EXCESOS QUE DAÑAN

0
1117

Para nadie es un secreto que actualmente la población sufre grandes desórdenes alimentarios por la presión de tener un cuerpo perfecto, donde la publicidad nos bombardea con modelos de talla 6 y hasta 4, vendiéndonos la idea de que es la mujer “perfecta”, que triunfa y enamora. Justo en ese afán caemos en la bulimia, la anorexia y la ortorexia, de la cual hablaremos en este artículo.

Por. Ángela Cruz
Asesoría: Dra. Diana María Salinas BalcázaR – Nutricionista Dietista / nutricion@alangonzalez.com
Fotos: consultandoalhematologo-canalsalud-deportesaludable

El término ortorexia se deriva
del vocablo griego orthos,
que significa ‘justo’
y orexi, que es ‘apetito’, por
lo que literalmente se refiere
al “hambre por la comida
correcta”.

Este desorden en el organismo es causado por la obsesión que tiene un individuo de alimentarse “sanamente”, las verduras, las frutas y los alimentos orgánicos sin conservantes componen su dieta.

Las personas que sufren esta patología se ven obligadas a seguir una dieta que excluye la carne, las grasas, los alimentos cultivados con pesticidas o herbicidas y las sustancias artificiales que pueden dañar el organismo.

En cuanto al tratamiento, la doctora Diana Salinas nos explica que el primer paso es que la persona acepte que tiene un problema que está afectando su salud y su entorno. Lo ideal es asesorarse de un profesional especializado en el tema, que pueda ayudarlo y orientarlo para tener una alimentación que incluya todos los grupos de alimentos según sus requerimientos nutricionales, que sea una alimentación variada, con buenas prácticas de higiene y le permita tener una vida sana.

Las consecuencias de la ortorexia se verán reflejadas en la desnutrición por carencia de macro y micro nutrientes.

La hipovitaminosis, que es el déficit de una ó varias vitaminas, ó avitaminosis, que es la ausencia total de ellas, también afectarán la salud, además de una notoria baja de peso.

Este trastorno es común en las personas que son demasiado estrictas y rígidas en su cuidado, aquellas que quieren alcanzar la “perfección”, que por su trabajo tienen que cuidar su imagen y apariencia física.

Finalmente los dejo con el test -modificado de Bratman- que puede ayudar al diagnóstico:

  1. ¿Pasa más de tres horas al día pensando en su dieta?
  2. ¿Planea sus comidas con varios días de antelación?
  3. ¿Considera que el valor nutritivo de una comida es más importante que el placer que le aporta?
  4. ¿Ha disminuido la calidad de su vida a medida que aumentaba la calidad de su dieta?
  5. ¿Se ha vuelto usted más estricto consigo mismo en este tiempo?
  6. ¿Ha mejorado su autoestima alimentándose de forma “sana”?
  7. ¿Ha renunciado a comer alimentos que le gustaban, para comer alimentos “buenos”?
  8. ¿Supone un problema su dieta a la hora de comer fuera, y esto le distancia de su familia y sus amigos?
  9. ¿Se siente culpable cuando se salta su régimen?
  10. ¿Se siente en paz consigo mismo y cree que todo está bajo control cuando come de forma “sana”?

Si responde afirmativamente a cuatro o cinco preguntas, significa que es necesario relajarse más en la alimentación y si el resultado fue afirmativo en todas, quiere decir que está padeciendo de ortorexia.

Actualmente, la
Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que la
ortorexia afecta al
28% de la población de los países
occidentales, principalmente a mujeres y adolescentes.
Es importante aclarar
que se trata de una obsesión por comer
sano y no por perder peso,
como es el caso de la anorexia o bulimia.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here