CINDY BETTER… DEJÓ TODO POR VENIR A COLOMBIA

0
35
Foto: Pablo Ramírez

La exitosa presentadora del Canal RCN se redescubrió en nuestro país. Lo que se creía que serían unas cortas vacaciones de 15 días, se convirtieron en casi tres años. A las tres semanas de llegar a Colombia ya tenía trabajo. La presentadora, de origen barranquillero, y formada en España, aplica perfectamente el slogan creado por Proexport: “El riesgo es que te quieras quedar”.

Por: Cristy Jiménez

Desde que Cindy Better llega al canal RCN, va dejando un halo de alegría a su paso. “Buenos días, tía” o “¡bienvenida Chavala!” son algunos de los saludos del personal del canal al ingreso, quienes simulando el acento español, buscan robarle una sonrisa. Ella sin más, se echa a reír y atina a decir: “Vais a terminar hablando más españoles que yo”. Indiscutiblemente, con su acento, ese garbo natural y el carisma barranquillero, la presentadora ha impuesto su sello a las noticias de entretenimiento de los fines de semana y de alguna manera, ha unido magistralmente lo mejor de los dos mundos.

De regreso al origen
Quienes la ven hoy en la pantalla chica no se imaginan que hace tres años arribó a nuestro país, retomando sus orígenes. Tenía curiosidad de conocer esas raíces de las que tanto había oído a la distancia y de las que solo llegaban algunos recuerdos difuminados por el paso del tiempo: los colores vibrantes de las frutas y el delicioso sabor del arroz con coco.

¿Por qué decide venir a Colombia?
¿Crees en el amor a primera vista o en los milagros? (me pregunta y continúa). Mi historia es increíble, siempre he dicho que algún día escribiré un libro. Nací en Colombia, me llevan cuando tenía 8 años a España, no tengo ni un día de conexión con mi país. Allá se forma mi vida, mi familia, construyo una carrera artística y un día siento la necesidad de regresar.

El deseo, cada vez se hizo más fuerte. Ella: joven, inteligente, bonita, talentosa y muy exitosa en su carrera como modelo, presentadora y actriz en España, sentía que algo le hacía falta a su vida. Era una necesidad indescifrable.
“Cuando cumplí 26 años, decidí hacer un viaje por ‘curiosidad’. Tomé mi mochila y dije, me voy a conocer Colombia. Pensé, me busco un hotel, paseo, me rebusco la vida y estoy en mi país por 15 días y sigo mi viaje. El plan era ir a México, a Los Ángeles (EE.UU.), entre otros”.

La gratitud en los ojos de un mendigo, la sonrisa de la gente y la felicidad con la que los colombianos asumen la vida, le dieron un giro al destino de Cindy. Fue así, como lo que se esperaba fueran unas vacaciones de 15 días, se convirtieron en tres años de trabajo en nuestro país.
“Nunca en mi vida, había vivido tan de cerca la experiencia de la gratitud. Una cosa es verlo y otra vivirlo. Cuando llegué a Colombia se me empezó a mover algo en el corazón. Tenía la sensibilidad a flor de piel”, asegura la barranquillera.

“Decido irme a conocer Cartagena y Santa Marta, entro en un estado de conexión increíble con la naturaleza de este país. Yo decía ¿qué es esta sensación? Hacía mucho tiempo que no oraba y dije: “Dios, necesito hablar contigo, por favor guíame y ponme las señales claras hacia dónde quieres que me dirija. No sé cuál es el siguiente paso que debo dar, lloré, fue una catarsis”.

Ocurre lo inimaginable
Estando en medio de esa tierra ancestral, un amigo la contacta y le dice: “me tomé el atrevimiento de hablar de ti. Hay un programa en Canal Uno que se quedó sin presentadora, les mostré tu perfil y quieren que vengas. Igual no pierdes nada”.

