Closeup of focused little boy and his grandfather watching cartoon on tablet computer with blurred view in background
Es evidente que hoy en día los abuelos cumplen una posición importante en el desarrollo de los niños desde el momento de su nacimiento, hay una gran diferencia entre el papel que desempeñan los padres y los abuelos con relación a los niños. En muchas ocasiones es natural que, cuando los padres se ausentan, los abuelos conceden algunos caprichos a los nietos rompiendo reglas establecidas en el hogar.

Actualmente, la gran mayoría de los abuelos se enfocan en dar apoyo y protección, otros solo optan un posición discreta, y nunca imponen condiciones que afecten la relación de estos pequeños con otras personas.

El nacimiento de un bebé transforma el día a día de una familia. Los compromisos y responsabilidades ya existentes deben ser ajustadas y además se deben sumar otras muy distintas entre las que se encuentra cómo educar a ese pequeño.

 “Los placeres de tener un bebé son muchos, pero no se puede ignorar que el trabajo aumenta. Es cuando los padres recurren a los abuelitos, pero hay que tener en cuenta que ellos están para dar cariño, echar una mano, y pasar un buen rato con sus nietos” afirma Marcela López, Pedagoga y Directora de El Jardín Infantil el Rincón del Tercer Puente. 

Los roles más importantes de los abuelos

Cada rol que juegan los abuelitos en el desarrollo y estabilidad de los niños que tienen a cargo a sus nietos, es la clave que les permite una mejor interacción, formación y educación en los primeros años de vida del menor:

  ü  Los abuelitos viven esta etapa de su vida con más relax, calma y experiencia que la paternidad, por ello son unos perfectos cuidadores de  los nietos,  esto debido al vínculo emocional que existe.

ü  Los niños que se educan teniendo la figura de los abuelitos presentes en su día a día, crecerán teniendo una base emocional muy fuerte, que contribuye en la formación de la personalidad y el carácter de los pequeños.

ü  Los abuelitos se convierten en sus compañeros de juegos y estupendos confidentes.

ü  Contribuyen en el equilibrio de tiempo en el hogar de sus hijos, recogiendo a los niños en el colegio, o quedándose con ellos alguna noche para que los padres puedan salir libremente.

ü  Las recetas de la abuela son las más ricas, sanas y nutritivas. Sólo ellas saben cómo preparar exquisitos postres y platos a los nietos.

ü  Los abuelitos se preocupan especialmente cuando sus nietos están enfermos, les hacen caldos, vigilan que no suba la fiebre, están muy atentos a sus necesidades y son unos médicos improvisados estupendos.

ü  Los abuelitos tienen miles de historias para contar a sus nietos, además pueden ser unos  perfectos cuentacuentos. Sentarse en el regazo del abuelo o la abuela a escuchar un cuento es un placer.

ü  Los besos y abrazos de los abuelos son una prueba de lo que sienten por sus nietos. El afecto construye la confianza y la amistad.

ü  Los abuelitos,  por lo general, suelen tener más tiempo, más paciencia y más disponibilidad. Por lo tanto, en muchas familias son los abuelos que se responsabilizan en ayudar a los nietos con sus deberes escolares.

ü  Muchos abuelos, ante la ausencia del padre o la madre debido al trabajo, pasan la tarde con los nietos. Les llevan al parque, juegan en los columpios, triciclo o bicicleta,  disfrutando del campo y de la naturaleza con sus nietos.

ü  En fin. Estar con los nietos es también una forma de renovarse personalmente. Es tener más participación en la familia, y sentirse más jóvenes y actualizados.

FuentePor: Ángela Cruz
Compartir
Artículo anterior
Artículo siguienteLLENE SU MESA DE COLOR

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here