El Carlos Muñoz que conocí

0
1041

Gilberto castillo

Gilberto castillo nombre

Periodista y escritor. Miembro de la academia de historia de Bogotá. Por su trabajo conocía a Carlos Muñoz y por más de 30 años fue uno de sus más cercanos amigos.

No es fácil escribir cuando se pierde a un amigo de verdad. La página queda en blanco, las frases se agolpan, no salen y siente uno que vive otra realidad.
Una oyente del programa, Vivamos hoy y mañana, de Caracol Radio, definió lo que Colombia entera sabía de Carlitos Muñoz: “Fue un gran actor, pero más que eso, un gran ser humano”.

Grande no es el que ocupa un gran espacio, sino el que deja un gran vacío y Carlitos lo dejó para el país, por siempre. ¿Qué actor podrá interpretar a los personajes de telenovela que más se recuerdan en la historia de nuestra televisión?: El padre Pio V Quintero en San Tropel; Adán Corona en Pero Sigo Siendo el Rey; Oliverio Currea en Amándote; El capitán Olvido en Calamar, Epifanio del Cristo Martínez en Caballo Viejo y muchos otros, que no solo le valieron ser destacado por los mismos televidentes como el actor del siglo, sino recibir todos los premios que para la actuación fueron creados en Colombia ¡Y no le faltó uno solo!, ¿y qué hubiera sido de la historia de la televisión sin estos personajes?, sería muy débil y delgada.

Nosotros, sus amigos, quienes tuvimos la fortuna de conocer día a día sus dimensiones como ser humano, no podíamos quedarnos atrás, y para él,
especialmente, creamos, en febrero de 2014, el premio AL AMIGO. Era la única forma de mostrarle nuestro afecto. De agradecer su solidaridad con cada uno, su humor permanente, su pícara alcahuetería

con que nos patrocinaba los caprichos, pero sobre todo, esa energía que siempre nos inyectaba porque para él, cada día era el primero del resto de nuestras vidas, y la suya, llena de ejemplos, un vallenato alegre que duró ochenta y dos
años y seis días.

Tenía una sencillez de Franciscano descalzo a prueba de disparos de mortero. Nunca se encerró en la torre de marfil que el país le construyó en reconocimiento a su trabajo y a sus condiciones. Con la misma sencillez saludada al personaje más
encumbrado o al más humilde de sus admiradores. Fue maravilloso esposo y el mejor padre, a Valentina y Juan Diego, los hijos del primer matrimonio de su esposa Luz Helena, los amó con la misma sinceridad que a su hija Manuela. ¡Su Manuela del alma! Nunca tuvo un reproche contra nadie, ni alzó la voz. Si algo le molestaba, su mirada tenía la fuerza suficiente para agrietar una roca. No transigía
con nada que fuera en contra sus principios rectos y sólidos como las bases de un rascacielos.

Nació y vivió para divertir a los televidentes y robarse el amor de toda Colombia. Fue su galán, su personaje preferido y con el paso de los años, su abuelo dulce y sabio al que siempre amaremos sus amigos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here