Por. María Claudia Spataro
Fotos cortesía: CYGLO

Cuando hablamos de Health Indoor Cycling (ciclismo saludable bajo techo), estamos familiarizados con términos como: ciclismo de fondo o Spinning. Pero ¿ha escuchado el término Cyglo? Aquí le contamos por qué es toda una experiencia para disfrutar.

En 1987 el ciclista norteamericano Johnny Goldberg (Jhonny ‘G’) desarrolló el Spinning, un ejercicio de entrenamiento que se realiza sobre una bicicleta fija que él denominó ‘Spinner’.

Cyglo es la evolución de esta práctica en el siglo XXI, en la cual se involucran al 100% los sentidos y permite que durante el ejercicio, solo sean usted, la fuerza, la concentración y la energía.

Después de esta práctica, que pone a trabajar el corazón, la mente y el cuerpo; salen a flote todas las cargas del estrés que puedan estar afectándonos, pues la concentración es total cuando nos dejamos llevar por el ritmo de la música y las luces.

Las expertas
Sophie Azout y Natalie Aghion, socias fundadoras de Cyglo Indoor Cycling, nos cuentan algunos de los beneficios de esta modalidad de entrenamiento y de sus diferencias con los entrenamientos “habituales”. Una divertida idea, muy apropiada para el inicio de año.

Cyglo nació en abril de 2015 por iniciativa de Natalie, quien trabajó en una famosa empresa de acondicionamiento físico. Diez años le proporcionaron todo el conocimiento sobre el funcionamiento interno, el cual sumado a las ganas de aventurarse, hicieron que le propusiera esta idea a Sophie, consultora en Administración y su amiga de siempre, así se logró la dupla perfecta de Cyglo.

Luego de darle vueltas a la idea y sin tener aún donde montar su negocio decidieron invertir en las bicicletas europeas de última tecnología (a las cuales ¡sólo les falta hablar!).

Arriesgándose y con la convicción de lo que se hace; lograron instalarse en La Cabrera, un estratégico punto de la ciudad. La idea resultó ser todo un éxito y a tan solo un año de creación, montaron una nueva sucursal en Rosales.

¿Quién puede entrenarse en Cyglo?
Todas las personas, de todas las edades, incluso mujeres embazadas; pues la tecnología de las bicicletas nos da la opción de personalizarlas con nuestra información en peso, frecuencia de entrenamiento, edad, etc. Cada “bici” permite que la persona que la usa alcance sus objetivos personales, sin sentirse ‘colgado’ tratando de alcanzar el nivel de la clase.

Este concepto es muy importante y es el fundamento de Cyglo: ser una comunidad energética, que participa y coopera unida para llegar conjuntamente a una meta individual establecida. Como dicen las fundadoras de Cyglo, una “coopetencia”.

Experiencia Cyglo
Desde que entramos al local sentimos una energía especial. El diseño y los mensajes en sus paredes nos van mostrando de manera ágil, la filosofía del lugar. Hay varias modalidades y paquetes para hacer las clases. Estas
se pueden reservar desde la web o telefónicamente, allí también se puede consultar el plano del lugar y escoger la bicicleta en la ubicación que más le guste.

Cyglo ofrece el entrenamiento de cuerpo completo en la bicicleta, pues no solo se entrena el tren inferior, sino el superior con ejercicios con pesas dirigidos por la entrenadora.

Reto personal
No resistí la tentación y entré a una clase de Cyglo. ¡Uff, realmente fue lo máximo! Hay que llegar con diez o quince minutos de anticipación porque se debe ajustar la bici con los parámetros individuales y ponerse los zapatos especiales suministrados por el lugar, que encajan perfectamente en el pedal de la máquina. El salón tiene capacidad para 31 personas.

Todos registran la información en su bicicleta, acomodan su botella de agua, su toalla para secarse el sudor y… ¡nos fuimos!… entonces las luces se apagan y empieza a sonar la música en un salón acústico diseñado para envolvernos en el sonido de la misma y hacernos olvidar todo lo que nos pueda preocupar. Solo debemos concentrarnos en nosotros mismos durante cuarenta y cinco minutos.

DSC_6913Las luces
Con la última tecnología, estas bicicletas tienen luces que miden la intensidad del ejercicio, es como si estuviera volando. Realmente las luces acompañan el entrenamiento y ejercen una “fuerza hipnótica” (por lo menos en mi caso), pues la concentración está puesta en la música y en seguir el nivel de la clase con los colores que van desde el blanco, pasando por el amarillo, azul, verde, naranja y hasta el rojo (el máximo de la clase).

Con revoluciones que suben y bajan, con la alegría y el esfuerzo colectivos, se pasan volando los cuarenta y cinco minutos de clase, quedando al final la satisfacción de haberle ‘dado pedal’ a la vida y la sensación de libertad y bienestar, que solo producen las prácticas deportivas. Otra innovación de Cyglo es que suelen tener música en vivo: guitarras eléctricas o grupos de champeta son algunos que con su ritmo han hecho cada clase inolvidable.¿La entrenadora?, ¡increíble! Con mucha fuerza y pendiente todo el tiempo de sus pupilos. Los baños y duchas también son un plus de Cyglo, pues utilizan jabones de alta calidad y proveen toallas para después de ejercitarse; tomar el mejor baño de su vida y salir como nuevo a enfrentar el día. Cyglo una experiencia como ninguna, que vale la pena disfrutar.

EJERCICIO DE CUERPO COMPLETO
Clases de alta intensidad, bajo impacto dirigidas por instructores apasionados e inspirados.

ÚLTIMA TECNOLOGÍA
Luces que miden su intensidad, bicicletas que le hacen sentir como si estuviera volando.

MÚSICA
Sonido acústico que lo envuelve en la música creando una experiencia como ninguna.

CONVENIENTE
Clases a toda hora, puede reservar su puesto en línea. Cero contratos, cero problemas.

Más información:
Calle 86A No. 13 – 42 La Cabrera
Tel. 5307602 / 3016876551
Calle 70 No. 4 – 83
Tercer piso – Rosales
Tel. 7364812 / 3045382832
www.cyglocolombia.com

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here