El 7 de agosto se cumplieron 197 años de la Batalla de Boyacá, quisimos recordar un poco nuestra historia patria y combinarla con la historia de amor de una ecuatoriana y un venezolano, dos amantes que liberaron 6 naciones.

Por. Cristy Jiménez

EL 16 de junio de 1822, Simón Bolívar hacía su entrada triunfal en Quito (Ecuador). La campaña libertadora era todo un éxito, el líder había vencido en las batallas de Ayacucho (Perú), de Boyacá y del Pantano de Vargas (Colombia). El pueblo había salido a darle la bienvenida al héroe.

Desde un balcón Manuela Sáenz contemplaba la escena, al paso de la caravana lanzó una corona de laurel, que accidentalmente golpeó a Bolívar. Inevitablemente sus miradas se cruzaron, él con un gesto galante agradeció la ofrenda de la joven; ella quedó prendada con la masculinidad del venezolano.

Horas más tarde coincidirían en una fiesta, la atracción era inevitable y la pasión estaba a flor de piel. Sin embargo, la historia de amor no se podía dar libremente, aunque él era viudo, ella estaba casada con el inglés James Thorne. De poco valió, su romance era inocultable, Manuelita siguió a Bolívar en los viajes, lo atendió en sus enfermedades, lo ayudó en la consecución de la libertad y se convirtió en su confidente, en su ángel guardián.

En un par de ocasiones le salvó la vida. La primera vez lo hizo un 10 de agosto de 1828, en Bogotá, cuando los conspiradores planeaban atacarlo en medio de un baile de disfraces. Al enterarse quiso impedir que Bolívar asistiera, como no lo logró, astutamente se presentó en el baile, vestida de una forma llamativa, lo que originó un escándalo, que hizo que el Libertador se retirara indignado.

MTE1ODA0OTcxMjkyMTk4NDEzLa segunda vez, fue el 25 de septiembre de 1828, cuando en la noche un grupo de conspiradores atacaron el Palacio Amores en la historia El 7 de agosto se cumplieron 197 años de la Batalla de Boyacá, quisimos recordar un poco nuestra historia patria y combinarla con la historia de amor de una ecuatoriana y un venezolano, dos amantes que liberaron 6 naciones. buscando a Bolívar. Al oír ruidos, Manuela despertó a su amante para advertirlo del ataque. Él logró escapar mientras ella enfrentaba a los atacantes.

Aunque prohibido, su amor se convirtió en un símbolo de unión; aún perviven las cartas de amor que intercambiaron Manuelita y Bolívar. El libertador murió el 17 de diciembre de 1830 en Santa Marta, Manuela por su parte vivió 26 años más, murió el 23 de Noviembre de 1856.

Hasta mediados del siglo XX, Manuela fue reivindicada por el importante papel que jugó en la liberación de Colombia, Venezuela, Ecuador, Perú, Bolivia y Panamá.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here