Espero que en esta nueva edición todos estén felices y sintiéndose completos con lo que tienen y a gusto con la felicidad de los demás. Si no es así, les recomiendo leer este artículo, seguramente les funcionará a aquellos que, por algún motivo, tienen deseos de encontrarse en los zapatos de otra persona.

¡Exacto! Hablaremos de la envidia, aquella rabia escondida que tratamos de disimular con excusas baratas, tratando de robarle la atención o los momentos felices de los demás, hasta llegar al punto de hacer comentarios negativos en contra de ellos, o en algunas ocasiones encontrarles razones para que se sientan mal y dejen de estar felices por cualquier motivo.

Amigos, déjenme decirles que ese tipo de sentimientos da cáncer, no necesariamente corporal, pero sí emocional, pues no permiten que estemos felices.

Un secreto para dejar de sentirse así es aceptar la realidad que nos rodea. No se trata de creer que no se puede estar mejor, o que no tenemos derecho a salir de la zona de confort para mejorar nuestras condiciones. Más bien se busca aceptar la situación, aprender a respetar la de los demás, valorar el esfuerzo ajeno y alegrarse de la felicidad de quienes lo rodean y de su éxito.

Les aseguro que en cuanto se comiencen a alegrar por los demás y a apoyarlos en su proceso de crecimiento personal, les comenzarán a suceder cosas positivas, incluso aquellas personas puede que los ayuden en lo que necesiten.

Recuerden que la belleza va desde el interior, hacia el exterior. De nada sirve ser bello por fuera usando los mejores vestidos y zapatos, si por dentro solo hay tristeza e inseguridades.

Informes:
ÁNGEL YÁÑEZ
Dirección: Calle 65 No. 2 – 19
Teléfono: 211 3731

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here