EL COLCHÓN IDEAL

0
563
Pasamos un tercio de nuestras vidas durmiendo. Por eso, para mejorar la calidad de vida es fundamental elegir la cama y el colchón adecuados para así lograr un buen descanso. Conozca las texturas y aspectos fundamentales que se deben tener en cuenta a la hora de lograr la mejor elección.

El colchón es uno de los elementos más importantes a la hora de descansar correctamente, para mejorar la calidad de vida es fundamental elegir la cama y el colchón adecuado. A la hora de comprar un colchón es importante considerar, entre otros, la postura. Si la mayor parte del tiempo duerme de lado es necesario que sea equilibrado entre firmeza y suavidad, ya que se deben amoldar ciertas partes de su cuerpo. Si duerme de espalda o boca abajo es recomendable un colchón más firme que de un buen apoyo en la nuca y la zona lumbar.

Para elegir el colchón ideal, Homecenter recomienda:

  • El colchón debe tener por lo menos 90 cm de ancho y debe ser 10 o 15 cm más largo que su estatura.
  • Su peso es importante para determinar la resistencia y soporte que debe tener el colchón, uno muy duro no se adapta a la forma normal de la columna y uno muy blando puede causar dolor en el cuello.
  • Las zonas destinadas a las partes pesadas del cuerpo, como hombros y pelvis, deben ser más firmes, mientras las otras deben ser más suaves.
  • Cada tipo de cama debe tener el colchón adecuado. Para determinar el tamaño del colchón debe conocer las medidas de la cama. Revise las dimensiones y elija la más adecuada para el espacio que dispone en el dormitorio, (sencilla, semidoble, doble, queen size o king size).
  • Recuerde que los resortes del colchón son los que le entregan el apoyo necesario para un buen descanso. La tecnología empleada en los resortes y su grosor determinan la calidad del colchón. Recuerde que el soporte que le da está directamente relacionado con el número de resortes.
  • El acolchado determina el nivel de comodidad. Puede escoger un acolchado extra firme, uno firme o uno que le dé más sensación de suavidad. El relleno por su parte es tan importante como el número de resortes. Es conveniente que escoja siempre las espumas y materiales más densos. A mayor cantidad de relleno y acolchado, mayor firmeza y mejor forma del colchón.
  • La calidad de la cubierta del colchón determinará su resistencia al uso y al desgaste, por tanto será lo que le dará la sensación placentera al contacto con la piel. Las telas con más porcentaje de algodón son más suaves y duraderas.

En el mercado existe gran variedad de opciones en colchones, los siguientes son los más vendidos del mundo:

Muelles: están formados por un bloque de muelles o resortes, forrado por capas de acolchado que dan comodidad. La carcasa de muelles es el corazón del colchón y la que garantizará un buen apoyo y durabilidad. Tienen distintos grados de firmeza dependiendo del tipo de muelle utilizado, pero por norma general tienen buenos índices de amortiguación y elasticidad. Se puede usar con cualquier tipo de cama.

Viscoelásticos: el material viscoelástico es una espuma termosensible y muy adaptable, que reacciona hundiéndose más al aplicar calor (el calor del cuerpo) y se endurece con el frío conocida popularmente como “con memoria”. Muy recomendado para personas con problemas de espalda y/o musculares, ya que la viscoelástica no hace presión y permite que la espalda se relaje durante la noche manteniendo su correcta alineación.

Látex: se fabrica a partir de la resina del árbol del caucho. La cantidad de látex en los colchones puede variar, desde un 20% de látex natural hasta un 97%, el resto es espuma de látex sintética. Un buen colchón de látex debe tener cinco o más zonas de firmeza diferenciadas que permitan una correcta adaptación al cuerpo. Deben usarse con somieres multiláminas que ofrezcan dureza y no en bases tapizadas; además deben voltearse (de arriba abajo) y girarse (de pies a cabeza) con frecuencia. Es un material hipoalergénico, resistentes al polvo y la suciedad.

