LAS PEQUEÑAS GRANDES PROMESAS PARA QUE TU RELACIÓN DURE

0
1305

“Hasta que la muerte los separe”, dice el padre en la iglesia, otros simplemente se juran amor eterno mutuamente, no necesitan de jueces o pastores que les den su bendición. Sin embargo, las parejas que deciden vivir juntas tienen el mismo objetivo, estar enamorados por el resto de sus vidas. Algunos, tal vez muy pocos lo logran, otros, aseguran que a los cinco años se acaba el amor, en fin, es un tema muy subjetivo y ¿por qué no?, tiene hasta un tinte de “suerte”. Lo importante aquí, es luchar contra todo pronóstico negativo y nunca decir la frase: “se nos rompió el amor”, como la canción de Rocío Jurado.

Por. Ángela Cruz
Fotos: pexels.com

Si lo que queremos es amarnos con nuestra pareja toda la vida, hay que construir y luchar diariamente. Los amores de película también tienen problemas y dificultades, por eso es indispensable construir un lazo muy fuerte, a prueba de vendavales de tentaciones, tsunamis de dudas y terremotos de intolerancia.

El paso del tiempo puede poner en riesgo la relación, pero si el amor existe, se puede restaurar.

Lo que sí es cierto, es que el amor no solo está orientado por el corazón, también es un acto racional, que podemos manejar desde el cerebro, así lo define el científico colombiano, Rodolfo Llinás: “es un estado de seres inteligentes que se caracteriza por patrones de comportamiento en responsabilidad, reflexión y retroalimentación. No traicionar a la persona amada es un acto heroico, de inteligencia pura. Amor es compromiso y cerebralmente está en el cerebro truhán, donde existen patrones de acción fijos. Uno no se enamora de una mujer porque tiene unas tetas buenísimas, uno se enamora de su cerebro, porque con él se interactúa y se avanza. Amar es cerebralmente un baile y hay que bailar con el que pueda danzar con el cerebro de uno. Encontrar eso es muy difícil; hallarlo es un tesoro”.

Después de entender y reflexionar sobre esta definición de amor, ratificamos que sí se puede construir y mantener con mucha inteligencia y decisión, algo como, estoy con alguien porque quiero y en esa medida decido respetar y amar por convicción.

A continuación los dejamos con algunos consejos para alimentar su relación.

1.Nunca se acuesten enojados: hablar, escuchar y perdonar es muy importante, pues si no se arregla el inconveniente, la noche pasa entre sufrimientos y reproches que nos despertarán el rencor, enemigo peligroso en las relaciones.

2. Confíen en su pareja: la desconfianza y los celos serán el inicio de muchos problemas donde la duda ofende profundamente y crea sentimientos de prevención.

3. El respeto: es sin lugar a dudas la base de una relación sana, donde no existe, ni se acepta ningún tipo de maltrato.

4. La comunicación: es imprescindible en todo momento, comentar el día a día, decir en el momento indicado algo que causa molestia, expresar todos los sentimientos es muy sano para la relación.

5. Sorprenda a su pareja: un pequeño mensaje de amor, un dulce o una llamada solo para decir cuánto lo o la extrañas, será una inyección infalible de amor puro.

6. Perdonar y olvidar: las peleas deterioran y hacen daño en la relación, por eso cuando llegue este momento, solo mencione el problema actual, no traiga a colación inconvenientes pasados.

7. Innovación: planes, viajes, cenas o un simple café al salir de trabajar, serán la excusa perfecta para recordar la época de conquista y hacerle saber la importancia de por qué están juntos.

8. Reír: el sentido del humor es muy importante, busquen actividades donde puedan ponerlo en práctica, ver una película divertida es una buena opción.

9. La gratitud: es tal vez uno de los valores que no se practica con mucha frecuencia, en la relación de pareja es muy positivo demostrarle lo especial que es para usted y decirle lo gratificante que es estar a su lado.

10. El apoyo: sin importar las circunstancias, ni los momentos, debe ser incondicionalmente el soporte de su pareja, su máximo confidente y su mejor amigo.

11. No se juzguen: nadie es perfecto. Su pareja es su cómplice, el objetivo es la felicidad mutua.

12. Acuerden sus espacios: traten de coordinar esas actividades en el mismo momento para no tener complejos de culpa o despertar la soledad del otro.

13. Acéptense como son: cada persona es única, cuando pretendemos cambiarla vulneramos su libertad y al final caemos en reclamos e intolerancia.

14. Vivir para los dos: cuando se deja de compartir el día a día se corren riesgos, es una línea muy delgada donde no se puede perder la individualidad, pero tampoco se puede perder la vida en pareja, donde los sueños y objetivos son los mismos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here