A lo lejos se escuchaba un piano, en medio varios artistas del espectáculo nacional, disfrutaban cantando, no había público a quien deleitar. Era una reunión de amigos gozando del placer de la música. Allí en medio de ese panorama, Tavo Botero, un joven artista se arriesgó a cantar, quienes escucharon su voz quedaron atónitos con su talento. Linamaría Suárez y el productor Juan Espinosa Bazzani, creadores del sello disquero Tongue & Groove Music, estaban allí, sabían que el destino los estaba uniendo para un gran proyecto.

Por. Cristy Jiménez Fotos. Santiago Castro

En inglés, tongue and groove es un método utilizado para ensamblar tablas de madera y lograr por medio de la sujeción de piezas encajadas entre sí, una superficie lisa, firme, uniforme y perfecta. Pensando en ello, Juan Espinosa Bazzani y Linamaría Suárez crearon su sello discográfico: Tongue & Groove Music.

De alguna manera, han querido volver a la industria musical artesanal, en donde los artistas sienten el respaldo y la asesoría de su casa disquera. Espinosa, su fundador, es un colombiano graduado de Berklee College Of Music con major en Contemporary Writing, Production y Film Scoring y fue parte del equipo de producción del reconocido Rudy Pérez, (Productor musical ganador de 6 Grammys).

Un sueño “grabado” en la mente
La idea nació en Miami, una ciudad en donde las plataformas musicales han venido creciendo, “hace unos años, la industria se condensaba en lo Ángeles, hoy en día se ha venido diversificando en otras ciudades de EE.UU. En Florida el público latino está haciendo que el fenómeno crezca. La gente siente cercanos a sus artistas”, nos cuenta Linamaría, quien también se desempeña como la relacionista pública de los artistas del sello.

Sin embargo, la idea se cristalizó cuando una cantante venezolana muy talentosa, después de tener su producción lista, se quedó con su trabajo hecho, no sabía cómo promocionarlo, ni distribuirlo y en general, no sabía qué hacer. “Ocurre con frecuencia que hay mucho talento, voces espectaculares que se pierden porque no saben cómo destacarse”, nos cuenta la empresaria.

Tavo Botero, un bumangués de 28 años, quien fue
el primer cantante elegido por la marca, para su
representación en 2015, fue muestra de que el trabajo con
amor, da sus frutos.

fsc_4756Fue en ese momento cuando crearon oficialmente la disquera, un sello boutique hecho en Miami, con miras a Bogotá. Una forma de recrear el misticismo de la música de otros tiempos, que hoy se vuelve a poner de moda.

Muchos pensarían que Juan Espinosa estaba loco, en un mundo digitalizado en donde las disqueras están en crisis y las plataformas digitales “mandan la parada”, crear una empresa de este estilo, sería para muchos una muerte anunciada. Lo cierto es que no ha sido así, por el contrario, el modelo ha tenido mucho éxito.

Tavo Botero, un bumangués de 28 años, quien fue el primer cantante elegido por la marca para su representación en 2015, fue muestra de que el trabajo con amor, da sus frutos. Pocos meses después de haber firmado con el sello disquero, participó en el Hard Rock Raising Music Festival en Miami, compartiendo con artistas de la talla de Andrea Bocelli y Gloria Estefan. Por otra parte, La María (Veronica Atehortua), su segunda representada, se enfoca en la música del Pacífico, tiene más de 15 años de experiencia y ha ganado varios reconocimientos musicales como el Petronio Álvarez.

La tercera artista es Su Delrosario, un talento descubierto por Carlos Vives, la protagonista del video el mar de sus ojos. “Lo mejor de nuestros talentos es que son tres mundos distintos, que se apoyan, eso genera lealtad y hermandad”, asegura Linamaría, quien no solamente es la mánager del proyecto, sino que podría ser una de las mejores modelos del país.

Por ahora el sello se va a concentrar en estos artistas y desde ya, se auguran muchos éxitos, “hemos tenido eventos con gran acogida en Brasil, México, Panamá y Costa Rica, entre otros”, asegura la comunicadora, quien recalca que “vale la pena apoyar el arte, somos la casa de los artistas, la misma que los orienta, los aconseja para salir adelante y lo mejor de todo, conservamos su esencia”.

“Las plataformas digitales le han permitido a la gente elegir el tipo de música que quiere oír; sus ‘playlist’ son tan variadas, que fácilmente pueden pasar de los boleros, al rock. De alguna manera hay un público más critico y educado en ese aspecto”, asegura.

Por ahora, cada uno de los tres artistas, está en un momento diferente de su carrera. Tavo Botero, quien participó en el reality la Voz Colombia, en su primera temporada, actualmente está promocionando su sencillo: ‘De repente’. En pocos días su disco se grabará en acetato, una tendencia que le da valor a esos formatos clásicos.

Mientras tanto, La María y Su Delrosario, están preparando sus nuevos trabajos discográficos. Así que no podemos decir otra cosa que: ¡música maestro!

Informes:
Tongue & Groove Music
www.tongueandgroovemusic.co

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here