EL TEMIBLE PICASSO

0
175

Picasso y Marie-Thérèse Walter

Pocos pintores han sido tan prolíferos como Pablo Picasso, durante su carrera produjo aproximadamente cincuenta mil obras. Su creatividad estuvo intrínsecamente conectada a su vida sentimental; matrimonios y numerosos amoríos, que casi siempre terminaron mal para sus “musas”. ¿Atraía a mujeres inestables psicológicamente o lograba dominarlas tanto que lo terminaban adorando’? Juzguen ustedes.

Por: Cristy Jiménez
Fotos: culturacolectiva.com

¡Pablo Picasso era brillante! No en vano fue la figura elegida por el canal National Geographic para la segunda temporada de la serie biográfica, Genius. El artista, pionero del cubismo, debe su obra en gran parte a las mujeres que acompañaron su desordenada vida y que, en muchos casos, terminaron arruinando la propia.

1. Eva Gouel, fue uno de los amores de Picasso, sin embargo un cáncer se la arrebató, antes de que el artista la abandonara. La joven de piel de porcelana compartió un periodo de su vida con Picasso, a quien intentó servirle a pesar de las dificultades que le ocasionaba su enfermedad. Eva falleció el 14 de diciembre de 1915.

2. Olga Khokhlova, bailarina rusa, esposa de Pablo Picasso y madre de Paulo (primer hijo del artista). Se casaron en 1918. Se dice que fue una gran influenciadora en el concepto artístico que desarrolló el pintor.

Lastimosamente, como ocurría con casi todas las mujeres que  pasaron por la vida de Picasso, Olga tuvo que internarse en una clínica, para superar las  fuertes crisis emocionales generadas por los celos que le produjo la enfermiza relación (el artista tenía varias amantes simultáneamente). Un día, huyendo de una de sus peleas con Olga, Picasso conoció a Marie-Thérèse Walter.

3. Marie-Thérèse Walter fue una de las grandes musas de inspiración para el cubista. Se conocieron a las afueras de las galerías Lafayette el 8 de enero de 1927. Él la interceptó para presentarse y alagar la belleza de su rostro: “tienes una cara interesante, me gustaría hacerte un retrato. Creo que vamos a hacer grandes cosas juntos, soy Picasso”. La joven sueca de 17 años cayó rendida ante los encantos del artista, que para ese momento estaba casado con la bailarina rusa Olga Khokhlova. Su relación, en principio laboral, rápidamente terminó en otra aventura erótica que fue ‘oficializada’ en 1932, de esa relación nació Maya, la segunda hija del artista.

En ese momento Olga, la esposa del consagrado pintor, se negó a darle el divorcio, a menos que le otorgara el 50% de sus bienes. Después de una dura batalla jurídica, Picasso se alejó de ambas, para dar rienda suelta a una nueva relación con la fotógrafa Dora Maar.

En 1977, Marie-Thérèse se quitó la vida. Por algún tiempo se especuló, que a pesar de que habían pasado casi 50 años, nunca pudo superar la ausencia del artista malagueño.

4. Dora Maar y Picasso se conocieron en un café parisino cuando ella tenía 29 años y él 55, poco antes del comienzo de la Guerra Civil Española. Ella sostenía una tormentosa relación con el filósofo Georges Bataille, él seguía casado con Olga Khokhlova y compartía casa con la sueca Marie-Thérèse Walter.

Como era su costumbre, el artista retrató a Dora Maar en 262 oportunidades. Fue su modelo, su musa hipnotizante, hasta que en 1943 todo acabó. Nuevamente el artista se aburrió de trazar las mismas curvas e inició su romance con Françoise Gilot. El dolor de Dora fue tan grande que terminó en un hospital psiquiátrico donde recibió electrochoques. Murió a los 89 años refugiada en la religión y alejada de la realidad.

5. Francoise Gilot, se lleva el título de la mujer que abandonó a Picasso. Al ser también artista entendió como procedía su amado. Descubrió que las pintaba a todas durante un periodo completo para poder transmitir en el lienzo sus sentimientos y luego abandonarlas. Entonces cuando sintió que él había comenzado a pintarla con frecuencia, ella concluyó la relación.  Gilot es la madre de la reconocida diseñadora de modas y joyería, Paloma Picasso y del cineasta Claude Picasso.

6. Geneviève Laporte, a diferencia de otras mujeres, ella jamás quiso formalizar su relación. Un amigo en común, el poeta Paul Eduard, le advirtió que Picasso “mataba” todo lo que amaba.

A los 17 años de edad, en 1944, Geneviève entrevistó a Picasso para un periódico escolar. Años después, en mayo de 1951, Picasso comenzó una rápida relación con Laporte, mientras vivía con Françoise Gilot. En el verano de 1951, Picasso llevó a Laporte a Saint-Tropez, pero cuando ella se enteró de que Gilot lo estaba esperando en casa, se negó a vivir con él.

7. Jaqueline Roque, se lleva el título como la más odiada de las musas de Picasso. Fue quien lo acompañó hasta sus últimos días. A ella se le atribuye haber aislado al artista de sus herederos y familiares hasta la muerte.

Su trágica historia empezó cuando murió su madre, como resultado de un derrame cerebral. A los 20 años se casó con André Hutin, con quien tuvo una hija y de quién se separó cuando descubrió que le era infiel. Para superar la desilusión, Jaqueline y su hija viajaron a Francia, donde se radicaron. En 1953, Jaqueline (con 27 años) conoció a Picasso (72 años), con quien se casó en secreto seis meses después.

Hasta donde se conoce, Picasso la retrató en más de 282 ocasiones. La pareja era muy unida y se acompañaban permanentemente, rara vez uno salía de casa sin el otro. En 1973 con el fallecimiento del artista, la mujer entró en una profunda depresión que no superó. El 15 de octubre de 1986 se suicidó con un disparo en la sien.

Como era su costumbre el
artista retrató a Dora
Maar, en 262 oportunidades.
Fue su modelo, su musa
hipnotizante, hasta que en
1943 todo acabó. Nuevamente
el artista se aburrió de
trazar las mismas curvas
e inició su romance con
Françoise Gilot.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here