Al principio, sin recordar la oración, Cindy se llenó de miedo y pensó que desconocía la realidad nacional y todos esos pensamientos que suelen aparecer cuando se acerca algo nuevo. Sin embargo, tomó un avión de regreso a la capital. Al otro día estaba presentando en directo, ‘Los Ángeles de Juan’. “El director me conoció y me dijo: sigue las señales y confía. El mensaje fue tan claro que decidí quedarme”. Habían transcurrido tan solo 20 días en nuestro país y Better, sin grandes contactos y sin manager, estaba presentado en televisión nacional.

Foto: Mateo Londoño

La academia
A pesar de que acababa de llegar a Colombia, Cindy tenía un amplio bagaje del trabajo realizado en España. Como modelo había trabajado para Versace, para HyM y Roberto Verino, en España era presentadora de televisión para Antena 3; como actriz había participado en varias series, en películas de Hollywood y hasta en videos musicales, uno de los más famosos ‘Ella no sigue modas’, de Don Omar y Juan Magán.

Su preparación como actriz fue clave en el proceso: “Cuando estaba haciendo mi carrera, me preguntaban qué se estudia para ser actriz o presentadora. La gente piensa que son cursos de 3 o 6 meses. Lo cierto es que son años de estudio, aprendes literatura, historia del arte, trasnochas estudiando a los grandes escritores de la lengua castellana, etc. Además, se aprenden técnicas para controlar el cuerpo, la mente y la respiración. Hay clases de dicción… es un universo de conocimientos que conlleva mucho trabajo”, asegura.

¿Son muy diferentes los métodos de trabajo entre Colombia y España?
Los dos lugares me han enseñado mucho. De España tengo la academia, hice mi carrera. Allá la mujer es mucho mas tosca en general, no cuida tanto los gestos, la posición del cuerpo, no es tan femenina, no es tan sensual. Por ejemplo, si se va el cabello a la cara, no pasa nada. En Colombia el tema es mucho más trabajado.

Cuando llegué al país, no dominaba este tema, aquí la postura a la hora de sentarse debe ser
perfecta, los movimientos son más controlados y hasta la mirada a la cámara es diferente.

En Colombia me he vuelto más coqueta, me cuido más, estoy más atenta a mi peinado. La mujer se cuida y se arregla mucho, es muy consciente de su belleza.

Debo reconocer y agradecer el bagaje que me ha dado España, el nivel de exigencia, eso ha
sido un reto profesional. De alguna manera uno los dos mundos.

¿Cómo llega a RCN?
En el canal me conocieron hace un par de años, hice un casting, les gustó y me dijeron que cuando tuvieran una vacante, me llamarían.

Pasó el tiempo y cuando iba a regresar a España, me llaman para grabar una película para Hollywood que se llama ‘The Belko Experiment’ (del director James Gunn). Es curioso porque
parecía que la vida no quisiera que me fuera de este país, siempre que estaba alistando maletas aparecía un proyecto. Al terminar, me voy de vacaciones, quería seguir el viaje que había iniciado tiempo atrás y en ese momento me llaman de RCN. Acepto e inicio haciendo notas de entretenimiento.

En Colombia me he vuelto
más coqueta, me cuido
más, estoy más atenta a mi
peinado. Aquí la mujer se
cuida y se arregla mucho, es
muy consciente de su belleza.

Un día al terminar la jornada me dicen que no me podía ir, mis compañeras habían tenido un percance con su vuelo y no podían llegar. Debía hacer la emisión de la noche, tras la aprobación de los directivos, me “lanzaron al ruedo”. Con el tiempo me soltaron responsabilidades, hacer coberturas y luego me pusieron a presentar los fines de semana.

¿Poco a poco ha impuesto su sello?
La verdad me gusta contarle a los televidentes lo que ocurre y que lo sientan familiar y cercano. Antes de la presentación veo la información, eso me nutre. Se trata de ir más allá del teleprompter y narrarle al televidente lo que está pasando, transmitirlo de una forma diferente. Presentar me da felicidad, me gusta tanto que hasta me brillan los ojos cuando lo hago. Son pequeños detalles.

