ALIMENTACIÓN SIN GLUTEN

0
86

Cada vez más, pensamos en nuevas tendencias o dietas que solucionen algunas molestias digestivas, y de paso nos ayuden a tener el vientre plano que siempre hemos querido.

Por. María José Dodard

¿Y si la solución no estuviera únicamente en comer sano, sino en qué tipo de comida sana ingerimos? La alimentación sin gluten se ha vuelto cada vez más apreciada por aquellos que quieren reducir los síntomas de enfermedades crónicas (como el síndrome de colon irritable), ciertas alergias, y hasta perder esos ‘kilitos’ extra.

¿Qué es el gluten?
Es una proteína que contienen algunos cereales: trigo, avena, centeno y cebada. En ciertas personas, el intestino no lo asimila bien y puede causar incomodidades. No hay que confundir alergia e intolerancia, puesto que su nivel de gravedad varía. La intolerancia al gluten se declara cuando el organismo produce anticuerpos que dañan progresivamente la mucosa intestinal, lo que causa problemas digestivos, anemia y cansancio crónico, entre otros. A veces los síntomas pueden ser más discretos, como simplemente dolores articulares y musculares.

La alergia o enfermedad celiaca produce una reacción inmunitaria que ataca el intestino y es en parte hereditaria.

El gluten se encuentra prácticamente en todo lo que comemos: harina de trigo, pan, pasta, galletas, cereales de desayuno, pero también en la cerveza, los alcoholes a base de cereales (vodka y whisky), la levadura, la salsa soja, bulgur, etc… Se deben vigilar las preparaciones y platos industriales, que en su mayoría contienen gluten.

¿Qué productos comer?
Aunque se puede pensar que comer sin gluten es difícil, existe un sinnúmero de alternativas para seguir disfrutando de sus platos preferidos. El gluten no es un elemento necesario para el buen funcionamiento del organismo, entonces podemos reducir su consumo o eliminarlo completamente de la dieta sin consecuencias negativas para la salud.

El arroz, la yuca y la papa no contienen gluten y en los supermercados orgánicos podemos encontrar harinas de todo tipo (de arroz, de coco, de garbanzos o de quínoa) para preparar nuestros postres preferidos; pasta de lentejas o de arvejas. También existe el pan sin gluten.

No les voy a mentir, las texturas de estos alimentos no son exactamente iguales a lo que solemos comer. Pero eso es lo bueno de la cocina, poder probar alimentos y recetas diferentes y ajustarlos a nuestro gusto.

¿Qué beneficios nos aporta una alimentación sin gluten?
Nos permite comer más sano, ya que al variar nuestra forma de alimentarnos, consumimos lo que preparamos nosotros mismos, incorporamos más verduras y productos orgánicos con menos pesticidas).

Tendremos mejor digestión, ya que el gluten es frecuentemente la causa de inflamaciones del tubo digestivo. Muchas personas que han comenzado una dieta sin gluten, dicen que al cabo de uno o dos meses se sienten menos hinchadas, y hasta han perdido una talla.

Atención: no debemos empezar esta alimentación con el único objetivo de perder peso puesto que no va a influir en nuestro consumo general de grasa, o azúcar, ni en el tamaño de nuestras porciones (que, en la mayoría de los casos, es lo que nos hace engordar).

Brownie sin gluten

– Los ingredientes son sorprendentes y el resultado es delicioso.
– 200 gramos de chocolate.
– 60 gramos de aguacate molido (o puré de almendras o mantequilla).
– 50 gramos de miel o 60 gramos de azúcar morena.
– 30 gramos de harina sin gluten.
– 220 gramos de zucchini pelado y rallado.
– 3 huevos.

Preparación:
– Derretir el chocolate al baño maría.
– Separar la clara de la yema de los huevos. Batir las claras a punto de nieve en un recipiente y en otro revolver las yemas con la miel.
– Agregar la harina, el aguacate y el chocolate.
– Incorporar una parte de las claras en la masa para volverla más homogénea.
– Agregar el zucchini y el resto de las claras delicadamente.
– Verter en un molde antiadhesivo y cocinar 30 minutos a 180°C. Verificar la cocción con un cuchillo (debe salir casi seco).

Mini “hamburguesas” de tomate y semillas-105 gramos de quínoa crudo (equivale a 315 gramos cocinado).
– 15 tomates secos picados.
– 1 cebolla picada.
– 1 y media cucharada de semillas (de girasol, de linaza o de calabaza)
– 1 huevo.
– 55 gramos de harina sin gluten (mezclar mitad de harina sin gluten (de arroz por ejemplo) y mitad fécula de maíz).
– Sal, pimienta, perejil al gusto.

Preparación:
– Cocinar la quínoa durante 12 minutos en agua salada y escurrir. Reservar.
– Mezclar todos los ingredientes y sazonar al gusto.
– Hacer “hamburguesitas” con esta preparación y cocinarlas en una sartén 5 minutos de cada lado.
– Servir frío o caliente, acompañados de verduras o una ensalada.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here