Una extraña relación.
Hablar de esta pareja es evocar un amor de leyenda; uno que nació de una infidelidad, que afectó la unidad de The Beatles, que soportó 20 meses de separación, tres abortos involuntarios y que finalmente terminó con la muerte inesperada de John.

El 9 de noviembre de 1966, mientras la artista japonesa Yoko Ono se preparaba para su exposición de arte en la Galería Indica de Londres, John Lennon arribó. Para entonces, el artista ya era considerado toda una leyenda musical, mientras que Yoko, 7 años mayor que él, cautivaba al público con su arte. La obra “Clavar un clavo” (la cual consistía en que los visitantes clavaran un clavo en una tabla de madera), cautivó a Lennon y fue la excusa perfecta para entablar una conversación.

Para entonces John estaba casado con Cinthya Powell, con quien tenía un hijo: Julian. Sin embargo, su atracción por Yoko fue más fuerte. En 1968, la relación terminó oficialmente y se dio inicio a una de las más emblemáticas parejas de la historia. Yoko Ono por su parte, también se había casado dos veces anteriormente y tenía una hija. Ella tuvo que pagar un precio bastante alto por asumir esa relación ya que como retaliación y a pesar de las normas que protegían a la madre, su exesposo secuestró a su hija y le impidió que la acompañara por mucho tiempo.

Ese mismo año, Ono quedó embarazada pero perdió al niño, al cual registraron como John Ono Lennon II el 21 de noviembre de 1968.

La guerra terminó
La pareja coincidía en su pasión por el activismo social, estaban en contra de la guerra de Vietnam, luchaban por la igualdad de generó, el respeto por los animales y el cuidado medio ambiental. Un año más tarde se casaron en Gibraltar el 4 de marzo y pasaron su luna de miel en Ams-terdam, en donde no dudaron en poner múltiples letreros promoviendo la paz; a ese episodio se le denominó “encamada por la paz”, un par de meses después esa misma actividad se repetiría en Montreal (Canadá).

En 1970 el cuarteto de Liverpol se separa. Muchos biógrafos de la pareja y el grupo afirman que en la decisión tuvo mucho que ver Yoko, quien no se llevaba muy bien con algunos integrantes.

La relación continúo y cuando la pareja llevaba 3 años de unión, Yoko sorprendió a May Pang (asistente personal de John), con una propuesta: “ahora estamos un poco alejados con John, deberías entablar una relación con él. Tú le gustas mucho”. La secretaria en medio de la sorpresa accedió, esta relación duró cerca de 1 año y 8 meses, tiempo en el cual el compositor y cantante británico hizo acercamientos para reconciliarse con los miembros del grupo, amistades y familia.

Sin embargo, el amor de John y Yoko renació. Desde entonces nunca más se volvieron a separar, de esa unión nació Sean Lennon. Después de tres abortos involuntarios la artista japonesa le pidió a su pareja que se encargara de la crianza del niño, fue así como en 1975 John se alejó por 5 años del mundo musical y se dedicó a su labor como padre y ‘amo de casa’.

La pareja fue muy feliz, hasta que un fatídico 8 de diciembre de 1980, justo después de una grabación en Record Plant, John regresaba para revisar que todo estuviera bien con su hijo Sean, entonces fue atacado por Mark David Chapman, quien con 4 disparos le arrebató la vida.

Hasta la actualidad Yoko Ono sigue compartiendo el mensaje de su esposo, buscar que la paz inunde este planeta.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here