De tú a tú con Magda Egas

Por: Magda Egas Fotos: Andrés Reina
andresreinafotografo@gmail.com – Instagram: @andresreinafoto

Emmanuel Esparza… ¡BOMBA EXPLOSIVA!

Actor, publicista, modelo y por poco chef… Emmanuel Esparza se ha convertido en uno de los galanes preferidos por las colombianas. ¿Cómo no? Con esos ojos color miel, su acento español, sus casi 1.90 mts. de estatura, franqueza inigualable, pero sobre todo esa personalidad magnética, que tiene suspirando a más de una.

DSC_0007-min

 En medio de una tarde capitalina (entre sol y lluvia), nos dejó conocer parte de su vida: su casa, su esposa (Cristina Warner), su pequeña hija Zoe, sus padres, sus amigos y por supuesto su ser. El actor, por estos días presenta su obra de teatro Burundanga, en el Teatro Nacional La Castellana.

Emmanuel, deportista, publicista, relacionista y un día algo le cambia la vida y decide ser actor. ¿Cómo es eso?

Pareciera que fuera algo así, pero no. La verdad es que a los 18 años no tuve el coraje para decirle a mis padres que quería ser actor. Creí que el camino más fácil era sacar mi carrera de Publicidad y luego decirles que me quería ir a Londres durante un año a estudiar Guión Cinematográfico e Interpretación. Ellos me dijeron que yo estaba como una cabra, dejé mi vida de ensueño en Valencia (España) para hacer algo que necesitaba vivir.

Usted dice: “no tuve el coraje”….¿le parecía que ser actor era menos que ser publicista?

Los padres cada vez están entendiendo más que una carrera universitaria no te da ninguna seguridad en la vida, pero eso hace unos años no era así. Tengo la suerte de tener un hermano mayor que es uno de mis maestros en la vida, una persona muy capaz, con una carrera de Derecho, un máster, habla 3 idiomas y yo me fui por todo lo contrario. Era como dar un salto al vacío con algo que solo veía yo. Mis padres me apoyaron por puro amor, con el tiempo eso cambió cuando entendieron que se puede ganar un poco más (Risas).

¿Cuál fue el primer papel que hizo?

El universo me ha guiado, aunque parezca increíble en Valencia (mi ciudad natal), hacía como 10 años no se producía una serie de televisión. Llegué de Londres después de haber hecho mis estudios, pero sin una carrera de televisión. A los 6 meses el Canal Nou hacía su primera serie en 10 años, sin haber hecho un casting en mi vida me lo gané, eso fue increíble porque llegaron más de 100 actores valencianos de toda España.

Además de tener un gran profesionalismo tiene un ángel que le abre puertas…

Sí, eso lo tengo claro. Por más profesional que tu quieras ser, si no te dan la oportunidad de demostrarlo es muy difícil. Luego tenía que saltar de Valencia a Madrid, donde la cosa se complica más. Algo quiso que antes de que yo abordara las series a nivel nacional, me preparara, llegaron: ‘Negocio de Familia’ y ‘Let’s Moretz’ con las cuales hice más de 400 capítulos de televisión. Era pura interpretación, memorizando como Dios manda. Esa fue mi gran escuela, me preparó mucho para los castings que tenía que afrontar en Madrid.

‘Betty la Fea’ fue una serie que sacudió al mundo entero… usted participó en la versión española.

Sí, yo interpreté el equivalente a Patrick Delmas, de la versión colombiana. Imagínate lo bendecido que soy, eso me pasó en los primeros años de profesión, ahí entendí que no me había equivocado. Después de esas dos series en Valencia, hago mi primer casting a nivel nacional y es para el final de la primera temporada de ‘Betty la Fea’, yo tenía que luchar por ella con Armando.

¿Conocía a Fernando Gaitán?

No, eso fue alucinante. Un año después la directora de casting, Helena Arnau, me convoca para un casting muy cerrado para ‘La Pola’ y Sergio Cabrera dice: “creo que él puede ser Alejo”, pero primero tenía que pasar por el visto bueno de Gaitán. Cuando él vio la prueba, sabía que yo había hecho uno de sus personajes. En España, ‘Yo soy Bea’ fue un éxito tan absurdo, que le compraron los derechos a RCN y a Gaitán para hacer dos
temporadas más con historia propia. Hicimos más de 600 capítulos y estuvimos 3 años ahí.

¿Se imaginó algún día venir a Colombia?, ¿qué pensó cuando le dieron el papel de Alejo Sabaraín?

No, jamás. Mi mánager me llamó para contarme que había ganado el casting y que nos íbamos 9 meses para Colombia. Acababa de hacer ‘Betty la Fea’ y mi carrera estaba en un momento ascendente, nadie imaginó la crisis que llegaría 2 años después a España. Tenía la convicción de que era una buena serie, pero eran 9 meses fuera de mi casa, entonces llamé al caballero (se refiere a su padre, que escucha atentamente la entrevista). Él
me dijo: pues este es el trabajo que querías, ahora no me vengas a decir que tienes miedo. Luego llamé a Cristina (su novia en aquella época) y tomé la decisión.

