ADRIANA ARBOLEDA

0
3188

Click sobre la imagen para ver la edición completa

MODELO, PRESENTADORA, EMPRESARIA Y HOY, UNA DULCE MADRE

Tan solo con su forma de hablar, Adriana deja ver a la mujer dulce y tranquila que lleva dentro. Desde sus inicios en el modelaje, con tan solo 15 años, ingresó propondiendo sencillez y elegancia, un sello que aún la destaca como una de las top models colombianas. Actualmente, es diseñadora de su marca Pink Filosofy, esposa del empresario azucarero Harold Eder, y disfruta más que nunca de su mejor profesión: Ser madre de Elena y Eugenia.

Fotos: ACE AMIR – www.aceamir.com / Cortesía. @adrianaarboledar

Quizás el Valle del Cauca, la tierra de la caña de azúcar, le heredó a Adriana la dulzura en su temperamento. Esta caleña criada en Venezuela se ha convertido en uno de los íconos de la mujer moderna, trabajadora, pero dedicada a su hogar y a sus hijas. De eso sí que no queda duda.
Para mediados del 2014, Adriana dio a luz a su segunda hija: Eugenia, llamada así en honor a su mamá. En su perfil de WhatsApp aparece una de las fotos más hermosas que jamás le hayan tomado (a pesar de llevar cerca de 20

años en el modelaje); su silueta y la de su hija aparecen trazadas por un hermoso atardecer en la playa. Una imagen vale más que mil palabras, y esa en especial, deja ver su amor por su familia y por la naturaleza, a la que disfruta y respeta desde que era una niña.
Adriana es diseñadora y en compañía de su socia y amiga Johana Ortíz ha emprendido una misión: sacar adelante Pink Filosofy, su marca de ropa, pero además su “filosofía de vida”, ayudar a que las mujeres del Valle generen ingresos desde su casa, mientras disfrutan y cuidan de sus hijos.

PORTADA DSC00983f2 2

En mayo celebramos el mes de las madres ¿Qué recuerdos tiene de sus abuelas y su mamá?
De mis abuelas tengo los mejores recuerdos. Mi abuela materna era de Medellín, una paisa con un sentido del humor maravilloso. Recuerdo que cocinaba delicioso y jugaba todo el día con nosotros.
Mi abuela paterna, era una mujer muy cariñosa, pausada, delicada, un poco más frágil en su contextura. Me encantaba sentarme a oír sus historias, no se me olvidará jamás como narraba lo que tuvieron que vivir con mis tíos, mi papá y abuelo el día del Bogotazo…
Mi mamá es una mujer encantadora, suave y dulce, pero con mucho carácter, incondicional, sensible, de una sola pieza y por supuesto, una abuela fantástica.

adriana arboleda
Con su socia Johana Ortíz

¿Cómo fue su niñez en Cali y Maracaibo?
De Maracaibo recuerdo a los amigos, los viajes por esa Venezuela enigmática que pocos conocen. Tuve una infancia siempre cercana al mar. ¡De ahí que me guste tanto!
Mi niñez en Cali se dio en las vacaciones. Casi siempre llegábamos a la finca de mis tíos, ahí nos reuníamos todos los primos, hacíamos cabalgatas, jugábamos a escondidas en los trapiches, hacíamos largas caminatas. En fin… una infancia que ojalá mis hijas puedan tener.

¿Qué opina de lo que está ocurriendo en Venezuela actualmente?
Es muy triste ver la crisis económica y social que vive. El país está totalmente polarizado y desabastecido, pasó de ser productor a ser netamente importador. Me da mucha tristeza, no sé cuánto más el pueblo soporte esta situación, pero espero no sea mucho…
¿Cómo es Adriana en su rol como madre? ¿Es regañona?
Creo en el balance. Soy estricta cuando debo serlo y juguetona y cómplice en los momentos indicados. Amo jugar con mis hijas y volverme una más con ellas. Pintamos, jugamos, cocinamos galletas… en fin, trato de regalarles momentos de calidad que siempre lleven en su memoria.
Háblenos de ellas, los niños a esa edad siempre tienen situaciones curiosas para contar, ¿hay alguna anécdota que pueda compartir?
Anécdotas hay muchas. Elena empezó a hablar desde muy chiquita y tenía especial fascinación por las figuras geométricas, un amigo le había regalado un juego para encajarlas y yo le enseñé cómo se llamaban cada una de ellas.
Nos fuimos de paseo a una finca y ella empezó a pedir que le pasaran el octágono, el hexágono, etc., tenía apenas un año y tres meses, los amigos que estaban en ese paseo me preguntaron que si Elena ya sacaba raíces cuadradas. (Risas)
¿Ve alguna similitud entre sus hijas y usted a esa edad?
Creo que era muy parecida a Elena en lo inquieta y aventurera. No me gustaba que me peinaran, eso sí, era risueña como Eugenia.

