Es una ciudad con el atractivo de las grandes capitales. Dar un tranquilo paseo por el núcleo histórico, visitar  sus monumentos y museos, recorrer cómodamente sus calles y plazas disfrutando de los servicios turísticos,  de la oferta cultural, de los festivales, los restaurantes, etc., es todo un placer. En esta edición nos trasladamos al viejo continente, buscamos un destino fuera de lo común, pero muy completo y… lo encontramos.

Por. Cristy Jiménez
Agradecimiento. JOHANA HERNÁNDEZ MARTÍNEZ

Ya habíamos oído hablar varias veces sobre este destino, estábamos en Barcelona como parte de unas inesperadas vacaciones por Europa. Varios de nuestros amigos constantemente nos repetían– ¡No se pueden ir sin conocer Girona! Allá grabaron ‘Juego de Tronos’ y es espectacular-. Tan solo nos separaba una hora en tren de tan magnífico destino, habíamos cruzado el Atlántico con ansias de conocer el mundo, en una travesía de amigas y por supuesto, no íbamos a desaprovechar tal oportunidad.

Sin mayor espera, nos aventuramos y descubrimos un hermoso destino cargado de historia, cultura y modernidad. Es muy fácil entender porque fue el escenario elegido por la producción para desarrollar la sexta temporada de la famosa serie que se desenvuelve en el Medioevo.

Más allá de la TV
La estación de tren queda muy cerca de la zona histórica, después de unos cuántos minutos de caminata, ya estábamos inmersas en esta fortaleza con más de dos mil años de antigüedad. Sí, aunque no lo crean, Girona fue construida en el año 79 antes de Cristo, por un grupo de Iberos (pre- romanos).

Sus muros han sobrevivido innumerables batallas: la toma del Imperio Romano, la conquista musulmana, su lucha con el Imperio Carolingio y hasta la guerra independentista española. En sus callejuelas, aún quedan evidencias de ese paso histórico, que cada vez le añade más valor por su supervivencia.

Al ingresar a la parte histórica el río Oñar nos da la bienvenida, unas coloridas casas posadas en su ribera adornan el entorno, el cielo azul y un hermoso espejo de agua, hacen del paisaje una digna obra de arte para contemplar.

El siguiente paso es recorrer la ciudad amurallada y disfrutar de los detalles arquitectónicos, que en algunos casos (por su estado de conservación), hacen impensable que esta ciudad tenga tal antigüedad. Las estrechas callejuelas se van abriendo paso para mostrar la riqueza  histórica. Uno de los barrios mejor conservados es el barrio judío, que de alguna manera queda como un legado de la influencia que tuvo su cultura en ese lugar.

En 2016, la ciudad fue laureada con el
Premio de Europa, una distinción
otorgada anualmente por el
Consejo Europeo, a aquellos
municipios que hayan hecho notables esfuerzos
para promover el ideal de la unidad europea.

2dTambién se encuentra la Rambla de la libertad, una hermosa callejuela con arcos, en donde hay cafés, restaurantes y tiendas de importantes marcas.

Un paseo por las nubes
Las calles empedradas y un sol resplandeciente acompañan nuestro andar, por lo que se conoce como: el  Paseo por las murallas’. Lentamente vamos ascendiendo hacia la montaña, desde donde se puede apreciar la fortaleza de piedra que contrasta con la ciudad moderna.

La Catedral de Girona posa imponente, su estructura es gigante, tanto que de cerca es difícil captarla completa en fotografías. Desde ese punto, se puede apreciar a lo lejos la Catedral de San Felipe. La que fuera la primera catedral de Girona y que con su arquitectura Gótica y su esbelto campanario de aspecto acastillado, es uno de los edificios más emblemáticos de la ciudad.

En el recorrido por la La Força Vella se pueden apreciar vestigios de construcciones del siglo I A.C. De hecho, esa ciudad primaria permaneció intacta hasta hace mil años, cuando en el siglo XI se empezó a construir la Catedral de Girona, que mezcla estilos desde el Románico (claustro y torre de Carlomagno), hasta el Barroco de la fachada y las escalinatas.

