La actividad física es una de las claves para vivir sanamente. Sin embargo, no todos los ejercicios tienen el mismo efecto sobre el cuerpo y una rutina acompañada de hábitos de alimentación saludables puede marcar la diferencia a la hora de ver resultados.

Diversos estudios dan cuenta de que la salud se compone en un 30% de actividad física y en un 70% de alimentación. Así, las creencias en años recientes han cambiado: mientras que mantener un estilo de vida saludable solía significar pasar horas y horas en el gimnasio, la tendencia ahora es potencializar el tiempo que se invierte haciendo ejercicio a través del consumo de alimentos que aporten vitaminas y en general doten de energía al organismo, entre otros beneficios. Para ello, es indispensable entender también las grasas y su papel, con el fin de tener una rutina favorable y prolongada.

Por su gran valor energético y nutricional, las grasas son alimentos esenciales tanto para atletas como para aficionados del deporte. A continuación, se presentan tres sencillas recomendaciones al momento de consumirlas, que permitirán alcanzar los mejores resultados.

Grasas diferentes, efectos diferentes

Es importante tener en cuenta que no todas las grasas tienen el mismo impacto sobre el cuerpo. Ácidos grasos como el omega-3 y las vitaminas A y E, presentes en los aceites de canola, soya, en las nueces, salmón, ayudan a contrarrestar la inflamación natural que aparece después de entrenar. Las grasas monoinsaturadas, como aquellas presentes en el aceite de oliva, aceite de aguacate, aceite de coco y los frutos secos, actúan como un importante regulador del sistema cardiovascular, el cual es sometido a niveles de exigencia elevados durante la actividad física. Finalmente, los ácidos grasos de cadena media, que se encuentran en el aceite de coco y en los alimentos derivados de la leche de cabra proporcionan una fuente de energía rápida que activa el metabolismo y mejora la resistencia muscular.

AUACATEEnergía pre-entrenamiento…

El consumo de alimentos pre-entrenamiento es vital para poder garantizar un nivel adecuado de energía, independientemente de si se va a correr una carrera, practicar actividades de bajo impacto como el yoga o alzar pesas en el gimnasio. Durante una sesión de ejercicio, entre el 30% y el 50% de la energía consumida debe provenir de fuentes grasas. Por esto, el no ejercitarse con los niveles de energía, proteína y líquidos suficientes podría derivar en un bajo desempeño, entorpeciendo el logro de metas y resultados. Así, aprender a reconocer cuáles son los alimentos más sanos y energizantes es una tarea primordial para cualquier amante del estilo de vida saludable.

…en las cantidades óptimas

Es necesario alimentarse en las cantidades correctas para poder alcanzar un balance energético óptimo. Durante el ejercicio, se debe garantizar un consumo de grasas suficiente para proporcionar los ácidos grasos esenciales (que el cuerpo no es capaz de producir) y las vitaminas liposolubles, así como contribuir energía para el control del peso.

maxresdefaultPara entender mejor cómo funciona la grasa durante el ejercicio, hay que saber que las células musculares contienen reservas de energía de grasa, conocidas como triglicérido intramuscular. Estas grasas proporcionan la fuente principal de combustible de larga duración al momento de entrenarse en deportes de resistencia como ciclismo, maratones y ultra maratones. Por este motivo, se aconseja consumir alimentos que hidraten, preserven el músculo, potencialicen el rendimiento y los tiempos de recuperación, hasta tres horas antes de entrenar. Entre estos, se destacan:

El aceite de aguacate y el aceite de oliva, caracterizados por su alto contenido de ácidos grasos monoinsaturados.

  • El aceite de linaza, de nueces y el pescado son importantes contribuyentes de ácidos grasos poliinsaturados.
  • La mantequilla y el aceite de coco, por su contenido de triglicéridos de cadena media son un excelente aliado para la salud, ayudan a fortalecer el sistema inmunológico y regular las funciones metabólicas.
  • Las  semillas de chía, por sus reconocidos beneficios antioxidantes.
  • En general, aquellos alimentos que son ricos en vitaminas A, D, E y K, como lo es el aceite de aguacate. Este, además, es único por su alta concentración de vitamina A, que protege a la visión y el sistema inmunológico, y vitamina E, la cual posee potente acción antioxidante; adicionalmente, es naturalmente libre de colesterol por ser de origen vegetal, y rico en omega-3, omega-7 y omega-9.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here