Por. Ángela Cruz
Fotos: Archivo personal y Edward Escobar

Este bogotano graduado en Medios Audiovisuales con énfasis en televisión, un día lo dejó todo para dedicarse a ser instructor de buceo. El encanto por los animales y el misterio del mar, le ganaron la batalla al estrés que manejaba diariamente en el trabajo. “La idea se me metió en la cabeza, empecé a investigar, a leer, a mirar las fotos, me metí en el cuento y finalmente renuncié y me fui para Santa Marta, hice los cursos, me certifiqué, conseguí el trabajo y me quedé”, afirma Camilo.

Y es que para este joven, ser instructor de buceo es lo mejor de la vida. “Desde el momento en que entras al mar, das la instrucción a tus estudiantes y sumerges la cabeza en el agua, ya es un mundo totalmente diferente. Se va el ruido, todo es tranquilidad. Los colores, la vida, las especies, los corales, los caballos de mar, las tortugas, todo es  maravilloso”, agrega.

Bucear, toda una aventura
Dormir bien, evitar el licor el día anterior, consumir una comida ligera y esperar 40 minutos para bañarse después de comer, son los requisitos que debe cumplir una persona antes de bucear, pero ¿qué riesgos tiene? “El primero puede ser que se acabe el aire; siempre hay que bajar con el tanque lleno, por lo general dura una hora, a las mujeres les puede durar un poco más porque no toman tanto aire como los hombres. Deben estar pendientes de la consola que indica la profundidad y la cantidad de aire que queda. Cuando está en la zona roja, se debe avisar al instructor ya que no quedan más de 10 minutos para subir”, asegura el experto.

Por otra parte, el ascenso debe hacerse tranquilamente, de lo contrario se podría sufrir descompresión, que se  produce por la acumulación de nitrógeno en los tejidos, lo que puede ocasionar dolores en las articulaciones, molestia en los músculos y en algunos casos hasta la muerte.

Otro riesgo es aguantar el aire, por ningún motivo se debe tomar aire y subir con él, ya que se pueden dañar los pulmones.

Este experto buceador, con más de 300
inmersiones, los espera en Cartagena.

DCIM103GOPRO

¿Qué se necesita para ser instructor?
Cumplir con todos los cursos, primero el de aguas abiertas, luego el avanzado que incluye buceo profundo, buceo en corrientes, nocturno y control de la flotabilidad. Hay muchas especializaciones. Después se hace el de rescate que se complementa con primeros auxilios. Finalmente, viene el Divemaster, cuyo requisito inicial es tener 40 inmersiones y completar 60 al finalizar. Toda esta preparación profesional se debe combinar con hábitos sanos, comida light y descanso diario de 9 horas, pues tenemos una gran responsabilidad con la vida de las personas.

¿Se puede vivir del buceo en Colombia?
Sí se puede, sin embargo se trabaja por temporadas.

¿Esta profesión conquista?
Se sonroja y entre risas contesta: creo que sí, pues me ven como un protector, pero no es fácil mantener una relación ya que las turistas van y vienen.

Un día en el mar
En Playa Blanca, Barú, el día empieza a las 5:30 am, no hay relojes, ni alarmas, las olas del mar que llegan cerca a la cabaña, anuncian que otro día llegó. La arena espera impaciente el paso del rastrillo que dibuja figuras caprichosas con la fuerte brisa. Alrededor de las 6:30 los instructores comen algo rápido, pues los arriesgados turistas están citados a las 7:30, allí, nuevamente reciben la instrucción que fue dada el día anterior.

Conocer el equipo de buceo, aprender a respirar, estar siempre en grupo y respetar las normas, son el cimiento de la clase, cuya inmersión dura de 40 a 50 minutos por grupo. En la jornada se puede trabajar aproximadamente con cuatro grupos de cuatro o cinco personas cada uno, el último grupo entra máximo a las 2:30 p.m., ya que el mar aumenta su oleaje. Al terminar el trabajo, los instructores se vuelven caza tesoros y acompañan a los niños de la región, que se sumergen en la búsqueda de relojes, cadenas, gafas y hasta dinero.

Práctica milenaria

El buceo ha sido una práctica milenaria, en la antigüedad, se realizaba para buscar tesoros y conseguir alimento, actualmente se practica con fines investigativos, pero también ha tomado una gran fuerza como ejercicio de recreación. Las personas que no están certificadas y quieren practicarlo, pueden descender hasta 12 metros, esta distancia se logra de una forma gradual, primero dos metros, luego cinco y finalmente doce, cuando todavía se pueden ver los colores. Los buzos certificados en aguas abiertas pueden bajar hasta 18, mientras que los avanzadosestán autorizados para descender hasta 25 o 30 metros.

SEÑALES DE BUCEO

sencc83ales-buceo-copia

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here