DSC_0015-min

Lo que usted no sabe es que enamoró a Colombia entera…

(Risas) Yo creo que el ‘boom’ fue con ‘Mentiras Perfectas’ (versión colombiana de ‘Nip Tuck’). Después de hacer ‘La Pola’, me devuelvo a España, el país estaba destrozado, sobretodo en el sector de la televisión y me ofrecen venir a hacer la versión latina de ‘Mentiras Perfectas’, con el papel de mujeriego. Recuerdo que el director me dijo, en el tercer capítulo de la serie te tienen que perdonar lo que sea, eso es muy complicado. Cuando uno hace un papel de ese tipo es normal que ocurra que las mujeres quieran estar con él, pero los hombres están odiándolo; lo maravilloso de Cristóbal es que ellos estaban igual de interesados en la serie, querían ser como él.

Ya que hablamos tan a fondo de Cristóbal, esas escenas eróticas, ¿cómo las hacía? ¿Sintió atracción por Carolina Gómez en la vida real?

Son muy complicadas. La verdad nunca sentí nada más allá de la escena, eso pasa cuando tú no tienes la vida arreglada por fuera, ahí es cuando empiezas a dar pie a muchas cosas. Eso puede pasar en cualquier profesión, vas a un hospital y te puedo asegurar que entre médicos y enfermeras te puedes hartar de historias. Si tu vida está organizada afuera no tiene por qué pasar. Yo siempre fui un fan de ‘Nip Tuck’ y en especial de ese personaje, que dio paso a otros como el de ‘Los Soprano’, etc.

¿Cómo reaccionó su esposa con eso?

Lo hablamos muchas veces, entendí que no quisiera ver algunos episodios, pero la verdad es que no me iba a permitir hacer un papel a medias tintas y que la gente dijera: ‘Sí, está bien, pero el americano es mejor’… ¡si voy, voy con todo! Muchas personas me dijeron: “me quito el sombrero, no tienes que envidiarle nada al americano”.

Defina a algunas de sus compañeras:

-Carolina Gómez: inteligente. Es una de las actrices con más verdad con las que he trabajado.

-Andrea López: sexy.

-Carolina Ramírez: carisma. Es un don innato. Para hacer un personaje como ‘La Pola’ debes tenerlo.

Sus colegas se refieren a usted como un hombre carismático, amable, respetuoso… que abre la puerta de un carro.

A mí me encanta hacer sentir bien a mis compañeros, mostrarles que estoy con ellos y pueden confiar. Creo que es una cualidad que viene por el deporte. En una escena erótica lo único que le puedo transmitir a mi compañera es que esté tranquila, debemos estar relajados, sino, el final de todo es que no va a salir bien. Obviamente también viene una formación de cuna, me siento muy orgulloso de la educación que me dieron mis padres.

Ahora tiene contacto directo con su público en la obra de teatro ‘Burundanga’, háblenos de la experiencia.

Ha sido increíble. Recuerdo que la primera vez que hice teatro aquí fue después de ‘Mentiras Perfectas’, era una obra mexicana muy loca que se llamaba: ‘No sé si cortarme las venas o dejármelas largas’. Ahora estamos haciendo una obra española, la estoy disfrutando muchísimo, estoy con unos actores colombianos fantásticos. Carolina Ramírez, Santiago Alarcón, Paula Estrada y Fernando Arévalo. Es un personaje tan distinto a lo que estoy acostumbrado a hacer, que cuando la gente lo ve, se queda boquiabierta.

¿El secreto para memorizar?

El secreto es estar tranquilo. Te voy a confesar algo, esto no lo sabe nadie, soy un obsesivo compulsivo, (“rosando la ilegalidad”, asegura su padre con una sonrisa en el rostro). Ahora no lo hago tanto, pero mis primeras escenas eran como las 14 revistafemmecolombia del asesino de ‘Seven’ (Risas). Mis apuntes eran: esta frase está arriba, aquí hay una coma, aquí respiro; en eso también me ayudó muchísimo haber estudiado Guión Cinematográfico; tengo muchos cortos escritos, he escrito una revista y editoriales.

Tiene el paralelo entre televisión y teatro, ¿cuál de las dos prefiere?

Te va a sorprender la respuesta, pero yo seguiría haciendo cine. El actor lo es en todo momento, pero cada cosa tiene una forma de trabajar. En el teatro, como su nombre lo indica hay una teatralidad que no deja ver los pequeños matices de un texto. En cine no tienes el aplauso del público, pero hay una sensación increíble cuando se crea una especie de burbuja en el set, un primer plano de cine o de televisión no engaña a nadie.

