Intimate Young Couple

Por: Cristy Jiménez
Agradecimiento: María Ferrer, directora de Dhakini
Healing Ways.

La práctica del sexo tántrico busca enseñar a liberar del apego a los cuerpos. Al hacerlo, los ‘amantes’ llegan a sentir la ‘conciencia pura’, nos cuenta Maribel Suárez, quien practica la técnica hace 2 años.

Hoy en día es bastante común ver personas que tienen no sólo una, sino dos y hasta tres parejas sexuales al  mismo tiempo. Más sorprendente aún, es descubrir que algunas veces ni siquiera crean lazos afectivos con alguna de ellas, por lo cual hasta se podría llegar a pensar que estas personas tienen “desconectado” el corazón.

Reconectando el espíritu
Muchas mujeres y hombres se sienten literalmente esclavos de sus propios impulsos. Para ellos, el Tantra que nació entre los chamanes de los Himalayas y se desarrolló allí desde hace más de 10.000 años, mucho antes de la aparición de religiones como el Budismo y el Hinduismo-, es una muy buena alternativa para volver a conectar su corazón. A través de diferentes técnicas y ejercicios lograrán transmutar la energía sexual en energía espiritual, para percibir sensaciones más sutiles y refinadas, que finalmente contribuirán a que su corazón se abra y expanda.

En Bogotá, encontramos a María Ferrer, directora de Dhakini Healing Ways y profesora certificada por Ipsalu  Tantra International de California, que dicta clases abiertas al público los jueves y viernes, cada quince días, buscando que el grupo de participantes, encuentren en esta disciplina la vía para aprender a movilizar la energía sexual. La misma que es responsable de crear la vida y es tal vez la más poderosa con la que cuenta el ser humano, tanto para sanar como para generar prosperidad y abundancia para sí mismo y para el universo.

Un amante tántrico no suele quedar cansado
después de un encuentro
sexual. Al contrario, se siente más vital,
porque “ha bebido de la
energía del universo”. Con esta disciplina, el sexo se
convierte en una forma de
recarga y empoderamiento.

sexo-tantrico-09“Te enseña a explorar todos los aspectos de tu conciencia para entrar en la más profunda conexión consigo mismo y con todo lo que existe: para fundirse con todo lo que es y cuando esto ocurre, entrar en ese estado que los practicantes tántricos llaman ‘Bliss’, que significa Éxtasis- Plenitud”, asegura Ferrer.

Según la profesora, las mujeres son tántricas por naturaleza porque poseen la principal fuente de vibración que es el útero y que tiene la posibilidad de activarse de maneras muy mágicas cuando entra en contacto con el pene del hombre, en el momento de la penetración.

Disfrútelo solo o en pareja
El Tantra es realmente poderoso cuando se experimenta en pareja, pero no es indispensable tener una para introducirse en sus prácticas. Por el contrario, es muy recomendable aprender a hacerlo solo, pues el principal reto que se tiene es aprender a hacerse el amor “uno mismo” y, para ello, se requiere conocer cómo se da el movimiento de la energía en el propio cuerpo.

La experta analiza que: “estamos acostumbrados a un sexo desde el ego, sobre las inseguridades: “apaga la luz, no quiero que me veas la celulitis”. Hay complejos, inseguridades. Entramos con demasiadas cosas a la cama, eso hace que se vuelva un acto mecánico, con vacíos y con gente insatisfecha”.

Este ‘ritual’ puede hacer que el sexo dure horas. “En occidente nos han acostumbrando a tener unos encuentros genitales demasiado cortos. Hay una realidad y es que después de 40 minutos toda mujer se vuelve multiorgásmica y en otro punto se vuelve electricidad”, concluye Ferrer.

Sexo-tantricoSEXO TÁNTRICO EN CUATRO PASOS

Primer paso: debe activar el cuerpo a través del movimiento (cada uno por separado), pero ubicados  mirándose a los ojos, mientras comparten el mismo espacio.

Segundo paso: aquiete la mente con técnicas de respiración o escuchando y cantando mantras, cuyos sonidos y vibraciones hacen que se activen los centros energéticos del cuerpo. Luego concéntrese en el momento y en la exploración de los sentidos.

Tercer paso: eleve la energía sexual a través de las técnicas que se usan “normalmente” para la estimulación o utilizando ejercicios específicos, que le permitirán generar la suficiente energía en los tres primeros chakras o centros energéticos para elevarla en el siguiente paso.

Cuarto paso: transmutar la energía. Una vez se tiene la energía en los chakras inferiores, se eleva hacia los centros superiores de la comunicación, la intuición y la conexión divina aplicando ejercicios especificos de respiración.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here