Es evidente que visitar París (Francia) y sus lugares emblemáticos, es caer rendido ante su belleza y estar para siempre enamorado de todos los rincones de la bien llamada “Ciudad Luz”. Pero haciendo a un lado la belleza que nos impacta, quisimos darle gusto a nuestro sentido del gusto. Este juego de palabras ratifica algo que todos  sabemos y es la importancia de la gastronomía francesa, conocida en el mundo entero.

Por. María Claudia Spataro
Fotos y agradecimientos: Au de Montagut – Directora Adjunta de Comunicaciones
Le Bristol Paris/ Tel: +33 1 53 43 43 34 Fax: +33 (0)1 53 43 43 34/ AMontagut@
lebristolparis.com
Le Bristol Paris, 112 rue du Faubourg aint Honoré/ 75008 París – Francia.
www.lebristolparis.com

En ese país, las personas viven degustando buenos sabores, es parte de su cultura rendir una especie de culto a la  buena mesa. Sin hacer a un lado los vinos, por supuesto, que acompañan espléndidamente los diferentes platos;  sabores salados y dulces hacen la delicia de miles de exigentes paladares. Nuestros invitados, en esto, sí que son expertos.

Onces para reyes y reinas
Vamos a tomar el Té, o “Le Goûter” acompañado de la mejor “Pâtisserie Française”, en uno de los cinco bien llamados hoteles – Palacio en París, son hoteles cinco estrellas, donde con solo entrar, uno se siente una de ellas. Tuvimos la oportunidad de tomar el Té, en el Hotel Bristol París y les contamos detalles de esta increíble tarde.

El Tea Time puede ser servido en el Café Antonia. Está inspirado en el espíritu de María Antonieta, musa del lugar y a quien su madre María Teresa de Austria, llamaba así. El retrato de la reina, hace parte de la colección privada del Bristol.

Con el café Antonia, el hotel terminó su remodelación en el 2010. La decoración transmite la serenidad y elegancia de la vida parisina; encierra el arte del saber recibir y rodearse de elementos que no pasan de moda para acoger a su clientela cosmopolita. Los colores rosa, beige y blanco en contraste con la madera de su mobiliario Luis XV y Luis XVI, complementan el conjunto con las preciosas lámparas de la época.

le_bristol_paris_nouveau_jardin_3330Aprovechamos un tímido sol de tarde y tomamos el té en el jardín, lo cual, fue tan agradable y especial como haberlo hecho en el salón Antonia. Cantidad y variedad de flores adornan el interior del bello edificio del siglo XVIII situado en el corazón de París. Aquí están organizadas las mesas con detalles especiales en su vajilla, cristalería y cubertería de plata marcada con el nombre del hotel. La esmerada atención de los meseros y la deliciosa pastelería del chef Pâtissier Laurent Jeannin, hacen que realmente sea un plan inolvidable, el cual recomendamos a los  visitantes de esta bella ciudad.

En repostería las especialidades del chef, van desde el clásico ‘Eclair’ con chocolate, hasta la sorprendente “religieuse banane passion” o religiosa de maracuyá (las tradicionales son con crema de caramelo y chocolate); pasando por el mini croissant relleno de salmón ahumado, pequeños club sándwiches o bocados salados (“bouchées salées”), los muffins de avellanas, las canastas de frambuesa y crema pastelera, pequeñas tortas de zanahoria y anís, macarrones, en fin, toda la pastelería y la “sélection de petits fours” (pastelitos) que nos ofrecen en el porta postres al preparar la mesa para el té, son una delicia.

tea_time_cafe_antonia_6979Laurent Jeannin, realmente nos brinda un viaje al corazón de los sabores, mezclando con dominio los clásicos, con las combinaciones inéditas.

A la imagen de la musa María Antonieta, el chef le dedicó una creación exclusiva que se puede degustar a petición especial: el “Antonia”, tiene todo para volverse la repostería emblemática de la nueva carta, es una galleta empapada de vainilla bourbon y jengibre fresco, en alianza original alrededor del chocolate blanco y de la toronja rosada. ¡Espectacular!

En este país, las personas continuamente degustan buenos sabores, es parte de su cultura
rendir una especie de culto a la buena mesa.

Pasión Creativa
El Chef Pâtissier, Laurent Jeannin, llegó al Hotel Bristol en el año 2007. Se formó en la pastelería a los quince años con un CAP Pâtissier – Chocolatier – Confiseur – Glacier à Avermes. Lleva casi 20 años en el oficio.

Curioso, inventivo, hace de sus viajes, de sus reuniones o simplemente de su cotidianidad, una perpetua fuente de inspiración. Jugar con las texturas y los sabores para inventar nuevos postres, mantiene su capacidad creativa.

Ama los sabores ligeros que nos sumergen en un universo diferente, y dice que se alimenta del placer que da a las personas “Je me nourris du plaisir que je donne aux gens”. ¿El precio? Razonable, entre 55 y 80 Euros para dos personas. Si planea viajar, no olvide incluir esta maravillosa tarde de té parisino, entre sus visitas.

Los cinco hoteles Palacio en París

LE BRISTOL
LE GEORGE CINQ
LE MEURICE
LE RITZ
LE PLAZZA ATHENÉE

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here