EL RETO DE SER TALLA PLUS SIZE – MODELAJE EN GRANDE

0
748

“Perdone señorita, ¿usted es modelo cierto? Es que yo tengo que darle las gracias. Algún día estábamos con mi esposa y la vimos en la pasarela en un centro comercial. Ella había descuidado su apariencia personal y después de ese día, yo le compré ropa nueva y se empezó a arreglar más. Aprendí a valorarla cuándo comprendí que la belleza no está en una talla, que sus estrías son el resultado de la felicidad del nacimiento de mis hijos”, con estas palabras, un día cualquiera un taxista abordó a Paula Andrea Salazar, mejor conocida en el medio del modelaje como ‘La Tata’, para agradecerle el impacto que había ejercido en su hogar. El mensaje de inmediato empañó sus ojos y quebró su voz, entendió la dimensión de su causa: “nunca se sabe a quién tocarás con tu trabajo”.

Por. Cristy Jiménez/ Fotos: Andrés Reina

¿Quién dijo que el modelaje es un tema superficial?, nada más alejado de la realidad y eso sí que lo tiene claro ‘La Tata’, que sabe de primera mano que el cuerpo es la principal herramienta para hacer activismo social, en especial cuando se es modelo Plus Size y su sola presencia en pasarela, ya representa todo un desafío.

En Colombia, el tema de las tallas grandes se está abriendo camino lentamente y algunas marcas están empezando a poner sus ojos en mujeres con curvas pronunciadas para exhibir sus productos y darle la oportunidad a las de tallas grandes, que tengan opciones a la hora de vestir, con la ropa que les gusta y no, con la que le tocó. “Algunas empresas en Colombia tienen la falsa concepción de que la ropa para gorditas no es rentable, eso no es cierto, porque ¿a quién no le gusta lucir bien?”, asegura Paula Andrea.

En 2017, Colombiamoda sorprendió con la primera pasarela de este tipo en su historia y poco a poco se va ganando terreno. “Las pasarelas diversas para mí son maravillosas, es la oportunidad de entender que cada persona en su diferencia es perfecta. Sueño con que en nuestro país haya un desfile en el que la inclusión, no sea excluyente, es decir, que la pasarela no tenga que ser solo de ‘gorditas’, sino una que combine la belleza a partir de las diferencias”, nos cuenta la modelo.

Abriendo camino
Avanzar y visibilizar esta tendencia en la moda no ha sido nada fácil, aunque en el mundo, mujeres como Ashley Graham y Candice Huffine, entre muchas otras, acaparan titulares y están posicionando a las modelos Plus Size como voluptuosas y atractivas; algunos medios de comunicación se niegan a darle paso. “En algunos casos se han cerrado a esta idea de belleza, con la creencia de que si se apoya se estaría haciendo apología a la obesidad y con esto a las enfermedades que conlleva. La gente debe saber que una modelo Plus Size (talla 14 en adelante) y las Curvy (tallas 10 a la 14), deben ejercitarse e hidratarse para estar saludables y proyectar una imagen agradable para la empresa que representan. Incluso, hay gimnasios especializados para personas de talla grande”, añade.

Andrea tuvo que vivir de primera mano el rechazo en sus inicios como actriz, pues a pesar de tener el talento, en muchos casos tuvo que ver como su sueño se esfumaba, por ser de contextura gruesa. Se alejó de la actuación, pasaron los años y siendo una importante ejecutiva de un grupo bancario, casada y con un hijo, la idea de ser modelo tocó reiteradamente a su puerta. Ella, activista por los derechos de las mujeres, se cuestionó si era lo correcto y entendió que era la oportunidad de reivindicar los derechos de las mujeres que por años estuvieron relegadas de la industria. De alguna manera era promover la aceptación para liderar un cambio social a través de Feminismo Artesanal, “era la forma de mostrarle al mundo que las mujeres somos bellas sin importar la talla, la edad o raza”, ratifica con firmeza.

Paula Andrea Salazar, más
conocida en el medio del
modelaje de tallas grandes
como ‘LaTata’, es una modelo
Plus Size. Desde su rol
como activista por los derechos
de las mujeres, busca reivindicar
el trabajo de la belleza, sin
importar la talla, edad o raza.

Venciendo el estigma
Después de aceptar el reto que le estaba poniendo la vida, Andrea empezó a adentrase en esta nueva versión de modelaje, a conocer mujeres vulneradas por sus parejas o familiares por ser de talla grande, y entendió que era la oportunidad para propiciar un empoderamiento a través de las herramientas que tenía a su alcance.

Actualmente, el gran reto es incrementar las ofertas en la industria de las tallas grandes de la moda, apoyar los emprendimientos de jóvenes diseñadores que ven con buenos ojos a este público. Marcas como Madona Lingerie o vestidos de baño Curvy son pioneros en esta tendencia.

¿Y qué dice la familia?
“Mi hijo, tiene 9 años y es el mayor de mis fans, se siente orgulloso de mí y de mi trabajo, continuamente les muestra a sus amigos que su mamá es modelo. Con mi esposo nos hemos dado a la tarea de enseñarle el respeto por la otredad y no es raro escucharlo decir a sus compañeritas que están un poquito gorditas: “tú no te preocupes, que la belleza no tiene talla”. Mi esposo sabe que soy una apasionada por lo que hago y aunque tenía miedo de que algo no resultara bien, ha sido mi principal apoyo”.

“Mientras tú impactes positivamente con tu vida y con tu causa a la gente, así sea a una sola persona, habrá valido la pena. En mi caso recibo decenas de comentarios de mujeres pidiéndome un consejo, una orientación y con gusto en mis redes sociales les respondo desde mi experiencia”.

Sin duda, en esta industria hay mucho por hacer… y modelos como Paula ya han trazado el camino a seguir.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here