En televisión haces tantas escenas en un día que es imposible hacer lo mismo, la gente no entiende que Al Pacino o Javier Bardem no te van a hacer 25 escenas en un día nunca, no hay manera que los convenzas. La gente debe entender que el cine es la cúspide, eso no significa que no sea loable que hagas 25 escenas diarias porque no todo el mundo puede hacerlo. A veces cuando hay una escena importante saco a la gente de detrás de cámaras, quienes me conocen, entienden. En cine cuando hay una escena de esas no se mueve ni una mosca.

Hablemos de su vida personal… Está casado con una mujer muy hermosa ¿Es celoso?

No, no lo soy. Cuando nos conocimos yo empezaba mi carrera como actor y ella estaba en uno de sus mejores momentos como modelo. Si hubiera sido celoso le hubiera cortado las alas, en cambio yo la dejaba en el avión para que se fuera a Japón, Nueva York y el mundo entero a desfilar, ella lloraba. Yo le decía, llorarás si no lo haces y algún día pensarás que fue porque no te dejé, vete a cumplir tu sueño y estaré aquí esperándote. Si no funciona, no funciona, pero no nos echaremos nada en cara, tú irás por lo tuyo y yo por lo mío. ¡Aquí estamos!

DSC_0023-min

¿Qué le gusta de una mujer físicamente?

La mirada y que sea auténtica.

¿Qué lo enamora?

La forma de ser, necesito que esa forma de ser sea acorde con muchas cosas mías. Cristina, además de ser un ‘mujerón’, es una persona con mucha luz, que sabe entenderme. Soy muy nervioso, tengo mucho carácter, ella sabe dejarme solo cuando lo necesito. Cuando estoy preparando un personaje es una cosa casi enfermiza, voy por la casa hablando solo (risas).

¿Cómo se cuida para estar siempre regio?

Soy muy disciplinado. Desde los 3 o 4 años me llevaban a clases de judo, tenis, baloncesto; ahora hago pesas, TRX, barras, crossFit. Usualmente me levanto a las 6.30 a.m., hago 4 días de pesas y 2 de artes marciales.

¿Y cuál es su comida colombiana favorita?

El ajiaco (mira con complicidad a su padre) y asegura: ¡para él también es su favorito! Cuando vino por primera vez, sabía que le encantaría, le dije: esto sí es especial. El ajiaco es preparado como Dios manda, con mística. Si no le pones los ingredientes justos no sabe igual.

¿También cocina?

(Risas) Sí, la verdad es que antes de estudiar Publicidad, me faltó poco para ser chef, es una forma de crear que me gusta mucho. Además tengo una suerte infinita, mi madre tiene una sazón excelsa, cocina todo delicioso, entonces no me deja cocinar arroces, pero he vivido tanto tiempo solo que me acostumbré a hacer muchos platos. Aquí en casa cocino yo, eso sí, limpia Cristina (risas).

Cuando se habla de Colombia afuera se habla bien y mal ¿Qué opina de Colombia?

No puedo decir otra cosa, es un país que me lo ha dado todo. Entiendo los problemas que tiene, que han sido varias décadas duras y que aún queda mucho por resolver, pero por encima hay una nube de alegría y de querer estar en un sitio donde te aman y puedes hacer lo que más te gusta.

¿Qué viene para Emmanuel?

Vienen cosas muy potentes, yo cruzo los dedos porque sea acá en Colombia, porque una vez te conviertes en galán de telenovelas, siempre está Miami o México. Tengo un anhelo por cumplir (sin ningún tipo de ambición), hacer unos castings en los Ángeles, no con la intensión de quedarme, sino de abrir mercado.

Un consejo para los actores nacientes y para aquellos que tienen un nombre, pero lo toman deportivamente.

Les diría de todo corazón que sean fieles a sí mismos. Que piensen si quieren ser actores de verdad, o solo quieren salir en televisión. En esta carrera debes tener un amor dentro de tí, que va más allá… son muchas horas de grabación, de agotamiento, de llegar a casa y no poder hablar con tu esposa porque tienes que estudiar; aguantar rechazos constantes en castings, o que te digan que no eres lo suficientemente bueno.

¿Qué dicen ahora de ese soñador sus padres y amigos?

Se ríen. La verdad es que fue un proceso que hice creyendo en mí, los actores siempre tienen que controlar mucho el ego porque puede afectar la vida personal y profesional. Pero es súper importante tener la confianza para hacer posible un proyecto.

Un saludo para nuestras lectoras….

Para mí es un placer que una publicación como la tuya, se interese en mí. Estar en Colombia ha sido una bendición muy grande, me han pasado cosas muy bonitas y de verdad espero que queden muchos años de Emmanuel Esparza haciendo series, teatro y cine. Un beso para todas.

He sido muy afortunado con lo que me ha pasado aquí, mientras siga ocurriendo me quedaré. El año pasado mi esposa quedó embarazada y mi hija nació en este país. Soy muy feliz, cada vez son más cosas que me atan a esta tierra, las cosas más bonitas de los últimos años, me han pasado en este lugar.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here