDO IDEAS” MÁS ALLÁ DE LAS REJAS

0
88

“Liberando Ideas” del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), aborda los desafíos sociales por medio de una convocatoria de soluciones innovadoras en América Latina y el Caribe, que ofrezcan una segunda oportunidad a los reclusos.

Fotos. Cortesía Fundación Acción Interna

Cuando una persona ingresa al sistema carcelario se ve privada de su libertad y se ve obligada a desprenderse de todo aquello que ama, sus seres queridos, su casa, los lugares que solía frecuentar, el empleo, todo lo material y lo inmaterial, como el autoestima, la identidad, los sueños y las metas. En América Latina y el Caribe hay 1,5 millones de hombres y mujeres en prisión.

Al cumplir la condena y salir del encierro, los individuos deben enfrentar múltiples retos, ¿qué hacer?, ¿a dónde ir? Muchos no encuentran respuestas, por lo general su familia los abandonó y se ven obligados a deambular, al no hallar un rumbo en una sociedad que les cierra las puertas por su pasado.

Johana Bahamón Gómez Directora de la Fundación Acción Interna

Contar con una familia y un empleo son factores indispensables para facilitar su proceso de reinserción social, clave para reducir la probabilidad de reincidencia y aumentar la seguridad de la comunidad. Una reinserción exitosa permite que las personas se conviertan en ciudadanos capaces de contribuir a la sociedad, la economía y a sus familias.

El camino de regreso es largo y complejo; en muchas ocasiones ni la sociedad, ni los reclusos están preparados para ello. Proporcionar las herramientas necesarias es una tarea nada fácil para los más de 117.000 reclusos que existen en Colombia, según datos de la Defensoría del Pueblo. Por ejemplo, se estima que la región destina el 0.15% del PIB al sistema penitenciario, y lo invertido en programas de reinserción no supera el 1% de ese gasto.

¿Cómo reducir la estigmatización y promover la reinserción laboral? El Banco Interamericano de Desarrollo cree que las soluciones a los desafíos deben surgir por diseño de mejores políticas, enfocadas desde la innovación social para construir puentes entre mundos de problemas y soluciones. Así nace “Liberando Ideas”, iniciativa liderada desde la División de Competitividad e Innovación del BID.

“Liberando Ideas” aborda los retos a través de una convocatoria de soluciones innovadoras en la región. Respuestas enfocadas desde tecnología, emprendimiento, comunicación, capacitación e inserción social, investigación y análisis de políticas públicas. El llamado para ofrecer una segunda oportunidad a los reclusos, está dirigido a personas y organizaciones de diferentes sectores, apuntando a crear sociedades más equitativas.

Restaurante Interno, ejemplo de oportunidades
El 15 de diciembre de 2016 abrió sus puertas a propios y visitantes el Restaurante Interno de la Cárcel Distrital de Mujeres de San Diego, en Cartagena; ejemplo de “Resocialización, Reconciliación, Oportunidades y Libertad”, único en la región. Este proyecto encabezado por Johana Bahamón y su Fundación Acción Interna, ganó la convocatoria del BID, “Liberando Ideas”.

“Todos los días en Interno son diferentes” afirma Luz Adriana Díaz, supervisora de la iniciativa desde la Fundación Acción Interna. Al mes reciben entre 450 a 500 comensales, una respuesta positiva y de aceptación a políticas innovadoras. Gracias a esta idea vanguardista, la población civil ha iniciado una transición para romper esquemas, reconociendo al recluso como un ser humano y no como un error.

Alegría, re – evaluación de los valores familiares y certidumbre de las oportunidades que llegarán junto a la libertad, son algunos de los ingredientes con los que las reclusas vinculadas a los programas del proyecto Taller Productivo Interno, y sus familias, ‘cocinan’ una segunda oportunidad de vida y una confianza renovada en el futuro.

Ejemplo de logro de este programa es el de Jackelin Granados, una joven de Arjona (Bolívar), municipio que está muy cerca a Cartagena. Ella ocupaba el segundo mando en la cocina de Interno. Agosto trajo para ella aires de libertad y la posibilidad de ser asistente de cocina en el Fenix beach Club, en la Isla Tierra Bomba. “Jackelin es otra de las internas que ha podido tener el beneficio de la segunda oportunidad” afirma Johana Bahamón.

También Restaurante Interno está teniendo resultados positivos dentro del ambiente carcelario. Así, el consumo de psicoactivos ha disminuido en un 40% dentro del penal, mientras que la capacitación y la educación se han convertido en las principales herramientas de resocialización. Un medio ambiente más sano y digno se ha creado; las reclusas han adquirido hábitos como la legalidad, la institucionalidad, el aseo y la comunicación.

Hoy por hoy, se está analizando replicar este empoderamiento femenino en la cárcel de San Andrés y Riohacha, y crear una panadería en el centro de Cartagena.

Los retos son constantes, a futuro el más importante es “EXTERNO”, que será la continuación de la resocialización. Un taller productivo abierto al público, que permitirá a las interesadas finalizar su proceso resocializador cuando recobren la libertad, y comenzar una sana reinserción social.

La Fundación Acción Interna y el BID planean seguir sumando esfuerzos y conocimientos, en busca de óptimos resultados en la población carcelaria de Colombia.

¿Quieres conocer más? Visita el blog www.iadb.org/liberandoideas

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here