Para este momento, habíamos caminado mucho, pero la expectativa por seguir descubriendo la ciudad no nos dejaba sentir el agotamiento. A lo lejos se escucha el saxo de un músico en la mitad de la calle. Una excursión de colegiales sigue ordenadamente el llamado de su maestra (quien lamenta con su colega la indisciplina de los muchachos), miré a mi amiga y recordamos nuestras viejas excursiones: ¡estamos sumidas en una enciclopedia viviente! –pensamos–.

Mientras tanto la brisa corre suave y nos adentramos en el Museo de arte, que está ubicado dentro de la misma fortaleza y que se suma a otros 6 que complementan la oferta cultural de la ciudad: el Museo de historia de los judíos, Museo de arqueología, Museo de cine, Casa Masó (del arquitecto Rafael Masó), Museo tesoro de la catedral y el Museo de historia de Girona.

20161004_183041GIRONA TODO EL AÑO

Enero: 5 de enero cabalgata de Reyes.
Febrero: Bienal gastronómica de Girona.
Marzo: Semana gastronómica Gerundense.
Abril: Semana Santa con una espectacular marcha de los manaies (hombres disfrazados de antiguos romanos).
Mayo: Girona, tiempo de flores.
Septiembre: Festival de cine.
Octubre: Festival de teatro.
Diciembre: Decoración navideña.

Planes para todos
Aunque Girona es una ciudad relativamente pequeña (en 2014 tenía cerca de un millón de habitantes), ofrece variados planes:

Cultura
Los amantes de la cultura, no se pueden perder la programación anual. Girona es inquieta, curiosa y abierta a diferentes propuestas culturales. A lo largo del año encontrarán festivales de música, cine y artes visuales y escénicas, jazz, arte callejero, guitarra clásica, teatro internacional, teatro amateur y videos.

A propósito de la aparición de esta ciudad en la serie ‘Juego de Tronos’, se ha creado una ruta turística de  cerca de 8 horas haciendo el recorrido por los lugares donde se grabó la serie.

De compras
En la ciudad se pueden encontrar todo tipo de establecimientos, desde el comercio más tradicional hasta tiendas de prestigiosas marcas internacionales, decoración de vanguardia, joyerías de autor, artesanos, anticuarios y productos gastronómicos selectos. El ocio está basado en la idea de tener compras a cielo abierto; desde la calle de la Barca hasta la Emili Grahit son zonas importantes para esta actividad.

Las vías más concurridas comercialmente son: Rambla de la libertad, Ultònia, Calvet i Rubalcaba, Cort Reial, Argenteria, Plaza de Catalunya, Migdia, Ballesteries, Creu, Santa Clara, Sant Francesc, Joan Maragall, Sant Antoni M. Claret y Bisbe Lorenzana.

Naturaleza y salud
Girona es una ciudad privilegiada, pues tiene una riqueza natural importante que se mezcla con su patrimonio cultural. Ríos que penetran en la trama urbana, bosques mediterráneos y de ribera, macizos montañosos como el de las Gavarres, el valle de Sant Daniel, campos, huertas y cultivos dignos de visitar y disfrutar.

Gastronomía
La ciudad tiene gran dinamismo culinario que combina la cocina tradicional y cocina de vanguardia, sin olvidar sus raíces y los productos autóctonos. Ofrece restaurantes con una gran variedad de cocinas —catalana, mediterránea, de mercado y de autor. En esta ciudad se pueden encontrar establecimientos galardonados con estrellas Michelín.

Rumba
Girona ofrece un amplio abanico de establecimientos para disfrutar de diferentes ambientes durante las noches de todo el año. Encontrará locales de ocio nocturno en toda la ciudad, pero especialmente en el centro. La plaza de la Independencia y la plaza de Sant Feliu y sus alrededores concentran la mayor parte de la oferta de establecimientos, desde terrazas donde sentarse relajadamente a tomar algo, hasta los locales musicales con más ambiente.

En fin… se acabaron las vacaciones y el tiempo casi no nos alcanza para semejante recorrido, en efecto los comentarios eran ciertos: ¡Girona es espectacular! Próxima parada… Bogotá.

20161004_170155

En 1856 se inauguró el
actual Puente de Piedra, en sustitución de otro medieval,
que era muy empinado y estrecho. Este nuevo puente
de la época de la reina Isabel II, es el puente histórico más
importante y representativo de la ciudad.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here