Esta exitosa ejecutiva lleva cerca de 12 años al mando de la gerencia de mercadeo de Michelín… atrás quedaron los mitos de que esta industria era dominada por hombres.

Es octubre de 2016, y ahí en medio de ejecutivos del sector privado y padres de familia está Elena Sancho presentando la nueva campaña de su compañía. Se trata de ‘Enrutados’ la Campaña Nacional por la Integridad del Transporte Escolar. Con brigadas y el apoyo de la Policía Nacional, llega a diferentes colegios para verificar el estado de los vehículos, el cumplimiento de la normatividad vigente, capacitar y concientizar a todos los actores que intervienen en el transporte de los niños.

Seguridad de madre a madre

Y es que a la hora de comprar llantas, pocas personas son conscientes de la responsabilidad que esto representa y la importancia de adquirir unas de buena calidad. Elena tiene 2 hijos y sabe mejor que nadie la importancia que las mujeres le dan a su seguridad.  “Las mujeres no le ponemos precio a la seguridad de nuestros hijos. Siempre hago la comparación: vender una llanta es algo complejo porque estás vendiendo seguridad con un producto que, aparentemente, es muy similar al del lado. La verdad es que la diferencia radica en la tecnología que se aplica, en la campaña ‘Enrutados’, le hablo mucho a las mamás de cómo ver si las llantas de los vehículos que transportan a los niños son seguras o no”, asegura Elena.

Y continua: “Cuando tomo un micrófono para hablar de la seguridad de las llantas, le estoy hablando a las mamás, desde el corazón de una madre. Nuestro instinto maternal simplemente no se puede evitar. Nos da paz en el corazón saber que usamos productos que le proveen seguridad a nuestra familia”.

Las llantas son el único contacto que tenemos entre el carro y el suelo. Nuestro producto tiene mayor agarre, lo que a su vez permite que frenen antes. Para ello se han hecho múltiples pruebas en el laboratorio en las que se compara la capacidad de frenado con la competencia.  La primera llanta que frena es la Michelín, la diferencia es cercana a los 4 metros. Eso es seguridad. A eso añadámosle que ofrecen un muy buen equilibrio entre frenado, adherencia y duración”.

 Llantas, ¿una industria de hombres?

“Realmente creo que ese pensamiento no tiene lugar, las mujeres estamos presentes incluso en los cargos directivos de esta industria. Desde el momento en que llegué a Michelín y hasta ahora, me he sentido muy bien.  Para mí el tema de que es una industria solo de hombres es un ‘mito urbano’.  Como mujeres lo único que necesitamos para ser exitosos en cualquier empresa es trabajar y demostrar nuestras capacidades como lo hace cualquier funcionario, no importa el género. Actualmente las mujeres representamos casi el 50% del personal de Michelín, la empresa es tan femenina como cualquier otra”, nos cuenta la ingeniera industrial.

Lo que si ha sentido es un cambio en el estilo de la organización, en la cultura y representación de las mujeres. Según dice, hace parte de una organización moderna donde no hay tantos niveles jerárquicos. Una estructura mucho mas plana, donde los procesos son más simples y la participación es tanto de arriba hacia abajo como a la inversa.

¿Qué le diría a las mujeres que hoy se encuentran en el dilema de tener ‘el trabajo de sus sueños’, pero que le demande tiempo familiar?  

Es un poco complejo. Sé que muchas mujeres están optando por no tener hijos, tener menos o ‘demorarlos’ porque el trabajo demanda mucho tiempo. De alguna manera las entiendo, lo viví. Es muy difícil aconsejar, desde mi punto de vista la prioridad es la familia siempre.

En este momento mis hijos están grandes, uno tiene 23 años y el otro está a punto de terminar el colegio.  He tenido mucha suerte de trabajar en organizaciones que me han permitido desarrollar mis dos roles. Claro que he tenido que sacrificar muchos momentos con mis hijos, pero tanto ellos como yo nos pudimos realizar en nuestros campos.  Yo como mujer, madre y profesional; y ellos como hijos, estudiantes y profesionales.

A esas mujeres les diría que piensen en su familia, pero que no pierdan la oportunidad de encontrar una organización que les permita combinar ambos roles, que sean sumamente organizadas. En esto nos tenemos que convertir en mujeres multitarget, hacer 20 cosas al tiempo, pero es posible, pensar en teletrabajo también es una buena opción, concluye la experta.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here