Espuma: los colchones de espuma están compuestos por un material denominado poliuretano o poliéster. Los diferentes tipos de colchones de espuma se diferencian por la densidad de la espuma y la altura del colchón. Para un buen resultado, el colchón debe tener una densidad mínima de espuma de 25 Kg./m³, y un espesor de 18 a 20cm. Contra más densidad mejor calidad y resistencia del colchón; y contra más capas de espuma de diferentes densidades mejor altura y firmeza.

Ortopédicos: estos colchones tienen zonas de apoyo diferenciadas, lo que los hace especiales para personas que sufren dolores de espalda, porque permiten una distribución pareja del peso del cuerpo.

Para el cuidado del colchón, tenga en cuenta:

  • La duración promedio de un buen colchón es de 10 años.
  • Es recomendable cambiar el colchón y la base al mismo tiempo. Recuerde que los colchones actuales son más pesados que los antiguos, por lo que necesitan un mejor soporte.
  • Un colchón nuevo en una base vieja se estropea antes. Intente renovar el juego completo.
  • Cuando ubique el colchón sobre la cama asegúrese que la cama no tenga bordes que pudieran dañarlo.
  • Es recomendable que ventile el colchón todos los días entre 5 y 10 minutos.
  • Una vez a la semana debes pasar la aspiradora por el colchón. De esta manera evitas la acumulación de ácaros que pueden provocar alergias y asma a ti o a tu familia.
  • Si en la mañana se levanta y tiene la sensación de no haber descansado lo suficiente: el colchón ya no cumple la función básica, que es ayudar en el descanso, por tanto es un colchón que ya no sirve.
  • Si cuando se acuesta siente que el colchón es demasiado suave o se cae al centro de la cama debido a un desnivel, es porque el desgaste y uso terminó por cambiar su forma natural. Lo fundamental de un colchón es dar un descanso parejo que se acomode a la ergonomía de las personas. No tiene que preocuparte de encontrar un punto de equilibrio.

Homecenter ofrece varias opciones de colchones: blando, duro o muy duro. La elección no es solo cuestión de gusto, un colchón demasiado duro es igual de malo para la espalda que uno demasiado flexible, y uno muy blando no sostiene suficientemente el cuerpo y provoca los cambios frecuentes de posición durante el sueño. Para saber cuál es el que mejor se acomoda, debe hacer la prueba, si al acostarse de lado su columna vertebral no queda recta y se tuerce hacia uno de los lados significa que el colchón es demasiado duro; si por el contrario, los codos se hunden, hay escoger un colchón con mayor rigidez.

La cama es tan importante como el colchón, su función va más allá de ser decorativa, debe garantizar seguridad y confort. Existen diferentes tipos de camas:

Europea: tiene base de madera o fierro que da firmeza extra gracias a sus tablas o somieres. La ventaja es que tiene un espacio abajo, que quedará libre para guardar y facilitar el aseo. Es clave que tengan ruedas para facilitar la movilidad.

Box Spring: está compuesta por un colchón y una base. Tiene una estructura de resortes tapizada que trabaja en conjunto con el colchón, por este motivo otorga un descanso óptimo, porque el colchón entrega soporte, confort y firmeza al ser 2 colchones en 1.

Americana: su base es una estructura rígida de madera que da un soporte de mayor firmeza bajo el colchón, lo que ayuda a mantener la espalda en una posición perfecta.

Funcionales: si tiene invitados a dormir, puede complementar con un futón, un sofá cama o con una cama nido. Si el dormitorio tiene un espacio reducido o comparte ambiente con otra habitación de la casa, opte por una cama plegable, fácil de armar y guardar.

Boxet: es una cama compuesta por un colchón y una base tipo baúl, cuya cubierta se abre y cierra fácilmente gracias a bisagras hidráulicas. Dentro del baúl se pueden guardar todo tipo de cosas, como ropa de cama, ropa de otras temporadas o juguetes.

Homecenter ofrece a través de sus diversos canales de venta, un amplio portafolio de soluciones en camas y colchones para mejorar la vida y el descanso de los colombianos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here