LA NOVIA DE CUPIDO

0
110

Siempre se habla de Cupido como el dios del amor, el encargado de flechar y formar las más impensadas parejas de enamorados…. Pero ¿y él qué? Pues es hora de saber la respuesta…

Cuenta la leyenda que en un reino existían tres princesas. Las dos mayores eran muy hermosas, sin embargo, su belleza se veía opacada por la de su hermana menor, que era comparada con una ‘divinidad’, se trataba de Psique.

Su belleza era tal, que muchos llegaron a creer que era la reencarnación de la diosa Venus. Por contemplarla, los humanos olvidaban llevar sus ofrendas a los templos de la verdadera diosa y lentamente empezaron a quedar abandonados.

Celosa de que Psique la estuviera ‘desplazando’, Venus planeó su venganza y encomendó a su hijo Cupido (conocido por los griegos como Eros), para que le disparara una flecha y ella se enamorara del hombre más feo del mundo.

Flechado de amor
Sin embargo, el plan no resultó como esperaba. Cupido se pinchó accidentalmente con una de sus flechas, quedando locamente enamorado de la princesa. El carismático dios cayó víctima de su propio invento.

Mientras tanto los padres de Psique, preocupados porque su hija seguía soltera consultaron al oráculo, que aseguró que deberían llevar a la princesa a lo alto del monte Céfiro, en donde sería desposada por un monstruo. Resignada a su destino Psique emprendió camino.

El dios suplicó a su madre y a Zeus , que les permitieran casarse. Los dioses conmovidos por este amor, convirtieron a Psique en una diosa para que pudiera reunirse con su amado .

Al llegar a la montaña, halló un hermoso castillo e innumerables joyas. Al anochecer recibió la visita de su esposo, que no era otro que Cupido, quien había sobornado al oráculo para engañar a Psique y que jamás se enterara de su verdadera identidad.

Secreto en la oscuridad
Cupido le anunció que solo podría visitarla en las noches, al mismo tiempo le hizo prometer a Psique que jamás podría prender la luz cuando estuviera con él, pues temía ser descubierto.

El tiempo pasó y las hermanas de Psique fueron a visitarla. Ella les explicó que el “monstruo”, la trataba maravillosamente y al ver los lujos con los que vivía, sintieron una profunda envidia. Entonces la convencieron de que su esposo era un ser despreciable y debía acabar con él.

La manipulada Psique esperó a su encuentro nocturno, se armó con una daga, encendió una lámpara para observarlo mientras dormía y quedó prendada de la belleza del dios. Irritada por el engaño tomó las flechas para atacarlo, entonces la joven se pinchó y de inmediato quedó enamorada de él. Cupido despertó y exclamó: “el amor no puede vivir donde no hay confianza” y se alejó para no regresar.

Buscando el amor
Arrepentida Psique buscó a su esposo por el mundo, pero fue imposible hallarlo. Entonces la diosa Deméter, le sugirió que para encontrarlo debía visitar a Venus, su suegra. La joven se dirigió al templo, allí Venus le pidió como condición que superara tres pruebas.

La primera era ordenar el grano (como lo había hecho previamente en el templo de Deméter), pero en un tiempo imposible de cumplir. Cupido, que aún estaba enamorado de la princesa, envió unas hormigas para que le ayudaran a cumplir con la meta.

Furiosa Venus le asignó una segunda prueba, debía esquilar unas ovejas que producían lana de oro. Psique nuevamente recibió ayuda divina, el dios del río le explicó cómo debía recolectar la lana sin peligrar. Así la obtuvo y se la llevó a Venus.

En la tercera prueba, la diosa le pidió a Psique bajar al Hades y hacer que Proserpina le diera un poco de su belleza en una caja. Psique pensó que la muerte era el camino más rápido para entrar al Hades, pero cuando iba a lanzarse por un precipicio una voz la detuvo, le enseñó un camino directo.

Llegó hasta Proserpina, que sin problema le entregó parte de su belleza para Venus. Cuando estaba de regreso al mundo de los vivos, Psique abrió la caja para coger un poco de belleza y reconquistar a Cupido, pero halló un vapor infernal que la sumió en un adormecimiento casi mortal.

Cupido acudió en su auxilio y le permitió salir del letargo. El dios suplicó a su madre Venus y a Zeus, que les permitieran casarse. Los dioses conmovidos por este amor, convirtieron a Psique en una diosa para que pudiera reunirse con su amado.

Felizmente Cupido y Psique, se unieron tras duras pruebas. De esta unión nació una hija llamada Voluptas, cuyo nombre significa ‘placer’.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here