“De Maracaibo recuerdo a los amigos, los viajes por esa Venezuela enigmática que pocos conocen. Tuve una infancia siempre cercana al mar. ¡De ahí que me guste tanto!”
Adriana Arboleda 2
Adriana y Elena
adriana arboleda 3
En el Pacífico

PORTADA DSC00704f2

“Mi tranquilidad me la da el tratar de ser un mejor ser humano todos los días. Tengo la certeza de que recibimos lo que damos, por eso creo que independientemente de en qué área trabajemos, todos deberíamos asumir la labor de ayudar”.

¿Qué la hace sonreír?

Sin duda mis hijas.
¿Es soñadora?
Muuuuucho y gracias a Dios siempre he tenido una “estrella” que me ha permitido sacar adelante mis proyectos.

¿Qué conquista a Adriana?

Definitivamente, una buena conversación.

¿Háblenos de sus pasatiempos favoritos?

Estar con mis hijas, sin duda, es uno de mis mejores pasatiempos. Pero cuando las duermo en las noches, leo o veo una serie que me tiene totalmente atrapada, se llama: Isabel la Católica.

¿Se considera buena bailarina?
Si. Como buena caleña amo la salsa.

Es una persona muy tranquila, ¿cómo logra mantener la calma en un mundo tan agitado como el diseño de modas?
Mi tranquilidad me la da el tratar de ser un mejor ser humano todos los días. Tengo la certeza de que recibimos lo que damos, por eso creo que independientemente de en qué área trabajemos, todos deberíamos asumir la labor de ayudar.

Háblenos de la campaña que ha emprendido para ayudar a los niños del Pacífico. ¿Cómo se vincula a esta causa?

La Fundación Alvaralice lleva trabajando desde hace muchos años en el distrito de Agua Blanca, uno de los sectores más deprimidos de Cali, gran parte de su población ha sido desplazada por la violencia.

Allí las problemáticas son muchas, por esta razón la fundación ha desarrollado varios programas para rehabilitar a muchachos que han optado por el vandalismo. El más ambicioso proyecto de la fundación fue la construcción del Tecnocentro Cultural Somos Pacífico, un espacio que acoge diariamente a mas de 1200 niños en programas de danza, música, cómputo, inglés, robótica, culinaria, etc., este modelo es digno de replicar. Allí ayudo a recaudar fondos para que cada día sean más niñas y niños los que se vean beneficiados de sus programas.

image
Tomada de: jorgeeabello.crearforo.com

Háblenos de los “famitalleres” con las mujeres de Agua Blanca.
Los famitalleres son el alma de Pink Filosofy. Hemos integrado a mujeres cabeza de familia, las capacitamos en temas de confección y emprendimiento. Les ayudamos para que mejoren sus ingresos mientras trabajan desde su hogar y cuidan a sus hijos.

¿Algunas veces extraña las cámaras y la presentación en TV?

No podría negarlo. Me hace falta esa adrenalina del directo, mis compañeros y los técnicos, esa gente maravillosa que nadie ve, pero que son el alma de cualquier programa.

¿En qué se inspira para diseñar las prendas de Pink Filosofy?
En una mujer que cumple muchos roles: trabaja, es madre, amiga, esposa e hija. Una mujer segura a la que le gusta verse linda sin hacer grandes esfuerzos.

Impuso un estilo propio en las pasarelas, ¿Cree que las modelos actuales 
están innovando?
Claro que sí, hay modelos bellísimas y muy talentosas.

¿Cómo ve el modelaje nacional?
Lo veo muy bien, creciendo e internacionalizándose cada vez más.

Para finalizar, ¿qué proyectos vienen a futuro?
En la empresa estamos en una etapa de expansión muy interesante, explorando mercados internacionales. Viajamos a Perú como invitados al Fashion Week y lanzaremos una nueva línea de vestidos de baño que se llama Mar Boheme.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here