También hay un equipo de trabajo maravilloso. Es bonito que cuando llego, los porteros están revisando los bolsos y haciendo sus labores cotidianas y antes de que hable me están haciendo bromas españolas, me dicen: Buenos días, ¡Chavala! y se mueren de la risa. Cuando llego al set se siente la felicidad; los camarógrafos son muy generosos, me ayudan demasiado, y bromeamos sobre el Barça y el Real Madrid.

¿Tiene propuestas para la actuación?
De momento tengo esa faceta a un lado, estoy concentrada en la presentación. Claro que en algún momento si me gustaría compatibilizarlo, quizás un papel en alguna serie. Amo actuar.

Me ofrecieron un pequeño papel en ‘La ley del corazón’, pero no era el momento, se me cruzaba con otros compromisos.

¿De dónde nace su gusto por la actuación?
La verdad es un misterio porque nadie de la familia tiene esa vena artística. Recuerdo que cuando en el colegio nos preguntaban qué queríamos ser cuando grandes, mis compañeros decían: secretaria, bombero, policía, enfermera y yo siempre decía: ¡actriz y presentadora!

A veces mis amigos de toda la vida me dicen: “¿te acuerdas cuando en el colegio decías que querías ser presentadora? Wao y lo cumpliste”. Ellos se sienten muy orgullosos y felices por mí, saben que era mi sueño. Desde niña tuve claro que quería dedicarme a esto y a los 12 años empecé a hacer teatro. ¡Hasta en contra de la voluntad de mi madre!

¿Cómo va la sección ‘SaludableMente’?
Es una sección del noticiero en la que siempre abordo un tema de salud: comidas, un jugo, deportes o un viaje. Pero quizás mi consejo más saludable, es ser agradecido con la gente que te rodea, siempre terminar con gratitud el día.

Foto: Pablo Ramírez

¿Cómo fue presentar el Concurso Nacional de Belleza?
Fue una oportunidad muy hermosa que me dio la vida, porque además de la presentación, hice las entrevistas por separado a las candidatas. La verdad es que nunca había estado tan cercana a un evento de belleza. En España no tiene tanto auge. Fue genial conocer cómo se vive el concurso acá.

¿Cómo va la adaptación a la cultura? ¿A la jerga?
Gracias a mi madre sé muchos dichos colombianos, porque ella los decía en casa. Me han pasado varios “chascos”, a veces confundo el hágame la segunda con hágame un chance. La gente me mira raro, y yo solo puedo decir: “¡ay! ¿No era así, cierto?”

Aunque hablemos español, a veces pareciera un idioma totalmente nuevo. Pero, poco a poco voy encajando las frases.

¿Estuvo de vacaciones en España? ¿Cómo fue ese reencuentro familiar?
Estuve feliz con mi familia, los echo de menos, extraño a mis amigos de toda la vida. Pero la verdad creo que me queda mucho tiempo más acá en Colombia. Mi familia vendrá a visitarme para las fiestas decembrinas.

¿Qué retos vienen?
La actuación es un tema que tarde o temprano tendré que explotar en este país. Como hobbie me gustaría hacer algo con música, de hecho tengo formación en canto, danza y baile. No se extrañen si un día los sorprendo con una canción. Por ahí tengo algo pensado, me fascinan los ritmos latinos y por qué no, con toques aflamencados.

Por supuesto, no podríamos cerrar esta entrevista sin preguntar ¿Ha tenido novios colombianos? ¿Tienen oportunidad?
(Risas) El colombiano es un hombre muy latino, envolvente, galante, de pequeños detalles, de enviar rosas. En España no son así. Amo la vida sencilla, compartir en casa, con amigos. La verdad es que no he tenido la oportunidad de tener una pareja de este país, pero… ¿quién quita?, Colombia ya me enamoró y quizás acá pueda hallar el amor.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here