Con el apoyo del Fondo de Fomento Palmero.

Todo el ‘boom’ mediático, artículos y comentarios de las personas en diversidad de encuentros y reuniones, trae a colación que las grasas trans son muy nocivas para la salud y que hay que evitarlas a toda costa. Pues bien, este artículo explica al detalle cómo es su afectación sobre la salud humana y por qué el aceite de palma representa una alternativa a estas grasas.

Vale aclarar que los aceites y grasas comestibles, se conforman principalmente por ácidos grasos, los cuales pueden clasificarse en saturados o insaturados, siendo estos últimos aquellos que presentan uno o más dobles enlaces dentro de su estructura química.

Las grasas trans, adquieren su nombre debido a la configuración de su estructura; y pueden encontrarse de forma natural en pequeñas cantidades en productos lácteos y carnes provenientes de animales como las vacas y las ovejas; sin embargo la principal fuente de grasas trans en la dieta son los aceites parcialmente hidrogenados.

Estos aceites son producto del proceso industrial denominado hidrogenación, por el cual se añade hidrógeno a los aceites vegetales con el fin de modificar su consistencia de líquida a semi-sólida, para así aumentar la vida media del producto y mejorar la estabilidad de éste.

Estas grasas semi-sólidas sirven como materia prima en la elaboración de margarinas y shortenings, (grasas para panadería) e igualmente las grasas trans pueden encontrarse en este tipo de productos, dulces, alimentos horneados, congelados y fritos.

Se ha demostrado que el consumo de grasas trans aumenta los niveles de triglicéridos comparado con el consumo de otras grasas, reduce el tamaño de las partículas de colesterol, lo cual se encuentra directamente relacionado con un aumento en el riesgo de presentar enfermedades cardiovasculares, el consumo de grasas trans promueve estados inflamatorios lo que podría explicar sus efectos sobre la salud cardiovascular, más allá de su influencia sobre el perfil lipídico y podrían estar asociadas de manera significativa con el riesgo de presentar diabetes.

Aceite de palma como alternativa
Tras comprobarse que el uso de aceites parcialmente hidrogenados trae efectos negativos sobre la salud humana, la industria de alimentos se ha visto precisada a buscar nuevas alternativas saludables que le rinden beneficios similares a los obtenidos tras el uso de estos aceites.

El aceite de palma, obtenido a partir del fruto de la palma de aceite, se ha convertido en una excelente opción para reemplazar el uso de aceites parcialmente hidrogenados en la industria, ya que tras llevar a cabo su fraccionamiento, es posible obtener dos fragmentos diferentes, una de consistencia líquida denominada oleína y otra de consistencia sólida llamada estearina.

Debido a sus propiedades físico químicas, la estearina puede ser utilizada en la elaboración de margarinas y shortening, sin necesidad de someter al aceite a procesos de hidrogenación, evitando así la formación de ácidos grasos trans. Sintetizando: el aceite de palma aporta energía, ácidos grasos esenciales y vitaminas A y E, es naturalmente libre de colesterol y de ácidos grasos trans, no altera significativamente las concentraciones sanguíneas de colesterol total, ni de triglicéridos, y aumenta o mantiene las de HDL o colesterol “protector”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here